Aleteia logoAleteia logoAleteia
jueves 08 diciembre |
La Inmaculada Concepción
Aleteia logo
Espiritualidad
separateurCreated with Sketch.

¿Tienes desnutrida tu alma?

PURGATORY

Renata Sedmakova | Shutterstock

Claudio de Castro - publicado el 28/01/22

¿Cómo va tu parte más espiritual? ¿Lo has pensado alguna vez?

El mundo nos distrae y olvidamos con mucha frecuencia que tenemos un alma inmortal.

Somos carne y espíritu. Pero damos valor a lo pasajero, material y nos desbocamos para dar gusto a los sentidos. Pesa mucho el dinero, el bienestar físico, el placer carnal, lo que siento que merezco, por eso lo tomo para mí. ¿Y tu alma?

En Las Moradas, santa Teresa de Jesús escribe estas palabras que llaman la atención:

«Yo sé de una persona a quien quiso nuestro Señor mostrar cómo quedaba un alma cuando pecaba mortalmente. Dice aquella persona que le parece si lo entendiesen no sería posible ninguno pecar”. 

Se cuenta que esa persona a la que Jesús le permitió ver el estado de un alma en pecado mortal fue ella y casi muere de espanto.

«Tú recibiste tus bienes durante la vida»

Por favor lee con detenimiento la siguiente historia.

«Había un hombre rico que se vestía con ropa finísima y comía regiamente todos los días. Había también un pobre, llamado Lázaro, todo cubierto de llagas, que estaba tendido a la puerta del rico. Hubiera deseado saciarse con lo que caía de la mesa del rico, y hasta los perros venían a lamerle las llagas. Pues bien, murió el pobre y fue llevado por los ángeles al cielo junto a Abraham. También murió el rico, y lo sepultaron. Estando en el infierno, en medio de los tormentos, el rico levantó los ojos y vio a lo lejos a Abraham y a Lázaro con él en su regazo.

Entonces gritó: «Padre Abraham, ten piedad de mí, y manda a Lázaro que moje en agua la punta de su dedo y me refresque la lengua, porque me atormentan estas llamas.»

Abraham le respondió: «Hijo, recuerda que tú recibiste tus bienes durante la vida, mientras que Lázaro recibió males. Ahora él encuentra aquí consuelo y tú, en cambio, tormentos.»

Lucas 16

¿Qué debo hacer para salvarme?

shutterstock_323329706.jpg

La respuesta como siempre se encuentra en la Biblia. ¿Tienes una a mano? Ábrela en Mateo 25 y haz cada día lo que aquí se te indica con claridad.

  1. Tuve hambre, y me disteis de comer.
  2. Tuve sed, y me disteis de beber.
  3. Era forastero, y me acogisteis.
  4. Estaba desnudo, y me vestisteis.
  5. Enfermo, y me visitasteis.
  6. En la cárcel, y vinisteis a verme.

A partir de este momento no podrás decir que no lo sabías.

Dios espera más de ti.

Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...





Envía tu intención a la red de 550 monasterios


Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.