Aleteia logoAleteia logoAleteia
jueves 06 octubre |
San Bruno
Aleteia logo
Estilo de vida
separateurCreated with Sketch.

Una mujer muere encerrada en su casa porque la ley no le permitía hacer una rampa

shutterstock_1674280066-e1643113874935.jpg

Shutterstock

Mar Dorrio - publicado el 25/01/22

Pasó por delante la ley de protección del patrimonio, en este caso de una escalera. ¿Dónde queda la humanidad si la ley impide a una persona disponer de los medios más básicos?

Varias generaciones hemos vivido y sobrellevado una situación que no podíamos haber imaginado: el confinamiento. Aprendimos a soportar el estar un día en casa y otro también. Nuestros hogares se convirtieron en gimnasios, hornos de pan y bizcochos, escuelas unitarias para nuestros hijos, etc. Pero lo superamos. Lo superamos aprendiendo y asumiendo los daños colaterales del encierro: soledad, impotencia, sensación de ahogo, ansiedad… El que más y el que menos, seamos de la generación que seamos, compartimos esa experiencia. Compartimos también la idea de que no queremos repetirla por nada del mundo (por muy bien que la hayamos llevado).

Pues bien, en medio de esta sociedad con sobrada experiencia en el confinamiento, ha muerto, en Santiago de Compostela, una pobre mujer confinada en su casa. Su vivienda tenía una escalera protegida por Patrimonio Cultural, y no le dieron permiso para colocar una rampa que le permitiese salir del confinamiento, que le dejase entrar o salir libremente de su hogar.

COMPOSTELA
Calle de Santiago de Compostela, España.

La escalera protegida, la anciana desamparada

Roberto Almuíña, presidente de la Asociación de Vecinos de Fonseca (zona monumental de Compostela), mostró su profunda indignación en declaraciones a la cadena COPE:

«Una mujer falleció confinada en su hogar, sin poder salir libremente, por una cuestión de accesibilidad. Su escalera estaba catalogada y no recibió nunca el permiso para poder construir una rampa que le facilitase la vida, que le permitiese entrar o salir de su propia vivienda. Parece que esa escalera es sacrosanta… No se podía cambiar. Esa escalera corresponde a una época, ahora estamos en otra. Lo que no puede ser es que la señora estuviese condenada por el Concello, por Patrimonio Cultural, porque la escalera gozaba de protección».

¿Cómo se llega a esa situación? ¿Cómo llega una sociedad a primar la defensa de una escalera antes que la calidad de vida de un ser humano? Pues, muy sencillo, con el desorden que siempre trae consigo alejarse de Dios. Nos empeñamos en creer que somos más listos que nadie. Somos juez y verdugo, sin necesidad de toga ni de sueldo. Rechazamos con desprecio el manual de instrucciones que nos dejó Dios para ser felices en esta vida: «Los Diez Mandamientos».

Los creyentes tenemos claro que la lucha por intentar cumplir esos mandamientos es canjeable, al final de nuestras vidas, por unas entradas en el Paraíso. Pero, aunque no creas en el Cielo, estarás conmigo en que, si todos nos guiásemos por el decálogo, este mundo, esta vida, serían una vida y un mundo mejores. Un mundo en el que no acabaríamos anteponiendo los derechos de una escalera, de animales, o de plantas, al bienestar de las personas.

¿Qué habría sido mejor?

Y hoy, a todos esos intelectuales que no son capaces de adaptar las leyes de Patrimonio a las necesidades de un ser humano, les quiero recordar unas palabras llenas de sabiduría, que ponen más orden que Marie Kondo, y que nunca pensé que llegarían a ser tan necesarias:

«Hagamos al ser humano a nuestra imagen y semejanza, y que tenga autoridad sobre los peces del mar, los animales voladores de los cielos, y los animales domésticos, sobre toda la tierra, y sobre los animales que se arrastran sobre ella»

«Sed fructíferos y multiplicaos, llenad la tierra y sometedla…».

El Génesis sigue, y yo, personalmente, me atrevo a soñar con que el Creador de todo el universo hubiera querido que complementásemos esa escalera con una preciosa rampa que no desentonara con el patrimonio. Y, así, haber tenido una “experta” menos en esto del confinamiento.

¿Nos volvemos todos un poco más ordenados? Además del manual de Marie Kondo o del próximo manual de orden de mi amiga @la_ordenatriz, ¿leemos lo que de verdad ordena todo profundamente, la Sagrada Biblia? Why not?

Tags:
ancianosespaña
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...





Envía tu intención a la red de 550 monasterios


Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.