Aleteia logoAleteia logoAleteia
martes 29 noviembre |
San Saturnino de Tolosa
Aleteia logo
Estilo de vida
separateurCreated with Sketch.

Adicción a la violencia: La causa está a veces en la infancia

GNIEW

BOSS BTKPHOTOGRAPHY | Shutterstock

Orfa Astorga - publicado el 25/01/22

La ira es una pasión desordenada, que si bien remite a la culpa y responsabilidad de quien la vive, lo cierto es que puede tratarse de una adicción, cuyo origen puede partir de la misma cuna

Al nacer lloramos al sentir nuestras necesidades fisiológicas y la necesidad inconsciente de recibir una amorosa acogida, por ser fruto del amor de unos padres. Ahí cuando no somos más que un montoncito de carne, que llora a cualquier hora, se ensucia, vomita, y desvela.

Es por esa amorosa acogida, que percibimos un amor incondicional. Este se ha de integrar en el subconsciente, para luego manifestarse en nuestro ser y obrar, con la capacidad de amar y poder ser amados. Esto ocurre a medida que maduramos y descansamos en una coherencia de vida.

¿Qué pasa cuando esa necesidad queda insatisfecha, por la razón que fuere?

Existen muchos estudios que exploran los fundamentos de la psicología de la personalidad, a partir de haber sufrido una carencia afectivadesde esta primera etapa, y que explican la formación de la personalidad iracunda.

En el fondo, siempre existe una causa primera en la mayoría de tales casos.

Un niño no querido

Para entenderlo, volvamos a aquella cuna. Allí un niño, al no recibir amor incondicional de quienes debieran velar por él, se desconcierta y angustia. Interpreta desde sus primeras emociones sensibles que no lo quieren. Y por lo tanto no sabe quién es, o lo que vale, respecto de los demás, empezando por sus padres.

Recibe el alimento corporal, más no el espiritual que requiere como persona. Lo comienza a “razonar con malas razones”, como: “No soy alguien para ser amado”

shutterstock_1735294586.jpg
Cuando un niño interpreta que no es querido, se produce una carencia en su crecimiento.

“Por eso necesito llorar más, para llamar la atención, y conseguir lo que deseo. Si es necesario haré rabietas hasta ponerme morado. Conseguiré lo que quiero, aunque sea forzando, venciendo, ganando siempre y, de cualquier modo, pues no espero nada de nadie”.

Luego a medida que va creciendo, aumenta la conducta errática, al no poder o no saber cómo satisfacer el anhelo más profundo del corazón humano, que consiste en relacionarse con los que lo rodean en forma sana e íntima, para dar y recibir auténtico amor.

Su drama es que parece no darse cuenta de que, al no haber palpado un amor incondicional, en vez de un yo auténtico, capaz de sentirse y saberse libre de y para los demás, desarrolla un amor propio enfermizo y dependiente de la opinión, reconocimiento o del poder sojuzgar a los demás.

Y aparece la frustración, la amargura, y… la ira.

Vacío interior

No, no es el error del hijo, el neumático ponchado, el estrés del tráfico, la presión de un trabajo o una mala mirada desde otro coche. Se trata de un vacío en su interior, que clama por sus fueros, y que trata de resolver equivocadamente. 

En el proceso del enojo se liberan en el cerebro sustancias químicas que alteran la presión arterial, el ritmo cardíaco u otras funciones, que en un momento sin que lo reconozca, pueden producir un cierto placer, por lo que se entra propiamente en el proceso de una adicción.

Como la ira engendra ira, tarde o temprano impacta su desarrollo físico, neurológico y psicológico de tal forma que, en el proceso del enojo se liberan en el cerebro sustancias químicas que alteran la presión arterial, el ritmo cardíaco u otras funciones, que en un momento sin que lo reconozca, pueden producir un cierto placer, por lo que se entra propiamente en el proceso de una adicción.

Esclavo de una pasión

Es así como el iracundo llega a terminar esclavo de una pasión, por la que no se da cuenta de lo que verdaderamente siente sobre su enojo.

Un estado que le exige ir a más en sus arrebatos, como en aquella cuna, en todo un ciclo patológico.

Luego, una cadena de sucesos en los que la familia lo abandona, se lía a golpes y termina en la cárcel, se le acusa de maltrato y lo despiden de su empresa… Un día, comienza a beber y abre la puerta a otras adicciones, en las que la violencia se va volviendo cada vez más contra sí mismo.

Al final, la soledad y el psiquiátrico… un final que se puede evitar . ¿Cómo? Admitiendo, además de la responsabilidad moral de sus actos, la ira como una forma de adicción, y acudiendo a ayuda especializada.

Por Orfa Astorga de Lira

En Aleteia te orientamos gratuitamente, consúltanos escribiendo a: consultorio@aleteia.org

Tags:
afectividadinfanciairapsicologíaviolenciaviolencia contra la mujer
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...





Envía tu intención a la red de 550 monasterios


Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.