Aleteia logoAleteia logoAleteia
miércoles 17 agosto |
Santa Beatriz de Silva
Aleteia logo
Curiosidades
separateurCreated with Sketch.

La increíble historia de san Romedio y su fiel compañero oso

SAN ROMEDIO

Shutterstock | lorenza62

Maria Paola Daud - publicado el 14/01/22

Un precioso santuario corona hoy en los Alpes italianos el lugar donde vivió este santo ermitaño con un compañero poco común

San Romedio fue un ermitaño que vivió en el siglo IV. Nació en Thaur (Austria), pertenecía a una familia muy adinerada de la zona.

Con dos amigos Abraham y David, deciden de dirigirse a Roma en peregrinaje para visitar las tumbas de san Pedro y san Pablo. Los amigos tuvieron la oportunidad de ser recibidos por el Papa.

En el largo trayecto de vuelta a casa, conocen al obispo de Trento, Vigilio. Se detienen en Val di Non, y se encuentran con el fuerte testimonio de sus mártires.

Este hecho lleva a Romedio a meditar profundamente, y decide dejarle todos sus bienes al obispo Vigilio para la asistencia de los más necesitados.

En el bosque, cerca del lugar del martirio de los santos anunianos, encuentra refugio en una gruta a lo alto de un pequeño monte de 99 metros de altura.

Con el permiso del obispo se retira en aquella gruta para dedicarse completamente a la vida espiritual, junto a sus dos amigos, hasta el fin de sus días; dando consuelo a todos los pobladores que acudían a él, por su fama de santidad.

El santuario del monte san Romedio

Más tarde el monte toma su nombre, y la gruta se convierte en el impresionante santuario, que es hoy.

Un maravilloso complejo de seis pequeñas iglesias conectadas entre sí, que surgen desde dentro de la roca.

La historia de san Romedio y el oso

En todas las imágenes que representan a san Romedio, se lo ve al lado de un oso, o que lo lleva como un perro atado con una correa, esto es por una leyenda muy particular ligada a su vida.

Cuenta que un día Romedio decide visitar al obispo Vigilio, para esto pide a su amigo David que prepare el caballo para el viaje.

David, va a buscar el caballo y se encuentra con una escena horrorosa, un oso gigante se lo estaba comiendo.

Inmediatamente corre asustado hasta Romedio, que tranquilamente le dice: «entonces, ve y pon la cabalgadura al oso». Sorprendido, el amigo obedece y pone la montura al oso, que se deja con total mansedumbre.

Cuando Romedio se presenta ante el oso le dice:

“Oh animal de Dios, y criatura suya destinada al yugo, soportarás sobre tu cabeza la fortaleza de la paciencia, y te someterás a las fatigas con sudor, a las cuales no estabas habituado. También te alimentarás de comida y bebida sumiso”.

El oso, estuvo a su lado por siempre, como un fiel corderito, escuchaba misa, y cuando el santo se sentaba a la mesa, el oso se acobijaba a sus pies.

Tags:
italiasantos
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...





Envía tu intención a la red de 550 monasterios


Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.