Aleteia logoAleteia logoAleteia
domingo 23 enero |
San Ildefonso
Aleteia logo
A Fondo
separateurCreated with Sketch.

Traditiones Custodes: ¿una respuesta a un problema americano?

Shalone Cason

Agnès Pinard Legry - publicado el 11/01/22

Para los europeos, las medidas tomadas por Traditionis Custodes pueden parecer duras o injustas. Sin embargo, los católicos que siguen el misal de 1962 son más numerosos en los Estados Unidos. Según el testimonio de Hugolin Bergier, la mayoría de ellos son muy críticos con la enseñanza y la autoridad de la Iglesia

El motu proprio Traditionis Custodes sigue siendo incomprensible para los católicos que están apegados al misal de 1962 y que se defienden de las acusaciones de rechazo a las enseñanzas del Vaticano II.

Para Hugolin Bergier, un erudito francés que vive en los Estados Unidos, los católicos tradicionalistas estadounidenses, que son mucho más numerosos, no pueden decir lo mismo. Lo explica en esta entrevista a Aleteia:

– ¿Cuántas parroquias en los Estados Unidos practican la Forma Extraordinaria del Rito Romano?

Según Latin Mass Directory, un sitio web con sede en Londres que enumera los lugares y horarios de las Misas tradicionales en la Iglesia Católica, el 43% de las parroquias que ofrecen esta forma de liturgia en todo el mundo se encuentran en los Estados Unidos (que tiene solo 20 % de los católicos del mundo).

Mediante esta estadística podemos estimar razonablemente el peso que representan y el papel que jugaron en las decisiones que se tomaron en torno a la Traditionis Custodes.

Mi esposa (estadounidense) y yo hemos tenido varias buenas experiencias con parroquias tradicionales en dos ciudades importantes de Estados Unidos. En ambos casos, pudimos encontrar uno de los pocos lugares acogedores y de apoyo en los EE.UU. para familias numerosas (acabamos de recibir a nuestro sexto hijo).

También nos llamó la atención la amistad del clero de una parroquia que practica la “Forma Extraordinaria” con los habitantes del barrio pobre local, predominantemente negro y protestante.

– ¿Están estas parroquias bien integradas en su diócesis?

Si bien siempre hemos apreciado particularmente la belleza de la liturgia tradicional, hemos visto una desintegración de la comunión eclesial en torno a estas comunidades en los Estados Unidos.

Recuerdo una conversación que tuve con un joven estadounidense, el hijo mayor de amigos de la familia y un pilar de la parroquia local. Este joven dijo con convicción que todos los papas desde Juan XXIII han estado esencialmente en el error. Había en este muchacho inteligente y bondadoso una profunda dificultad en su relación con la autoridad magisterial.

El argumento, para él como para muchos estadounidenses en este caso, es que el Concilio y los textos papales recientes son pastorales, no dogmáticos, y por lo tanto no imponen ninguna obligación de adhesión a los católicos.

Avanzando un poco más en la discusión, me di cuenta de que no podía, a pesar de su gran erudición, darme el nombre de un teólogo, vivo o reciente, a quien considerara realmente confiable. Para él, la única autoridad es la tradición tal como la interpretan quienes lo rodean.

– ¿Quizás esto fue solo un caso aislado?

Es un ejemplo, pero indicativo de una actitud general. Tomemos el fenómeno sistemático de la educación en el hogar: con muy pocas excepciones, las familias en las parroquias tradicionales de los Estados Unidos educan en el hogar.

La razón dada es que las escuelas, incluso las católicas, están corruptas. (Mis hijos están en una escuela católica en la diócesis donde todos los maestros están practicando, la catequesis es sólida, la misa semanal es obligatoria y rezan en clase cinco veces al día).

Pero al hablar con estas familias, uno se da cuenta de que el hogar la escolarización, que puede ser un excelente modo de educación, es más bien un pretexto para no arriesgarse al encuentro con el mundo moderno que lo ha corrompido todo, incluso las escuelas católicas del Novus Ordo.

– La Traditionis Custodes reprocha a ciertos fieles que prefieren adorar según el misal de 1962 que hayan utilizado la liturgia como pretexto para rechazar el Concilio Vaticano II: ¿se han fijado en esto?

Recuerdo haber escuchado, durante una misa en forma extraordinaria, una homilía que criticaba abiertamente al Concilio. Esto es lo que más me impactó: esta homilía atacó directamente la declaración del Concilio Vaticano II, Nostra Aetate, que afirma el lugar especial de los judíos hoy, y que fue retomada y desarrollada en una carta de Benedicto XVI en 2005”.

Los judíos y los mahometanos no tienen un lugar especial hoy”, afirmó el predicador, “son paganos entre otros”.

Estos ejemplos son problemáticos y no meros accidentes aislados; representan un patrón de pensamiento y razonamiento que se encuentra entre muchas figuras influyentes y es apoyado o mantenido por destacados medios católicos estadounidenses.

Por el contrario, las opiniones más matizadas que son más leales a la autoridad lamentablemente no reciben tal cobertura mediática. Como dice el obispo Barron de Los Ángeles: “Hay dos señales de que el debate católico se ha vuelto disfuncional: la denigración del Papa, el sucesor de Pedro, y el cuestionamiento de la legitimidad de un concilio ecuménico”.

Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.