Aleteia logoAleteia logoAleteia
domingo 23 enero |
San Ildefonso
Aleteia logo
Cultura e Historia
separateurCreated with Sketch.

Las cinco duras Navidades en Auschwitz

AUSCHWITZ

Shutterstock | Alrandir

Esteban Pittaro - publicado el 29/12/21

Aun en un marco de horror extremo, dentro de las barracas los prisioneros se las arreglaron para encontrar motivos para la celebración y la esperanza

La serena reflexión de Víctor Frankl tras experimentar múltiples experiencias en campos de concentración durante la Segunda Guerra Mundial propone:

“El hombre puede conservar un vestigio de la libertad espiritual, de independencia mental, incluso en las terribles circunstancias de tensión psíquica y física”.

Al hombre, escribía contemplando la solidaridad en los campos, “se le puede arrebatar todo salvo una cosa: la última de las libertades humanas –la elección de la actitud personal ante un conjunto de circunstancias– para decidir su propio camino”.

Entre su apertura en mayo de 1940 y su liberación, en enero de 1945, fueron cinco las Navidades vividas en los campos de concentración y exterminio de Auschwitz.

Y aun en un marco de horror extremo, con una persistente intención de destruir su espíritu de parte de las fuerzas nazis, dentro de las barracas los prisioneros se las arreglaron para encontrar motivos para la celebración y la esperanza. Como si de confirmar lo que tiempo después Frankl escribiría se tratase.

Testimonios de supervivientes

El Memorial y Museo Auschwitz-Birkenau hace un pormenorizado recorrido por las Navidades en los campos de acuerdo a los testimonios recolectados entre supervivientes.

De su recopilación, se sabe que en 1940 los nazis montaron un árbol navideño debajo del que pusieron cuerpos de prisioneros fallecidos durante las tareas.

Según recoge el museo, el comandante del campo Karl Fritzsch, cínicamente, ofrecía los cuerpos como regalo para los que estaban con vida.

Al año siguiente, al cinismo del asesinato masivo se le sumó la lectura pública completa en alemán del mensaje para la Navidad de Pío XII.

Pasadas las 6 de la tarde, a los prisioneros se les convocaba para escuchar, pese a las bajísimas temperaturas, el extenso mensaje.

La esperanza se abre paso

Pero ya de ese 1941 hay testimonios de atisbos de esperanza dentro de las barracas; con recuerdos de cantos de villancicos alemanes e incluso polacos, uno de los cuales canta “Dios ha nacido, los grandes poderes tiemblan”.

Incluso hay registro de un árbol de navidad clandestinamente introducido en el bloque 25.

En 1942 se repitió el atroz gesto nazi del árbol de la muerte; pero se sabe de mujeres polacas que lograron encender velas, de cantos de villancicos en numerosos bloques; e incluso, en el 18a, de una Misa celebrada clandestinamente por un sacerdote con un trozo de pan.

Con el cambio de comandante en 1943, las condiciones mejoraron notablemente, e incluso varios pudieron recibir la comunión.

Incluso hay registro, destaca el Museo en un artículo, de que algunos cristianos compartieron la comunión con prisioneros judíos.

Y ya para la Navidad de 1944, semanas antes de la liberación, se registró una aprobación tácita para que un sacerdote celebrara la Misa de Nochebuena.

Y niños prisioneros pudieron recibir regalos confeccionados por mujeres. La luz, finalmente, llegaría a Auschwitz.

El campo fue liberado el 27 de enero de 1945.

WIĘŹNIOWIE AUSCHWITZ

En las cinco Navidades hubo horror y cinismo. Pero también celebración y esperanza.

Como decía Frankl, el hombre pudo conservar un vestigio de la libertad espiritual, aun en los escenarios físicos y espirituales más demoledores.

Tags:
esperanzaholocaustonavidadnazismosegunda guerra mundial
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.