Aleteia logoAleteia logoAleteia
domingo 23 enero |
San Ildefonso
Aleteia logo
Historias que inspiran
separateurCreated with Sketch.

Hermana Agnese Moretto, en misión entre mujeres caníbales en el Congo

SUOR AGNESE MORETTO

Sister Agnes of Congo | Facebook

Annalisa Teggi - publicado el 05/12/21

Nacida en Italia, una vocación precoz junto a la Madre Teresa en Calcuta. Hoy esta monja continúa su misión en el Congo llevando la sonrisa y el abrazo de Dios a las tribus donde todavía se practica el canibalismo

Todo discurso sobre la mujer y el feminismo se ruboriza ante la historia de Sor Agnese Moretto, de 81 años. Su vocación precoz la ha llevado por todo el mundo, de Libia a Nueva York, de Calcuta al Congo.

Precisamente en África en 2017 fundó una nueva congregación inspirada en el carisma de santa Teresa de Calcuta.

Salirse de los esquemas

Nací gracias a un milagro: tenía que morir durante el parto, pero mi madre rezaba sin cesar y quería tener un hijo sacerdote.

De Il Gazzettino

La hermana Agnese relató recientemente las etapas importantes de su vida al periódico veneciano Il Gazzettino. Haber nacido contra viento y marea ya deja huella clara en su itinerario humano.

Su vocación a la vida consagrada se manifiesta en una etapa temprana, a los 14 años ingresa en el convento. Ya tiene claro a quién quiere servir, a los pobres. Por eso, después de su noviciado en un convento de Padua (que también le había permitido entrar en el corazón de una misión educativa en Libia), la hermana Agnese Moretto siente la necesidad de dar un paso más afuera, o mejor, estar aún más profundamente en contacto con los últimos.

Se confía a la que se ha hecho sierva de los intocables, santa Teresa de Calcuta. La conoció y en 1974 ingresó en la orden de las Misioneras de la Caridad. Una conversación entre las dos fue determinante para trazar el curso impredecible del misterio de Dios.

Un día la Madre Teresa vino a Roma y le pedí seguirla a Calcuta y me dijo: «Te necesito en Nueva York».

Quien usa la medida de Dios se sale de los esquemas. Le preguntas por Calcuta, te envía a Nueva York. Seguir los pasos de este Dios es deshacerse de todo patrón, arrojarse fuera del área cómoda de los propios cálculos; e ir a buscar la mano de los necesitados en las esquinas más olvidadas del mundo.

Desde el Bronx a los moribundos de Calcuta y a las mujeres caníbales en el Congo

Y la Hermana Agnese se fue a Nueva York. Seguir es uno de los verbos más atrevidos del cristiano: obedecer el camino que otro tiene en mente para ti, estimar el valor impredecible de un diseño opuesto a los propios proyectos.

Durante años, la hermana Agnese Moretto sirvió a los pobres del Bronx, y ese fue el camino, más largo, para llegar a Calcuta.

Allí, entre los intocables de la India, ella cuidaba a los moribundos, los lavaba y los preparaba para morir. ¿Hay una obra más inútil a los ojos del mundo?

Y el empuje incandescente pero silencioso de este carisma invisible llevó a Sor Agnes a dar un paso aún más fuera de todos los esquemas. Durante los últimos cuatro años ha estado en el Congo, lidiando con otra franja de la humanidad que la mayoría alejaría incluso de sus pensamientos.

La sonrisa de Dios donde lo humano provoca rechazo

Hoy, a la edad de 81 años, la hermana Agnese ha elegido vivir en Butembo Beni, en el Congo. Siempre barrios marginales, al borde del bosque, a casi 2.000 metros sobre el nivel del mar, en el Ruwenzori.

«Vine aquí porque la situación en estos campos es terrible. No solo hay guerra civil e indiferencia por la vida humana. Aquí todavía se practica el canibalismo».

Llegó por sí sola hace cuatro años. Encontró una población diezmada, que aún practica sangrientos ritos ancestrales.

«En este territorio está muy extendida una religión tribal que implica sacrificios humanos y canibalismo – reitera –. Estamos salvando a muchos niños y a muchos jóvenes. Pero mi gran satisfacción es la de que hayan nacido 11 nuevas vocaciones».

De Il Gazzettino

De la India al Congo, por tanto. La presencia de Sor Agnese hoy está junto a mujeres igualmente «intocables».

Y es aquí donde ciertos discursos contemporáneos sobre la mujer se sonrojan ante un encuentro con algo que a nuestros ojos puede parecer inaceptable. Escribimos mil discursos sobre el terreno que merecen las mujeres admirables (empresarias, políticas, intelectuales). Pero hay que agradecer que haya alguien que no tenga miedo de convertirse en cercano para mujeres a las que nadie se atreva a mirar. ¿Qué tiene que decir la voz cristiana a las mujeres que todavía practican el canibalismo?

«Salvamos a un niño que estaba a punto de ser sacrificado. No teníamos miedo de mirar a estas mujeres, de buscarlas, de estar con ellas. Y así logramos abrirnos paso».

Ibídem.

Cosas así ya no ocurren en el mundo civilizado. ¿Estamos seguros? El canibalismo en su forma tribal nos repele, pero no nos escondamos detrás de un dedo. Cuántos niños, aún no nacidos, (y también cuántos otros seres humanos adultos) son sacrificados en nombre de una supuesta libertad que es la máscara de un egocentrismo voraz y ciego.

La misión de la Hermana Agnese no es tan distante como parece, su trabajo – mirar, buscar, estar con ellos – es el mismo del que nuestros vecinos están sedientos.

Dos de estas mujeres caníbales se convirtieron en novicias. Y la hermana Agnese está ayudada por otras monjas «extremas»: de hecho acoge a mujeres consagradas que han sido expulsadas de sus congregaciones por algún error. La posibilidad que les ofrece no es fingir que no ha pasado nada, sino volver al camino después de la traición y el arrepentimiento.

Hay una esperanza que se ensucia hasta el fondo y se planta en los puntos ciegos del mundo, aparentemente lejana. Pero es la respuesta a las preguntas más urgentes que todos tenemos aquí, ahora mismo.

Tags:
congoevangelizacionmisioneromujerteresa de calcuta
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.