Aleteia logoAleteia logoAleteia
miércoles 19 enero |
San Arsenio de Corfú
Aleteia logo
Espiritualidad
separateurCreated with Sketch.

¿Dudas que podrás volver a empezar? Busca esto

Shutterstock

Carlos Padilla Esteban - publicado el 29/11/21

"En multitud de ocasiones, son las circunstancias excepcionalmente adversas o difíciles las que otorgan al hombre la oportunidad de crecer espiritualmente más allá de sí mismo"

El Adviento comienza con esperanza y alegría. Vienen días de paz, de vida, de gozo. ¿Qué desea el corazón humano? Tener paz, seguridad, justicia. Algo brotará que traerá una nueva vida.

Quiero cambiar el sistema, el mundo que me rodea. Acabar con las injusticias y con toda la inseguridad que me rodea. Quiero vivir en la paz que se me promete.

El primer domingo de Adviento, al encender la primera vela, comienza un tiempo de esperanza.

Ya no dudo del amor de Dios que viene a mi vida. Jesús me habla con esperanza de lo que viene por delante de mí. Se acerca mi liberación. Viene un tiempo de esperanza.

El corazón se alegra y siento que puedo confiar. Jesús viene a mi vida a cambiar mi corazón.

Miedo y dudas

Y yo dudo. Tantas veces dudo de lo que no controlo, de lo que no está bajo mi autoridad, bajo mi poder.

Dudo de lo que depende de otras personas, de lo que depende totalmente de Dios.

Me gustaría tener el control de todo y no pensar que al ver signos nuevos se acerca mi liberación.

Quisiera ser capaz de liberarme yo mismo y no temer. Pero tengo miedo. Veo señales de dolor, señales de amenazas.

Mi vida está en peligro y el Señor me pide que confíe porque está cerca mi liberación. Pero yo creo saber lo que me conviene y creo que si me aferro a mi vida es como voy a ser feliz.

¿Qué me puede prometer Dios que yo no pueda poseer por mi propia fuerza? Él me da la liberación.

Un niño me enseñará a confiar

Pero yo siento que no soy esclavo de nada. Me equivoco. Un niño nacerá para hacerme ver que no tengo que vivir con miedo.

Él es poderoso mientras que yo vivo en la indigencia y perdido. No sé hacia dónde caminar.

Y Jesús viene a mi tierra para enseñarme el camino y la forma de vivir. Viene a mí para que confíe en medio de tantos miedos. Eso es el Adviento.

Una espera prolongada, eterna, constante. Si no esperara nada, no me movería de mi desánimo. Me quedaría tirado sin esperar nada nuevo.

Los fracasos me quitaron la esperanza

Había esperado tanto. Había tejido paisajes que no veo, amores que se han ido, realidades que no son reales.

También había pintado amaneceres que no rompen en mi noche. Y había pintado estrellas ahora ocultas por las nubes.

Había confiado en amores de papel que los rompió el viento. Eran más fuerte que los deseos de eternidad.

Y me dejé llevar por el desánimo de los que han caído derrotados muchas veces y creen tener respuestas, negativas todas, para todo.

¿Qué necesito en el desánimo?

Y entonces no escucho otras voces que me dan ánimos. O el cansancio es muy fuerte, o el hambre, o el sueño. Y entonces lo dejo pasar porque no puedo hacer nada.

Y aunque me prometan el cielo al final de la noche ya no me lo creo. Es imposible que alguna luz pueda romper la oscuridad que me cerca.

Quiero alcanzar algo que no me pertenece. Como un niño que desea la fruta prohibida o el pastel que nadie le ha ofrecido.

Y vivo sin derechos en un mundo de derechos injustos. Y quisiera que la esperanza brotara con fuerza dentro de mi alma.

¿Qué me hace falta para ser feliz, para vivir con paz, para tener ilusiones? ¿Qué logrará que mis adicciones no quieran quitarme el control de mi vida?

Un sentido claro

Un propósito, un sueño, un sentido por el que vivir. Comentaba Viktor Frankl el drama de algunos prisioneros en el campo de concentración:

«Considerar nuestra ·existencia provisional· como algo irreal constituía un factor primordial para que la vida se les fuese entre las manos a los prisioneros, porque todo se revestía como carente de sentido. Tales personas olvidaban que, en multitud de ocasiones, son las circunstancias excepcionalmente adversas o difíciles las que otorgan al hombre la oportunidad de crecer espiritualmente más allá de sí mismo».

Viktor Frankl, El hombre en busca de sentido

Ante lo adverso de lo que vivo puedo perder de vista la perspectiva más amplia. En lugar de ver una oportunidad para volver a empezar, puedo perder la esperanza en un mar de negras olas.

Así no quiero vivir yo nunca. No quiero que el desánimo sea en mí más fuerte que la luz. Las sombras más fuertes que el amanecer que quiere romper dentro de mi alma.

Tengo un sentido claro.

Tags:
advientodudaesperanzafracasomiedosentido
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.