Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
martes 19 octubre |
San Juan de Brébeuf y compañeros mártires
Aleteia logo
home iconA Fondo
line break icon

Por qué los líderes católicos se oponen a los mandatos de vacunación y a las “exenciones religiosas”

VACCINE

Shutterstock | Alexander Chizhenok

Patrick Briscoe OP - publicado el 28/09/21

Cómo dar sentido a dos posiciones aparentemente contradictorias

A medida que un número creciente de empresas y universidades han impuesto la vacuna COVID-19 a sus empleados y estudiantes, muchos obispos católicos han dado instrucciones a sus sacerdotes para que no emitan cartas que apoyen las exenciones religiosas para la vacuna COVID-19.

Un memorándum de la Archidiócesis de Nueva York declara: “No hay base para que un sacerdote emita una exención religiosa a la vacuna”. Sin embargo, al mismo tiempo, “cualquier individuo es libre de ejercer su discreción para recibir la vacuna basándose en sus propias creencias sin buscar la representación inexacta de las instrucciones de la Iglesia”, concluye el memorándum.

La Archidiócesis de Filadelfia ha seguido su ejemplo. “Los individuos pueden desear buscar una exención de la vacunación basada en sus propias razones de conciencia”, escribió el vicario de la archidiócesis para el clero, el reverendo Michael F. Hennelly. “En tales casos, la carga de apoyar tal solicitud no es algo que la Iglesia local… deba validar y no podemos proporcionar apoyo a las solicitudes de exención sobre esa base”.

Otras diócesis, como Chicago, Las Vegas, Los Ángeles y San Antonio, también se han negado a emitir cartas de exención religiosa. Sin embargo, existe una gran confusión en torno a lo que significa la exención religiosa. Y surgen aún más preguntas cuando la gente comienza a considerar la moralidad de los mandatos de vacunación y si la Iglesia debe o no apoyarlos.

¿Qué es una exención religiosa?

Por su parte, Joshua Hochschild, profesor de filosofía, afirma: “La ‘exención religiosa’ puede significar cosas diferentes para los distintos organismos que imponen el mandato, pero en una interpretación común y estricta, solo alguien afiliado a una religión que prohíbe explícitamente la actividad obligatoria puede reclamar una exención religiosa del mandato”.

Dado que la Iglesia Católica ha afirmado -con una declaración de su máximo órgano doctrinal, la Congregación para la Doctrina de la Fe (CDF)- que los fieles pueden elegir recibir las vacunas COVID-19, no existe una prohibición explícita de la vacunación para los católicos. Los católicos no creen que la vacunación viole un mandato divino o transgreda un principio de la ley natural.

El especialista en ética médica católica Charlie Camosy dice: “Para algunos, una exención religiosa significa obtener una nota de una autoridad eclesiástica afirmando que la Iglesia católica apoya los argumentos relativos a la proximidad de las vacunas con el grave mal del aborto (a través de las líneas celulares clonadas utilizadas para probar las vacunas de ARNm) de manera que vacunarse es moralmente inapropiado”. Sin embargo, la Iglesia Católica ha aclarado que los católicos pueden recibir las vacunas COVID-19, si así lo deciden, y que la conexión con el aborto y las vacunas se describe como una cooperación remota con el mal, y no próxima.

¿No a la exención religiosa y no a los mandatos?

La moralidad de la vacunación, desde la perspectiva católica, es principalmente una cuestión de conciencia. Hochschild explica que “el catolicismo no exige absolutamente la vacunación; enseña que las decisiones médicas deben ser voluntarias, y enseña que no se debe desobedecer a la propia conciencia”. Dado que la vacunación es un procedimiento médico preventivo, las personas eligen con antelación a la enfermedad recibirlas o no, con vistas a proteger su propia salud y aumentar la inmunidad pública. La CDF afirma: “La razón práctica hace evidente que la vacunación no es, por regla general, una obligación moral y que, por tanto, debe ser voluntaria”.

La Iglesia insiste en que la conciencia dirige la vida moral y que la conciencia debe estar bien formada. El Catecismo, citando al Concilio Vaticano II, es claro: “El hombre tiene derecho a actuar en conciencia y en libertad para tomar personalmente decisiones morales. No se le debe obligar a actuar en contra de su conciencia. Tampoco se le debe impedir que actúe según su conciencia, especialmente en materia religiosa’”. Debido a la comprensión católica de la primacía de la conciencia, los fieles que decidan no recibir las vacunas COVID-19 podrían reclamar el apoyo de la enseñanza católica para solicitar la exención de los mandatos de vacunación, pero como una objeción de conciencia y no como una exención religiosa, per se.

En este punto se podría objetar: ¿cuál es la diferencia entre la santidad de la conciencia personal y el relativismo? Hochschild aclara: “Al invocar la autoridad de la conciencia, los católicos no pretenden que todo valga o que no haya respuestas correctas. Lo que afirman es que, en algunos asuntos -en los que la acción que se considera no es absolutamente necesaria ni está absolutamente prohibida- llegar a la respuesta correcta requiere el compromiso deliberado de quien toma la decisión”.

Tales decisiones exigen responsabilidad personal y una reflexión cuidadosa y prudente. “Hay respuestas correctas”, insiste Hochschild, “y uno debe ejercitar su conciencia para discernir la respuesta adecuada, ya que la respuesta correcta para un individuo determinado puede ser algo que sólo ese individuo, y quizás los más cercanos a él, pueden discernir.”

Camosy afirma: “La Iglesia católica apoya los derechos de conciencia y la no coacción, de modo que los mandatos no deben obligar a nadie a elegir entre, por ejemplo, su capacidad de poner comida en la mesa y violar su conciencia, incluso si esa conciencia está equivocada. Esto es especialmente importante cuando se trata de intervenciones médicas”.

Así, según una lectura estricta, los católicos no deberían solicitar una exención religiosa, pero debido a la primacía de la conciencia podrían mantener una objeción de conciencia a la vacunación. Este último principio configura la respuesta de la Iglesia (“no”) a los mandatos de vacunación.

La vacunación y el bien común

En la tradición moral católica, un factor que los individuos sopesan sobre cualquier decisión es su impacto personal en el bien común. Según Camosy, “aunque haya casos de ruptura, las vacunas disminuyen de hecho las tasas de infección y, por lo tanto, hay una buena razón para tomarla para disminuir las tasas de infección en general, lo que obviamente repercute positivamente en el bien común”. Camosy continuó: “Esto significa que tomarlas no es sólo un deber relacionado con el cuidado de la propia vida como un regalo de Dios, sino también para el bien común entendido como la capacidad médica local para atender a los enfermos.”

El microbiólogo e investigador de vacunas, el padre Nicanor Austriaco, O.P., subraya que la vacunación refuerza el sistema inmunitario individual, pero también libera recursos médicos para otros. Según Austriaco, “nuestras vacunas actuales siguen siendo muy eficaces para prevenir el COVID-19 grave, las hospitalizaciones y la muerte”. El sacerdote dominicano prosigue: “Por decirlo de otro modo, están transformando una enfermedad mortal en una enfermedad más leve con la que podemos vivir como sociedad. Esto salva vidas y mitiga la amenaza de un colapso del sistema sanitario.”

Sin embargo, los católicos cuya conciencia les obliga a no recibir la vacuna COVID-19 deben seguir tomando los medios adecuados para proteger el bien común. La CDF enseña que aquellos que rechazan la vacunación “deben hacer todo lo posible para evitar, con otros medios profilácticos y un comportamiento adecuado, convertirse en vehículos de transmisión del agente infeccioso.” El mismo documento continúa: “En particular, deben evitar cualquier riesgo para la salud de aquellos que no pueden ser vacunados por razones médicas u otras, y que son los más vulnerables.”

Una situación fluida

La situación actual sigue siendo una situación fluida, muy cambiante, con muchas y complicadas dimensiones éticas y científicas. Están en juego cuestiones de inequidad global (las naciones ricas buscan refuerzos para sus grupos de población, por lo demás más sanos, mientras que los países más pobres tienen tasas de vacunación de un solo dígito debido a la falta de vacunas). Además, a medida que los científicos y los expertos en salud pública continúen revisando los crecientes datos disponibles, seguirán deliberando sobre las mejores líneas de actuación, sobre todo teniendo en cuenta la preocupación por las variantes y la eficacia de las vacunas.

Para la Iglesia, la decisión de vacunarse o no queda en manos de la conciencia individual. Por ello, los líderes católicos insisten sistemáticamente en decir “no” tanto a las exenciones religiosas estrictamente concebidas como a los mandatos de vacunación.

Fuente: Why Catholic leaders oppose vaccine mandates and “religious exemptions” (aleteia.org)

Tags:
ciencia y feestados unidosInformación sobre la vacuna contra la COVID-19vacunas
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
VENEZUELA
Ramón Antonio Pérez
Cuando la vida surge del atroz abuso a joven discapacitada
2
THERESA
Maria Paola Daud
¿Santa Teresa de Ávila fue la inventora de las papas fritas?
3
Gelsomino del Guercio
Carlo Acutis habló de un regalo que le hizo Jesús, ¿de qué se tra...
4
Henry Vargas Holguín
¿Cuál es el pecado contra el Espíritu Santo?
5
squid game
Dolors Massot
¿Qué ocurre con la serie «El juego del calamar» (Squid Game)?
6
Ary Waldir Ramos Díaz
El Papa a los poderosos: “Quiero pedirles en nombre de Dios…”
7
CARLO ACUTIS, CIAŁO
Gelsomino del Guercio
«Cerró los ojos sonriendo»: así murió Carlo Acutis
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.