Aleteia logoAleteia logoAleteia
domingo 05 diciembre |
San Sabas
Aleteia logo
Espiritualidad
separateurCreated with Sketch.

La oración que rezo después de comulgar

Creativa-Images | Shutterstock

Claudio de Castro - publicado el 11/09/21

"Orad constantemente." (1 Tesalonicenses 5)

Me gusta compartir contigo mis vivencias con Dios y sentir que juntos caminamos hacia la meta final que es el Paraíso prometido. Por ello suelo contarte experiencia muy personales que de otro modo las guardaría para mí. 

Hay una inquietud recurrente en algunos lectores de mis libros y de estas reflexiones que publicamos en Aleteia. Me preguntan que hacer después de comulgar.

Primero debes estar consciente de a quién recibes. No es un pedacito de pan. Y saber que cuando comulgas te conviertes en un sagrario vivo. Llevas contigo a Jesús VIVO. 

Al ser un sagrario que lleva a Jesús debes procurar comportarte como tal, con la dignidad de un hijo amado por Dios. Por tanto, refleja su amor en tus pensamientos, tus acciones, y tus palabras. Al salir de misa y regresar a tu casa, al trabajo o hacer mandados, que todos vean en ti un reflejo cristalino del amor de Jesús por la humanidad.

Cuando comulgo y regreso a la banca donde me siento, procuro no distraerme. Sé que llevo conmigo un TESORO. Y procuro hacerme digno de portarlo. Es Jesús quien mora en mi alma. 

Me sé indigno y le agradezco tanto amor y Misericordia

Me gusta mucho cerrar los ojos y orar. De esta forma estamos por un breve instante solos, Él y yo. Así no me distraigo pensando en los problemas que dejé en casa, o los asuntos que debo resolver ese día, ni me pongo a ver quién comulga y quién no y no. 

Tampoco converso con la persona que tengo cerca, ni tomo el panorama católico para ojearlo. Sencillamente cierro los ojos y vivo ese maravilloso momento tan íntimo que tengo con Jesús Sacramentado. Es único. Estás en el cielo. Y rezo con mucho fervor.

La oración que más me gusta rezar, en silencio, lentamente, es el “Alma de Cristo”.  Es una maravillosa plegaria que se le atribuye a santo Tomás de Aquino. Dicen que fue san Ignacio de Loyola quien le dio mayor difusión al incluirla en sus Ejercicios Espirituales. 

Es una oración para la unión mística del alma con el Creador. Te la copio para que la reces también.

Alma de Cristo, santifícame.
Cuerpo de Cristo, sálvame.
Sangre de Cristo, embriágame.
Agua del costado de Cristo, lávame.
Pasión de Cristo, confórtame.
¡Oh, buen Jesús!, óyeme.
Dentro de tus llagas, escóndeme.
No permitas que me aparte de Ti.
Del enemigo, defiéndeme.
En la hora de mi muerte, llámame.
Y mándame ir a Ti.
Para que con tus santos te alabe.
Por los siglos de los siglos. Amén.

Pasión de Cristo, confórtame.
¡Oh, buen Jesús!, óyeme.
Dentro de tus llagas, escóndeme.
No permitas que me aparte de Ti.
Del enemigo, defiéndeme.
En la hora de mi muerte, llámame.
Y mándame ir a Ti.
Para que con tus santos te alabe.
Por los siglos de los siglos. Amén.

Tags:
comunionoración
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.