Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
domingo 19 septiembre |
San Jenaro
home iconEstilo de vida
line break icon

Cómo estar en desacuerdo con tu cónyuge puede hacerte mejor persona

VGstockstudio/Shutterstock

Theresa Civantos Barber - publicado el 03/09/21

Tu cónyuge conoce mejor que nadie de qué manera puedes mejorar, ¡quizás incluso lo sepa mejor que tú!

“Cariño, las bicis de los niños están fuera en el patio otra vez… ¡y viene una tormenta!”, me dijo mi marido. Yo intenté no poner los ojos en blanco mientras enviaba a los niños a recoger las bicicletas y meterlas en el garaje. Es cierto que tengo el mal hábito de permitir que los niños dejen sus bicicletas en el patio, y eso pone de los nervios a mi marido.

¿Tienes este tipo de pequeños desacuerdos en tu matrimonio también? Creo que la mayoría de nosotros los tenemos. Cuando se está casado y se convive en un espacio tan reducido con otra persona, las diferencias más diminutas parecen magnificarse.

Todos tenemos esos momentos de disputa por cuestiones más grandes o más pequeñas. La mayoría de las veces, estas riñas parecen no ser más que pequeñas molestias, un simple hilo deshilachado en el tejido de la vida. Pasamos por encima de ellas y las ignoramos. Pero, ¿y si los desacuerdos que tengamos con nuestros esposos y esposas pudieran ayudarnos a ser mejores personas?

No me refiero únicamente a que los desacuerdos maritales son una oportunidad para practicar la paciencia y demás, aunque sin duda es así. No, lo que propongo es que esas ocasiones de disentimiento pueden desbloquear un camino hacia el crecimiento espiritual.

Presta atención.

Nadie en el mundo te conoce mejor que tu cónyuge. Nadie tiene un asiento en primera fila mejor que el suyo para ver tus virtudes y tus vicios. Eso significa que tu esposo o esposa entiende mejor que nadie, quizás incluso mejor que tú mismo o misma, en qué aspectos podrías mejorar.

Si prestas atención a las cosas sobre las que se queja tu cónyuge, quizás empieces a ver que forman parte de un panorama más amplio. Esas pequeñas discrepancias podrían revelar tu tentación hacia la pereza o la ira o el orgullo. Si se consideran juntas, todas esas cositas que haces y que fastidian a tu cónyuge pueden ser una especie de mapa que te guíe hacia ser mejor.

Intentar mejorar en esas cosas no es solo una forma de conquistar tus vicios, sino también de mostrar amor hacia tu cónyuge y tu familia. Merece la pena prestar atención y reflexionar sobre estos desacuerdos maritales cuando surgen. (Por supuesto, nada de esto se aplica en casos de abuso, sino en matrimonios felices y sanos donde ambos cónyuges son, como es natural, imperfectos).

La próxima vez que tu cónyuge se queje sobre algo que has hecho, intenta abordar la situación de una manera distinta. En vez de ignorar el comentario o responder con irritación por recibir críticas, escucha atentamente las palabras de tu cónyuge. ¿Se trata de un aspecto en el que te convendría mejorar?

Quizás no te parezca algo demasiado importante. ¿Por qué molestarte en hacer un cambio tan minúsculo e irrelevante? Sin embargo, está claro que es importante para tu cónyuge, lo bastante importante como para que te lo haya mencionado. Esto, por sí solo, ya es una razón para intentar cambiar a mejor, únicamente por amor a tu cónyuge, aunque te parezca una queja insignificante.

A veces podría parecer que hay pocas oportunidades para crecer en santidad como persona casada en este mundo. Miramos a santos como Madre Teresa o el padre Damián de Molokai, que se adentraron en situaciones arriesgadas para ayudar a las personas más vulnerables. Podría parecer que nuestras vidas sencillas y cómodas no tienen ni de lejos el mismo potencial de crecimiento espiritual.

Por eso exactamente esta perspectiva de escuchar y de aprender de tu cónyuge es tan importante. Es una forma integrada de crecer en santidad, justo donde Dios nos ha plantado en medio del mundo. Tu cónyuge te conoce muy bien y, en la mayoría de los casos, sus preocupaciones sobre tus acciones son válidas y merecen respeto.

 Así que, la próxima vez que tu cónyuge se queje porque, un poner, dejaste las bicis de los niños tiradas en el patio a cielo descubierto, toma nota de que podría tratarse de un aspecto donde mejorar y proponte hacerlo mejor en adelante. Merece la pena intentarlo, ¿verdad?

Tags:
comunicacioncrecimientoescuchamatrimoniopareja

Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
Gelsomino del Guercio
Los asombrosos diálogos entre el diablo y un exorcista del Vatica...
2
HERALDOS
I.Media
La Santa Sede intenta cerrar las escuelas de los Heraldos del Eva...
3
PAURA FOBIA
Cecilia Pigg
La oración corta que puede cambiar un día estresante
4
VACCINE
Jaime Septién
¿Covid-19: vacunarse o no vacunarse?
5
SINDONE 3D
Lucandrea Massaro
El Hombre de la Sindone, reconstruido en 3D: ¡Son verdad los Evan...
6
BEATRIZ
Pablo Cesio
¿Dónde está Beatriz? El extraño caso de la mujer que desapareció ...
7
I.Media
Benedicto XVI: El hombre ya no es un «regalo» sino un «producto»
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.