Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
sábado 18 septiembre |
Santa Hildegarda de Bingen
home iconCultura e Historia
line break icon

La doctora que ayudó a dar a luz a unas monjas violadas

MADELEINE PAULIAC

Public domain

Sandra Ferrer - publicado el 01/08/21

Madeleine Pauliac fue la salvación de unas religiosas polacas embarazas a causa de la agresión sexual de los soldados del ejército ruso

Las guerras son negros agujeros de dolor. En las guerras afloran los instintos más indeseables de la raza humana. También las almas más puras y valientes. Esta es una historia dramática, también de grandeza humana, de solidaridad femenina; una historia de sanación de cuerpos y almas.

Las mujeres acostumbran a ser las principales víctimas civiles en los conflictos armados; la violación es una de las vejaciones más humillantes y vergonzosas que sufren. A los soldados  capaces de cometer tales atrocidades contra personas inocentes, no les importa la identidad de estas mujeres.

En la primavera de 1945, cuando la Segunda Guerra Mundial estaba llegando a su fin, los soldados del ejército rojo se replegaban desde Berlín y ponían rumbo a casa.

En el camino, en Polonia, lejos de llevar la paz tan deseada en aquellas tierras, sembraron el terror entre la población civil. Y religiosa.

Violadas, y algunas asesinadas

Un convento de monjas polacas fue atacado por un grupo de soldados soviéticos que durante días las violaron sistemáticamente. Algunas de ellas fueron asesinadas tras sufrir infinidad de vejaciones. De las que sobrevivieron, algunas quedaron embarazadas. Todas quedaron marcadas para siempre por el dolor y la humillación.

Mientras todo esto sucedía, había llegado a Polonia una joven doctora francesa. Se llamaba Madeleine Pauliac. Nacida en Villeneuve-sur-Lot el 16 de septiembre de 1912, no era la primera vez que se incorporaba al engranaje de guerra.

Durante meses había trabajado sin descanso en el hospital de París mientras participaba en distintas operaciones de la Resistencia. Ayudó a paracaidistas aliados, ocultó a judíos en su propia casa y llegó a participar en doscientas operaciones del Escuadrón Azul de ambulancias de la Cruz Roja.

A principios de 1945 era una de las doctoras más reconocidas del ejército francés, ascendida a teniente y llegando a ser recibida por el general Charles de Gaulle.

Madeleine fue enviada a Moscú en una misión de repatriación de los prisioneros de guerra franceses. En mayo de ese mismo año fue trasladada a Varsovia, a un hospital de la Cruz Roja Francesa.

Mientras trabajaba sin descanso curando a los soldados antes de regresar a su Francia natal, Madeleine fue testigo del caos que asolaba la capital polaca en la que los soldados del ejército ruso campaban a sus anchas sin ningún tipo de control y cometiendo todo tipo de tropelías.

Ante tan terrible dolor

Pero Madeleine no podía imaginarse que podían ser capaces de lo que les hicieron a unas monjas benedictinas de la zona cuando estas se pusieron en contacto con ella. Era una de las pocas mujeres sanitarias a la que podían acudir. Madeleine dejó escrito en su diario estas escuetas pero duras palabras después de visitar su convento:

«Había veinticinco monjas, quince fueron violadas y asesinadas por los rusos. Las diez restantes fueron violadas, algunas cuarenta y dos veces y otras treinta y cinco o cincuenta veces. Nada de eso sería de una importancia mayor si no hubiese sino porque cinco de ellas estaban embarazadas».

Humilladas y ultrajadas, las religiosas tenían un insoportable dolor en su cuerpo y su alma. Algunas sentían una terrible desesperación por haber perdido su virginidad y pensaban que terminarían yendo al infierno por ello.

Las que habían quedado embarazadas sufrieron un terrible dilema moral puesto que algunas de ellas, por miedo o desesperación pidieron a Madeleine que las ayudara a abortar. Otras tuvieron a sus bebés con su ayuda.

Madeleine Pauliac fue mucho más que una doctora para aquellas mujeres heridas. Las escuchó, las consoló e intentó compartir con ellas su dolor en un hermoso acto de amor al prójimo. No las juzgó, no opinó sobre sus decisiones, simplemente estuvo a su lado cuando necesitaban un atisbo de luz en la terrible oscuridad que había quedado sumido su hogar.

Muerte prematura

Además de acudir al convento siempre que podía continuaba con su labor en el hospital francés de Varsovia y viajaba por todo el territorio polaco en busca de soldados heridos.

Su heroica labor terminó abruptamente el 13 de febrero de 1946 cuando falleció en un accidente de tráfico. Tenía treinta y cuatro años. Su cuerpo fue repatriado y descansa en su pueblo natal. Madeleine Pauliac fue condecorada póstumamente con la Legión de Honor y la Cruz de Guerra de Francia.

En 2016, la directora de cine Anne Fontaine llevó a la gran pantalla la historia de Madeleine y las religiosas polacas en la conmovedora película Las inocentes.

Tags:
poloniareligiosassegunda guerra mundialviolencia

Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
Gelsomino del Guercio
Los asombrosos diálogos entre el diablo y un exorcista del Vatica...
2
SINDONE 3D
Lucandrea Massaro
El Hombre de la Sindone, reconstruido en 3D: ¡Son verdad los Evan...
3
EUCHARIST
Philip Kosloski
Esta hostia eucarística fue filmada sangrando y latiendo como un ...
4
Maria Paola Daud
Quiso usar una Hostia para hacer brujería y… comenzó a sangrar
5
Ary Waldir Ramos Díaz
El Papa al clero: «Por favor ¡no más homilías largas de 40 minuto...
6
BEATRIZ
Pablo Cesio
¿Dónde está Beatriz? El extraño caso de la mujer que desapareció ...
7
IMAGINE
Angeles Conde Mir
El Vaticano hace las paces con “Imagine” de John Lennon
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.