Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
domingo 26 septiembre |
San Cosme y san Damián
home iconEspiritualidad
line break icon

Conectando con mi hambre más profunda

Trailbomber | Shutterstock

Carlos Padilla Esteban - publicado el 30/07/21

Hay un hambre honda, profunda, que no soy capaz de calmar, que sólo Dios sacia definitivamente

Tengo hambre. Con mucha frecuencia no estoy saciado y busco alimento. Busco sucedáneos que calmen el hambre por un tiempo. Pero luego vuelve.

Jesús sabe de mi hambre, conoce cómo soy. Alza los ojos y me mira. Le preocupa mi hambre. Sabe que necesito ser alimentado y sufro en mi indigencia.

Sabe que yo solo no puedo. Hay un hambre honda, profunda, que no soy capaz de calmar.

Tal vez me alejo de Dios y busco en el mundo que me sacie, que me llene y quite esa inquietud mía que no me deja alcanzar las cumbres más altas.

Necesidad de sentido

El hambre de Dios está ahí, dentro de mí, latente. Leía el otro día:

«De ahí que filósofos modernos digan, con mucho acierto, que el hombre de hoy, desligado de Dios, se parece a un lobo estepario que aúlla de hambre de Dios, y a la medianoche ronda la tumba de su Dios asesinado».

Kentenich Reader Tomo 2: Estudiar al Fundador de Peter Locher, Jonathan Niehaus

¡Cuánta gente hoy vive sin Dios, con hambre dentro! Un hambre espiritual que busca encontrar sentido a todo lo que sienten y viven.

Muchos buscan hoy una fuente oculta en el mundo, desean la presencia misteriosa de una fuerza que mueva el universo y dé sentido a este deambular por la vida.

Muchos ya no creen en la Iglesia. Creen en las energías que están presentes y ahí buscan la paz, la alegría y calmar el hambre.

En camino para buscar

El camino de Santiago de Compostela nació por el anhelo de tocar en los restos sagrados del apóstol Santiago el amor de Jesús.

Los apóstoles, torpes y limitados, niños enamorados, amaron a Jesús hasta el extremo y estuvieron dispuestos a morir defendiendo su nombre.

Tocar la tumba del apóstol se convirtió durante siglos en un motivo suficiente para comenzar un viaje que podía incluso acabar con sus vidas.

Dejaban la paz de sus casas y se ponían en camino queriendo tocar a Dios en la piel fría de un santo.

En la actualidad ese camino tiene mucha vida y miles de peregrinos llegan a Santiago motivados por razones diferentes.

En muchos casos sienten que en el camino pueden encontrarse con ellos mismos y así calmar un hambre profunda que tiene todo corazón humano.

Deseo de infinito

El hombre no se sacia sólo de pan, sino de un alimento que viene de lo alto.

Hay una necesidad más profunda que a menudo sofoco con preocupaciones y posesiones, queriendo ser feliz a medias.

Sin dar respuesta al grito del alma no es posible una felicidad plena. Ese grito sigue dentro y me pone en camino, a Santiago o a esa meta en la que espero encontrar un sentido trascendente a lo que vivo.

¿Acaso el amor está condenado a no ser eterno? Simi deseo es amar para siempre ¿no seré capaz de vivirlo?

En el alma hay un deseo de infinito, un anhelo de cielo, un ansia de eternidad que nada puede ahogar, por mucho que lo intente.

Un pan que sacia de verdad

Llegarán momentos duros en mi vida en los que me sentiré solo y abandonado y miraré al cielo buscando respuestas, algo de esperanza y alegría.

Intentaré encontrar un camino que le dé sentido a todo lo vivido. Me encontraré conmigo mismo en ese andar esperando un día tocar al apóstol.

Eso es el camino, una búsqueda, un deseo de plenitud, una esperanza que brota solitaria en el corazón humano. Es el hambre más verdadera.

Todo parece quitarle importancia a esa hambre que reconozco en mí. Pero sigue ahí esperando un pan que regale consuelo.

Jesús me mira y quiere darme de comer. Quiere calmar mis miedos y sostener mis preguntas para las que no encuentro respuestas.

Alimento para el corazón herido

El que se pone en camino es un buscador. No importa que no sepa lo que busca, porque ya se está encontrando al andar un pan diario que puede quizás calmarlo para siempre.

Si no me pongo en camino, no me acerco a Aquel que puede tener respuestas para mí. Jesús se lo dijo un día a los que lo seguían:

«Los que tenéis hambre, seréis saciados».

Y por eso Jesús quiere que me den de comer, que me sacien. Dice el profeta Eliseo: «Dáselos a la gente, que coman». Y Jesús les dice a sus discípulos: «Decid a la gente que se siente en el suelo».

Quiere saciar su hambre de pan para que comprendan que el hambre que subyace en su interior es la que de verdad importa.

Él es el pan que alimenta ese corazón herido y enfermo. Él quiere saciar el hambre que no me deja tranquilo.

Yo vivo inquieto, en búsqueda, en camino. Me hago peregrino porque me falta algo.

No necesita Jesús que peregrine, ni que toque la tumba de un santo. Sólo necesita que me desprenda de todo lo que me encadena a mi tierra, a mis planes y proyectos, a mis seguridades.

Quiere que rompa con lo me quita la libertad para poder caminar ligero de equipaje, en paz por los caminos de la vida, buscando un pan espiritual que dé paz a todas mis ansias y búsquedas.

Ese pan de Jesús es el que necesito. Mi hambre es de Dios, lo tengo claro.

Tags:
eucaristiahambrepansentido
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
Claudio de Castro
El purgatorio y la misteriosa alarma de las 3 a.m.
2
PADRE PIO
Philip Kosloski
Cuando Padre Pío rezaba por alguien, decía esta poderosa oración
3
lobo cordeiro fumaça
Gelsomino del Guercio
«El humo de Satanás entró en la Iglesia»: ¿qué quiso decir el Pap...
4
Aleteia Brasil
La pareja que festejó su matrimonio dando de cenar a 160 personas...
5
O Catequista
La polémica sobre el cuerpo incorrupto del Padre Pío
6
Maria Paola Daud
Cuando la Virgen María detuvo la lava del volcán Etna
7
ANMOL RODRIGUEZ
Domitille Farret d'Astiès
Atacada con ácido cuando era bebé, Anmol Rodriguez supera e inspi...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.