Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
sábado 25 septiembre |
San Cleofás
home iconCultura e Historia
line break icon

Un sacerdote católico acompañó a Lady Di la madrugada de su muerte

Russ Quinlan | CC BY-SA 2.0

Redacción de Aleteia - publicado el 29/07/21

Cuando lo llamaron por segunda vez después de las 2 de la madrugada, el sacerdote "estaba seguro" de que solo era una broma de mal gusto

Un sacerdote católico acompañó a la princesa Diana al amanecer de su muerte, según un relato publicado por el periódico británico Daily Mail.

El p. Yves-Marie Clochard-Bossuet vivía cerca del hospital Pitié-Salpêtrière en París y se había ofrecido como capellán voluntario de guardia los fines de semana.

El 31 de agosto de 1997, alrededor de las 2 am, sonó su teléfono: el administrador del hospital le pidió el contacto de un pastor anglicano. Después de responder que no, el p. Yves se despidió y colgó, pero tres minutos después volvió a sonar el teléfono:

– ¿Podrías venir en lugar del sacerdote anglicano?

– ¿Sí, pero por qué?

– No te puedo decir.

– Es extraño que no me puedas decir por qué. Siendo las dos de la mañana, debes estar bromeando.

Cuando el administrador le explicó quién era, el cura «estaba seguro» de que solo podía ser una broma de mal gusto: querían su presencia porque la princesa Diana había sufrido un grave accidente. El sacerdote simplemente colgó el teléfono.

Pero el administrador volvió a llamar angustiado, reiteró que estaba diciendo la verdad y agregó que el embajador del Reino Unido lo estaba esperando con urgencia, porque la situación era realmente muy.

Entonces, el p. Yves se convenció de que estaba pasando algo realmente grave, y rápidamente fue al hospital, donde la intensa agitación le confirmó que esta no era una noche cualquiera.

A las 3:30 am el sacerdote fue llevado al quirófano. El embajador británico lo saludó y le pidió que rezara y esperara pacientemente.

Casi una hora después, a las 4:20 am, una enfermera lo llevó a otro piso, donde estaba nuevamente el embajador británico, ahora acompañado por el ministro del Interior francés, Jean-Pierre Chevenement.

Después de unos minutos, el p. Yves fue conducido a la habitación donde yacía el cuerpo sin vida de Lady Di. Se le pidió que permaneciera a su lado en oración hasta que llegara un pastor anglicano.

Eran las 4:41 de la mañana. El sacerdote católico permanecería allí durante las siguientes diez horas.

Junto a la princesa Diana

Al Daily Mail, el P. Yves admitió que, hasta el momento, su opinión sobre la princesa no era la mejor, dados los numerosos escándalos de la realeza británica, especialmente en cuanto a fidelidad matrimonial.

Sin embargo, frente a su cuerpo sin vida, esa animosidad se disipó. El cura dice que pensó en los hijos pequeños de la princesa, que ni siquiera sabían lo que había pasado. Y siguió rezando y confiando su alma a la misericordia del Padre Eterno.

Su experiencia, según él, fue muy intensa. Después de un tiempo, pidió permiso a sus superiores para ir a un retiro de oración en Medjugorje; pero antes de irse, decidió escribir una carta a la madre de la princesa, Frances Shand Kydd.

El sacerdote lo cuenta:

«Tengo un primo inglés que me dijo que la madre de Diana era católica y tenía una fe fuerte. Él fue quien sugirió que le escribiera. Así que le escribí una carta muy formal, contándole todos los detalles. Quería decirle que las enfermeras habían hecho las cosas muy bien. No quedaba nada que desear, aunque todo se había hecho en una habitación de hospital y no en el Palacio de Buckingham. También le dije que había rezado y me había quedado a su lado hasta que llegó el príncipe Carlos».

El sacerdote pensó que la carta sería solo una de las muchas que no recibirían respuesta. Sin embargo…

«Unos días después, recibí una conmovedora carta. Me agradeció porque fui el primero en darle información directa».

De hecho, la Sra. Frances Shand Kydd le confesó que nadie más se había comunicado con ella, y que estaba feliz de saber que un sacerdote católico había estado al lado de su hija en el momento de su despedida de este mundo.

La madre de la princesa también hizo una petición al sacerdote: celebrar una misa privada en el hospital donde había muerto Lady Di.

«Era difícil tener una misa privada sin que nadie lo supiera. Terminé recibiéndolo porque se invitó a otras personas en la misma situación, es decir, que habían perdido hijos en accidentes. Había cinco o seis familias que habían pasado por cosas difíciles».

La Sra. Frances viajó a París para esta Misa, unas tres semanas después:

“La recogí en el aeropuerto Charles de Gaulle con mi pequeño Peugeot 206. Inmediatamente la reconocí. Se parecía mucho a su hija. Ella era alta, muy rubia y me vio caminar hacia ella. Se acercó a mí y me abrió el abrigo para ver mi cuello y confirmar que era sacerdote. Así que el hielo se rompió rápidamente ”.

El sacerdote llevaba a propósito un impermeable que ocultaba su clergyman para evitar la atención de los reporteros, dado el intenso seguimiento al que los medios de comunicación sometieron a los familiares de Lady Di durante esas semanas de conmoción internacional.

Al día siguiente, con la presencia de la Sra. Frances Shand Kydd, el P. Yves-Marie Clochard-Bossuet celebró la Santa Misa por el alma de la princesa Diana en el hospital parisino.

Tags:
inglaterramonarquíamuerte
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
PADRE PIO
Philip Kosloski
Cuando Padre Pío rezaba por alguien, decía esta poderosa oración
2
Claudio de Castro
El purgatorio y la misteriosa alarma de las 3 a.m.
3
Ary Waldir Ramos Díaz
Papa Francisco: Puede que yo merezca insultos, pero la Iglesia no
4
Ary Waldir Ramos Díaz
El Papa Francisco afirma que la ideología de género es «diabólica...
5
Maria Paola Daud
Cuando la Virgen María detuvo la lava del volcán Etna
6
crisis man
Marzena Wilkanowicz-Devoud
Los poderosos consejos de 3 monjes para vencer la desgana
7
ANMOL RODRIGUEZ
Domitille Farret d'Astiès
Atacada con ácido cuando era bebé, Anmol Rodriguez supera e inspi...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.