Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
lunes 27 septiembre |
San Vicente de Paúl
home iconHistorias que inspiran
line break icon

«La Primera Comunión de mi hija me cambió, ahora soy feliz»

DAUGHTER

Shutterstock | Evgeny Atamanenko

Dolors Massot - publicado el 26/07/21

Testimonios de una madre y un padre a los que la catequesis para la comunión de sus hijos les llevó a la conversión

La Primera Comunión puede ser una fuente de beneficios inesperados. La fuerza del sacramento de la Eucaristía es un volcán.

Más allá de la alegría de ver que el niño se prepara para recibir a Jesús, en muchas familias católicas supone un bien porque la relación de padres, abuelos y hermanos con Dios se hace más estrecha.

Rosa, mamá de Ana: hizo la Primera Comunión y se casó

Pero, ¿qué ocurre cuando los padres están alejados de la fe y no practican? Este era el caso de Rosa, mamá de Ana, de 10 años. Recientemente me presentaron a Rosa, y la felicité porque sabía que se acaba de casar por la Iglesia. Me dio las gracias y me explicó que llevaba viviendo en pareja más de 12 años. Fue su hija la que la llevó a dar el paso.

«¿Cómo fue eso?», le pregunté. «Ana quiso hacer la Primera Comunión y nos pareció muy bien. Entonces comenzó la catequesis y también vimos que estaba contenta, que aprendía cosas de la fe y también de la vida. Pero un día, ella solita me hizo la siguiente reflexión: ‘Mamá, si no practicas, ¿entonces a lo mejor cuando yo me muera y me vaya al cielo tú no estarás allí?’. Aquello se me clavó en el corazón.»

COLOMBIA
Una niña colombiana en el día de su Primera Comunión.

Rosa me confesó que muchas veces le costaba dormir pensando en aquello. Y fue esta comezón la que le removió. «Yo sabía que no estaba bien con Dios si su padre y yo no estábamos casados, y así como antes habíamos aparcado el tema, con la catequesis de Ana el Señor quiso volver a mi vida. Piensa que yo no había hecho ni la Primera Comunión.»

Así que Rosa explicó en el colegio de su hija lo que le ocurría. Enseguida le ayudaron a recomenzar. «He tenido cuatro años de catequesis de adultos. No está nada mal.»

Explica que comenzó a ir a la misa pero no iba a comulgar, y eso «se me hacía muy duro. Me dolía no ir a la cola de Comunión y me daba tanta vergüenza que me ponía en las últimas filas de la iglesia. Pero al mismo tiempo, eso despertaba mis ganas de recibir a Jesús y de estar plenamente con Él y con su Iglesia

Finalmente hizo la Primera Comunión, recibió la Confirmación y se casó por la Iglesia, «casi todo de golpe. No te puedes imaginar, estoy muy feliz ahora y duermo con una tranquilidad… La niña también está muy contenta.»

Patllari: el hombre de negocios en la última fila de la iglesia

Esto me recordó una experiencia parecida que le ocurrió a uno de mis antiguos jefes, Patllari (le doy este seudónimo porque me ha sido imposible conectar con él para pedirle permiso y contar su historia).

Patllari es un hombre de negocios, y era lo que se dice «un tiburón». Tenía una posición económica y social altísima, y los sigue teniendo. Ni él ni su familia practicaban aunque todos eran respetuosos con la fe.

Patllari valoraba la educación de sus hijos, así que los llevó a un colegio de ideario católico que tiene mucho prestigio en España. A él, en principio, eso le suponía una seguridad y un descanso, porque «los dejaba en buenas manos».

Algo cambió cuando el pequeño de los hermanos, Carlos, llegó al curso en que los niños reciben la preparación para la Primera Comunión y en el mes de mayo o junio, efectivamente, la hacen.

Carlos hizo la Primera Comunión un domingo y al domingo siguiente, oh, sorpresa, dijo a sus padres que quería ir a misa. ¡Con eso no contaba Patllari, que «creía que con el día de la Primera Comunión ya era suficiente para cumplir«!

PODNIESIENIE PODCZAS EUCHARYSTII
El hijo de Patllari asumió que quería ir a misa todos los domingos.

El papá habló con el niño y vio que aquello no salía de una «obligación escolar» sino que realmente el pequeño quería ir a misa los domingos.

«Así que ese día lo llevé en coche a la iglesia. Bajó y yo me quedé en la calle, dentro del coche, esperándole», me explicó.

Cada domingo Patllari y su hijo Carlos hacían lo mismo, hasta que Patllari un día decidió acompañar al pequeño a la iglesia. «Yo me quedé en la última fila leyendo el periódico», me dijo. «Hacía como que no tenía mucho interés en unirme a la misa, pero…».

Ese «pero» quiere decir que poco a poco este hombre de negocios que prescindía bastante de Dios fue tomando conciencia de lo importante que era Jesucristo en su vida. Y se fue acercando. Al entrar en la iglesia fue avanzando hacia filas situadas más adelante, comenzó a fijarse en las palabras del sacerdote… «Este hijo siendo tan pequeño, y casi sin darse cuenta él, consiguió cambiarme», bromeaba.

La catequesis siempre tiene sentido

Como catequista, a veces me pregunto si servirá de algo la catequesis en esos niños de familias que están frías y que solo hacen la Primera Comunión como un evento social.

Luego, cuando pienso en casos como el de Rosa y Patllari, veo que la catequesis de un niño va mucho más allá de lo que vemos o esperamos: es instrumento de Dios para que muchas personas -sobre todo los padres y abuelos- que estaban alejadas regresen a él. No me cabe duda de que todo es provechoso, aunque no lo veamos ahora.

Tags:
catequesisconversionprimera comunión
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
Claudio de Castro
El purgatorio y la misteriosa alarma de las 3 a.m.
2
Aleteia Brasil
La pareja que festejó su matrimonio dando de cenar a 160 personas...
3
PADRE PIO
Philip Kosloski
Cuando Padre Pío rezaba por alguien, decía esta poderosa oración
4
lobo cordeiro fumaça
Gelsomino del Guercio
«El humo de Satanás entró en la Iglesia»: ¿qué quiso decir el Pap...
5
O Catequista
La polémica sobre el cuerpo incorrupto del Padre Pío
6
Jesús V. Picón
Sacerdote con COVID-19: No se puede vivir una enfermedad sin la E...
7
VIRGIN
Patricia Navas
Oración a la Virgen de la Merced para romper cadenas
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.