Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
domingo 26 septiembre |
San Cosme y san Damián
home iconDesde Roma
line break icon

El Papa: Los abuelos y los mayores no son sobras de la vida

santon grands parents

© SANTONS FOUQUE AIX

Ary Waldir Ramos Díaz - publicado el 25/07/21

¿Qué mirada tenemos hacia los abuelos y los mayores? Cuestionó el Papa durante la I Jornada mundial dedicada a ellos. “Sufro ante una sociedad indiferente, incapaz de dirigirles una caricia”. La homilía escrita por el Papa, convaleciente, y pronunciada por monseñor Fisichella. 

A las 10.00 horas de esta mañana, domingo 17, monseñor Rino Fisichella, celebró, en representación del papa Francisco, la misa en la Basílica Vaticana en la Primera Jornada mundial de los abuelos y los ancianos.

“Los abuelos y los mayores no son sobras de la vida, desechos que se deben tirar. Ellos son esos valiosos pedazos de pan que han quedado sobre la mesa de nuestra vida, que pueden todavía nutrirnos con una fragancia que hemos perdido, “la fragancia de la memoria”. 

Recoger, conservar con cuidado, custodiar a los abuelos ha sido el llamado urgente presentado en la homilía preparada por el Papa para la ocasión y que fue pronunciada por mons.Fisichella durante la celebración eucarística, después del anuncio del Evangelio: «Recojan los pedazos que han sobrado, para que no se pierda nada» (Jn 6,12). 

¿Llamas a tus abuelos, vistas a tus mayores?

“Y nosotros, ¿qué mirada tenemos hacia los abuelos y los mayores? ¿Cuándo fue la última vez que hicimos compañía o llamamos por teléfono a un anciano para manifestarle nuestra cercanía y dejarnos bendecir por sus palabras?”, cuestionó. 

Sufro cuando veo una sociedad que corre, atareada e indiferente, afanada en tantas cosas e incapaz de detenerse para dirigir una mirada, un saludo, una caricia. Tengo miedo de una sociedad en la que todos somos una multitud anónima e incapaces de levantar la mirada y reconocernos”. 

“Los abuelos, que han alimentado nuestra vida, hoy tienen hambre de nosotros, de nuestra atención, de nuestra ternura, de sentirnos cerca. Alcemos la mirada hacia ellos, como Jesús hace con nosotros”. 

Los abuelos y sus ojos de la ternura 

El Papa indicó que los abuelos “habiendo tenido una vida a menudo muy sacrificada, no nos han tratado con indiferencia”, sino que “han tenido ojos atentos, llenos de ternura”.

Y añadió: “Cuando estábamos creciendo y nos sentíamos incomprendidos o asustados por los desafíos de la vida, se fijaron en nosotros, en lo que estaba cambiando en nuestro corazón, en nuestras lágrimas escondidas y en los sueños que llevábamos dentro”.  

Son custodios de la memoria 

Asimismo, invitó a no perder “la memoria de la que son portadores los mayores, porque somos hijos de esa historia, y sin raíces nos marchitaremos. Ellos nos han custodiado a lo largo de las etapas de nuestro crecimiento, ahora nos toca a nosotros custodiar su vida, aligerar sus dificultades, estar atentos a sus necesidades, crear las condiciones para que se les faciliten sus tareas diarias y no se sientan solos”. 

Preguntémonos: “¿He visitado a los abuelos? ¿a los mayores de la familia o de mi barrio? ¿Los he escuchado? ¿Les he dedicado un poco de tiempo?”. Custodiémoslos, para que no se pierda nada. Nada de su vida ni de sus sueños. Depende de nosotros, hoy, que no nos arrepintamos mañana de no haberles dedicado suficiente atención a quienes nos amaron y nos dieron la vida”. 

El pan que alimenta nuestras vidas 

“Hermanos y hermanas, los abuelos y los mayores son el pan que alimenta nuestras vidas. Estemos agradecidos por sus ojos atentos, que se fijaron en nosotros, por sus rodillas, que nos acunaron, por sus manos, que nos acompañaron y alzaron, por haber jugado con nosotros y por las caricias con las que nos consolaron. 

“Por favor, no nos olvidemos de ellos. Aliémonos con ellos. Aprendamos a detenernos, a reconocerlos, a escucharlos. No los descartemos nunca. Custodiémoslos con amor. Y aprendamos a compartir el tiempo con ellos. Saldremos mejores. Y, juntos, jóvenes y ancianos, nos saciaremos en la mesa del compartir, bendecida por Dios”. 

Un pacto generacional entre “jóvenes y ancianos, el tesoro de la tradición y la frescura del Espíritu. Jóvenes y ancianos juntos. En la sociedad y en la Iglesia: juntos”, escribió el Papa de 84 años que se presentó como anciano, entre sus pares.

Después de que todos comieron, el Evangelio refiere que sobraron muchos pedazos de pan. Ante esto, Jesús da una indicación: «Recojan los pedazos» (Jn 6,12). 

“Un pedacito de pan podría parecer poca cosa, pero a los ojos de Dios nada se debe descartar. Es una invitación profética que hoy estamos llamado a hacer resonar en nosotros mismos y en el mundo: recoger, conservar con cuidado, custodiar”. 

La ausencia física del papa Francisco 

El arzobispo Rino Fisichella ha justificado, en primer lugar, la ausencia del papa Francisco debido a su convalecencia y quién hubiera querido estar en la misa dedicada a los abuelos. 

Ante 2500 fieles presentes, especialmente de la diócesis de Roma, el Presidente del Pontificio Consejo para la Nueva Evangelización sostuvo: 

“Queridos hermanos y hermanas, queridos abuelos, ustedes esperaban justamente a Papa Francisco. El Papa les saludará al final celebrando el Ángelus. Ustedes saben que para él estos días son días de convalecencia. 

Nosotros deseamos que (el Papa) no se canse más, para que pueda pasar estos últimos días en reposo, recupere sus fuerzas y su ministerio pastoral. Celebramos esta santa eucaristía sabiendo que estamos en comunión con todos los cristianos repartidos en todos los rincones del mundo”. 

Bajo el lema: “Yo estoy contigo todos los días”, la jornada ha sido instituida por el papa Francisco para demostrar cercanía, solidaridad y reconocimiento a los abuelos y personas mayores.

Sobre todo en este tiempo de pandemia en el cual las personas más vulnerables han sufrido momentos de soledad, de abandono y/o de enfermedad

El Pontífice ha aprobado un documento de indulgencia plenaria en el marco de esta jornada que beneficia a los ancianos y a todos los fieles que visiten a los abuelitos o personas frágiles y les demuestren especial afecto, atención y cuidado.

Tags:
familiahomiliaindiferenciajornada mundial de los abuelospapa francisco
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
Claudio de Castro
El purgatorio y la misteriosa alarma de las 3 a.m.
2
PADRE PIO
Philip Kosloski
Cuando Padre Pío rezaba por alguien, decía esta poderosa oración
3
lobo cordeiro fumaça
Gelsomino del Guercio
«El humo de Satanás entró en la Iglesia»: ¿qué quiso decir el Pap...
4
Aleteia Brasil
La pareja que festejó su matrimonio dando de cenar a 160 personas...
5
O Catequista
La polémica sobre el cuerpo incorrupto del Padre Pío
6
Maria Paola Daud
Cuando la Virgen María detuvo la lava del volcán Etna
7
ANMOL RODRIGUEZ
Domitille Farret d'Astiès
Atacada con ácido cuando era bebé, Anmol Rodriguez supera e inspi...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.