Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
lunes 18 octubre |
San Lucas
Aleteia logo
home iconHistorias que inspiran
line break icon

El músico que dejó su auspiciosa carrera en Europa para ser misionero

MUSIC

Shutterstock | Finn egan

Esteban Pittaro - publicado el 29/06/21

Descubre la historia de Domenico Zipoli: Su apasionante historia fue motivo de discusión entre historiadores durante parte del siglo XX

Domenico Zipoli compartió momentos de esplendor musical con artistas barrocos de la talla de Bach, Haendel, Vivaldi. Pero abandonó su cargo de compositor y organista en la Iglesia del Gesù, en Roma, desde el que podría haber desplegado su talento entre los grandes de todos los tiempos para seguir un llamado más fuerte. Se unió a la Compañía de Jesús y partió hacia las misiones en Sudamérica.

Su apasionante historia fue motivo de discusión entre historiadores durante parte del siglo XX, puesto que se ponía en duda que el hermano Domingo Zipoli, de quien había registro en América, sea el mismo músico que había desaparecido misteriosamente en Roma por los mismos años, de nombre Domenico Zipoli.

Pero el descubrimiento de un volumen sobre la historia musical elaborado por un Maestro de Mozart, en el que se reseñaba el talento italiano de un Zipoli que había decidido unirse a la Compañía de Jesús, comenzó a dirimir la cuestión.

José Manuel Peramás llegó a decir, como recoge el padre Guillermo Furlong, notable historiador a quien se debe en gran medida la difusión de Zipoli: «(…)en verdad, que quien haya oído una sola vez algo de la música de Zipoli, apenas habrá alguna otra cosa que le agrade: algo así como si al que come miel, se le hace comer algún otro manjar y le resulta entonces molesto y no le agrada».

De la humildad al éxito

Zipoli fue uno de los once hijos de un humilde matrimonio de Prato, entonces, hacia 1688, perteneciente al Gran Ducado de Toscana. Recibió formación musical gratuitamente desde niño, como reseña Hipólito Guillermo Bolcato, en una ciudad cuna de grandes organistas. Giovanni Battista Bacatelli fue su primer gran Maestro.

Luego de un paso por Florencia, continuó estudios en Nápoles con Alessandro Scarlatti. Y finalmente con el organista de la Basílica Santa Maria Maggiore, Bernardo Pasquini.

Sus obras comenzaron a hacerse conocidas en toda Italia, hasta que llegó al prestigioso nombramiento de organista y maestro de capilla de la iglesia del Gesù, la Iglesia madre de la Compañía de Jesús.

Correspondía al maestro de capilla componer música para las festividades religiosas, ejecutar el órgano y preparar y dirigir el coro. Como organista, las responsabilidades incluso suponían el difícil arte de la improvisación durante las liturgias.

La Sonata de Zipoli, escribe uno de los historiadores que más le ha estudiado, Lauro Ayestarán, «ofrece la más brillante exposición del arte contrapuntístico italiano sólido pero flexible e inspirado, tan lejano de los formidables pero fríos contrapuntistas flamencos».

Vocación jesuita

A ambos lados del océano sus melodías suenan dulces al oído, esperanzadoras, siempre familiares aún sin haberse jamás oído. No abandona en la tentación del barroco la sencillez y la serenidad, a la que enriquece con los recursos de la época sin sobrealimentarla.

De tiempos romanos quedan las sonatas, y algunas otras obras. Suficiente testimonio de su talento, que llevó hacia América abrazando su vocación misionera y al sacerdocio, cuya orden no llegó a recibir por su prematura muerte en Córdoba, hoy territorio argentino.

Pero previo al viaje, inició su noviciado jesuita en Sevilla, en la que estuvo 9 meses, y en la que deleitó con su talento en la catedral, al punto que le ofrecieron el también prestigioso cargo de maestro de capilla allí, que desistió fiel a su vocación religiosa.

De su tiempo en Córdoba surgen, además de sus bellísimas composiciones para las misiones y el continente, testimonios de su personalidad. Bolcato rescata de una carta de Pedro Lozano la siguiente reseña:

«Estaba dotado de costumbres muy apacibles y por ellas, apreciado por Dios y los hombres, gozaba en todas partes de buena reputación. Por una observancia muy pura mantenía sus ojos siempre velados, de modo que apenas miraban el rostro de un varón y menos aún el de una mujer. Por una práctica distinta del honor, se dice que alcanzo la pureza del ángel. La norma de la obediencia regulaba completamente cada una de sus acciones, no apartándose en lo más mínimo de los principios de los superiores, de quienes requería la venia para los asuntos más insignificantes. Particularmente entregando a la oración, todo el tiempo que le restaba, a ella se consagraba. Sus compañeros estaban pendientes de sus palabras, mientras hablaba de cosas divinas, y no acostumbraba hablar de otras».

Peramás, reseñado por Furlong, decía:

«no había otra música que la de los criados de los jesuitas. Habían ido a la provincia, desde Europa, algunos sacerdotes excelentes en aquel arte, quienes enseñaron a los indios en los pueblos a cantar, y a los negros de los Colegios a tocar instrumentos sonoros; pero nadie en esto fue más ilustre, ni llevó a cabo más cosas, que Domingo Zípoli, otrora músico romano, a cuya armonía perfecta nada más dulce y más trabajado podía anteponerse. Mas mientras componía diferentes composiciones para el templo, las que eran solicitadas por correo desde lugares remotísimos, hasta por el virrey de Lima, ciudad de la América Meridional, y mientras juntamente se dedicaba a los estudios más serios de las letras, murió, con gran sentimiento de todos».

Compartimos algunas interpretaciones de composiciones del maestro Domenico Zipoli, maravilloso talento barroco que abrazó su vocación misionera y llevó hasta las misiones de los jesuitas su música inmortal.

Adagio para oboe

Sonata en La mayor

O Gloriosa Virginum

Letanía Lauretana en Do mayor

Dixit Dominus

Tags:
america latinahistoriamisioneromúsica
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
VENEZUELA
Ramón Antonio Pérez
Cuando la vida surge del atroz abuso a joven discapacitada
2
THERESA
Maria Paola Daud
¿Santa Teresa de Ávila fue la inventora de las papas fritas?
3
squid game
Dolors Massot
¿Qué ocurre con la serie «El juego del calamar» (Squid Game)?
4
Gelsomino del Guercio
Carlo Acutis habló de un regalo que le hizo Jesús, ¿de qué se tra...
5
Henry Vargas Holguín
¿Cuál es el pecado contra el Espíritu Santo?
6
CARLO ACUTIS, CIAŁO
Gelsomino del Guercio
«Cerró los ojos sonriendo»: así murió Carlo Acutis
7
Felipe Aquino
¿Hay pecados tan graves que no puedan ser perdonados?
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.