Aleteia logoAleteia logoAleteia
jueves 09 diciembre |
San Juan Diego
Aleteia logo
Espiritualidad
separateurCreated with Sketch.

No estamos solos, ¿lo sabes?

Vladimir Mulder| Shutterstock

Claudio de Castro - publicado el 21/06/21

Dios es un padre muy especial, siempre nos acompaña y nos espera, incluso en los momentos más oscuros...

“Cerca está el Señor de los que le invocan, de todos los que lo invocan de verdad

Salmo 145

A veces nos sentimos solos, es natural, sobre todo en esta pandemia que nos obligó a encerrarnos en nuestras casas bajo una cuarentena interminable. Necesitamos compañía, sentirnos amados, abrazados.

Hace unos años Aleteia publicó un artículo desgarrador sobre dos ancianos en un departamento de Roma que lloraban por sentirse solos.

La soledad es muy dolorosa.  Es muy triste dejar a nuestros ancianos solos cuando debemos cuidarlos.

Nunca estamos solos

Recuerdo a un amigo que vivía solo en su departamento y una tarde le pregunté: “¿Nunca te sientes solo?”. Su respuesta me sorprendió: “Yo nunca estoy solo. Dios siempre está conmigo”.

Con los años, leyendo las Escrituras pude comprender su respuesta. Él tenía razón. Nunca estamos solos.

«¿No te he mandado que seas valiente y firme? No tengas miedo ni te acobardes, porque Yahveh tu Dios estará contigo dondequiera que vayas»

Josué 1, 9

También nos dice:

«En Dios vivimos, nos movemos y existimos”.

Hechos 17

Somos nosotros los que nos alejamos

Dios siempre nos acompaña. Va con nosotros. San Agustín, en su famosa obra autobiográfica Confesiones escribió:

“Tú estabas conmigo, pero yo no estaba contigo.
Reteníanme lejos de ti aquellas cosas que,
si no estuviesen en ti, no existirían”.

Es lo que nos ocurre a menudo con Dios. Él está con nosotros, pero nuestro corazón se encuentra en otro lado, cerca de las apetencias del mundo, el dinero, el placer. Olvidamos nuestra alma inmortal con demasiada frecuencia por lo terrenal.

Padre fiel

Dios es un padre muy especial.

Una tarde que me encontraba en una oficina realizando unos trámites importantes, llegó un sacerdote que conocía bien.

De casualidad se colocó detrás de mí en la fila. Estaba consternado por la historia que un parroquiano le había confiado como amigo suyo y me la compartió.

Resulta que su amigo venía del hospital con los resultados de sus análisis médicos, le dieron un año de vida.

Angustiado pensó en sus hijos pequeños y su joven esposa. ¿Qué sería de ellos? Tomó el auto y se puso a dar vueltas por la ciudad sin rumbo fijo, clamando a Dios en su desesperación:

“Ayúdame Señor, no me dejes solo”.

Entonces sintió una suave brisa y escuchó una voz venida de atrás que con ternura le dijo:

“Yo estoy contigo”.

Es una historia maravillosa que no he podido olvidar. Y si un día dudas, busca en tu Biblia Isaías 41, 10 y lee:«

No temas, pues yo estoy contigo; no mires con desconfianza, pues yo soy tu Dios; yo te he dado fuerzas, he sido tu auxilio, y con mi diestra victoriosa te he sostenido.”  

Tags:
ayudadiospadreProvidencia Divinasoledad
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.