Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
sábado 12 junio |
Beata Mercedes María de Jesús Molina
home iconHistorias que inspiran
line break icon

Él se suicida tras matar a sus hijas: ella vuelve a vivir gracias a la fe

MOTHER AND LITTLE DAUGHTER,

triocean | Shutterstock

Silvia Lucchetti - publicado el 11/06/21

Giulia, aniquilada por el dolor del asesinato de sus dos hijas por parte de su exmarido, gracias a la fe y a un ángel disfrazado de psiquiatra, encuentra la fuerza para empezar a vivir de nuevo y volver a ser madre

A veces, incluso el libro más insospechado puede brindarte historias excepcionales, testimonios increíbles. El texto al que me refiero trata del suicidio en la policía italiana, un fenómeno gravísimo mucho más frecuente de lo que podemos imaginar.

El libro Il suicidio dentro la divisa. Il dovere di proteggere i protettori anche da sé stessi ”(Editorial Laurus Robuffo, 2021) lo redactó Luigi Lucchetti, mi padre -médico, psicólogo clínico y psicoterapeuta- que desde 1981 desarrolla su actividad profesional en el Servicio de Salud de la Policía Estatal, de la que se despidió en 2018.

El libro recoge doce historias suicidas todas diferentes entre sí. Compartimos una de ellas con ustedes porque arroja una luz de esperanza sobre una tragedia indescriptible.

Horror y asombro, los dos contrarios que distinguen este trozo de vida. La protagonista es una familia, una familia que lamentablemente ya no está unida como tantas otras, madre y padre son ambos policías, de cuyo amor nacieron dos niñas.

Aquí está la historia tal como la contó mi padre, a quien Giulia abrió su corazón por primera vez una mañana. Los nombres son obviamente ficticios para respetar la privacidad de los protagonistas de esta historia.

Roma, una mañana de septiembre de 1997.

Angelo, un policía recién jubilado, recoge a las pequeñas Ludovica y Vittoria, de 4 y 7 años, de su exmujer y compañera de la que acaba de separarse, para llevarlas a jugar con sus primos.

Son poco más de las 7 de la tarde, pero Giulia ya está ansiosa por no ver regresar a las niñas y por no poder ponerse en contacto con su padre. Va a la comisaría, donde intentan tranquilizarla que al fin y al cabo es sólo una demora, pero ahora se ha apoderado de ella un extraño presentimiento. Llega la noche y la mañana del día siguiente sin novedades.

Giulia está en la comisaría y, en un momento, un médico de la policía insiste en que tome un sedante mientras casi al mismo tiempo le dicen que han encontrado a las niñas. Ella no entiende mucho en ese momento, tal vez no quiera entender, y mientras tanto el hermano médico que la alcanzó la convence de que lo siga a un psiquiatra.

Mientras tanto, afuera, debajo de un puente, se encontró el auto con tres cuerpos destrozados por disparos, el conductor aún sostiene una pistola. Giulia, atiborrada de psicotrópicos, se encuentra acostada en la cama de su casa y VE claramente, en la cama contigua a la suya, a sus dos niñas jugando alegremente con una pelota: en ese momento siente que están muertas y que están ahí para despedirse primero de su madre para transmigrar a la otra dimensión.

Durante unos días no hará más que dormir sedada por las «bombas» de tranquilizantes que le dan y que seguirá ingiriendo en dosis masivas durante cuatro meses. Mientras tanto, dos veces por semana comienza a reunirse con un psiquiatra de la ASL, le gusta acudir, de hecho no puede esperar a que llegue el momento de reunirse.

Nicola es de Puglia como Angelo, pero él es un verdadero ÁNGEL, quien lentamente la ayuda a mirar y enfrentar el abismo de la desesperación. Después de cuatro meses, es el paciente quien le pide que deje de tomar las drogas: en cuanto su efecto se desvanece, Giulia FÍSICAMENTE siente un dolor en el pecho tan fuerte que cree que está sufriendo un infarto.

Ese dolor, que solo se había retrasado por la química, se apodera de su cuerpo por completo por un tiempo. Pero junto a ella, junto a Nicola, está su muy sólida familia: padre, madre y seis hermanos que se apiñan a su alrededor y discuten, además de la fe cristiana muy fuerte que le ha sido transmitida en casa desde que era niña.

La terapia lleva un año en curso cuando el psiquiatra le dice que ya no lo necesita, y que ahora es capaz de retomar el camino de la vida con sus propias piernas: pero si es necesario, la puerta de su consultorio siempre estará abierta para ella. Giulia está muy enferma, de hecho vuelve a sentir ese dolor en el pecho, pero esta vez es menos fuerte.

Ella realmente no sabe cómo, pero comienza a asistir a un hogar de acogida donde se alojan muchas niñas huérfanas o adoptivas con historias difíciles a sus espaldas: allí la llaman «la señora que trae los juguetes», porque cuando va a verlos les da los muchos juegos que pertenecieron a Ludovica y Vittoria. Durante dos años no podrá prescindir de la relación con este lugar donde siente la enorme necesidad de cariño que buscan estas criaturas sin pedirlo con palabras.

Mientras tanto, ocho meses después de ese septiembre vuelve al trabajo, a su uniforme, que también era el de Angelo y por el que se habían conocido. Tiene un poco de miedo al principio, pero descubre que el entorno se cierra y aprieta a su alrededor de una forma extremadamente protectora: decide quedarse ahí y renunciar a la idea de pedir un traslado que había madurado antes de regresar, para defenderse de los muchos fantasmas que asedian la mente de quienes viven una historia terrible como la suya.

Diez años después de aquel septiembre de 1997, Giulia conoce a Giuseppe, unos años mayor que ella, y siente que puede confiar en este hombre sólido y tranquilo que, junto con lo que Nicola ha hecho por ella, le ofrece la posibilidad de volver a tener fe en el género masculino.

Agosto de 2009: Giulia tiene 45 años, siempre ha sido regular con su período pero este mes no ha llegado, por otro lado, su madre también pasó por la menopausia aproximadamente a esta edad.

Mayo de 2010, nace Rebecca: UN DÍA PERFECTO.

Giulia sabe que habrá otro día perfecto, aquel en el que dos ángeles llamados Ludovica y Vittoria vendrán a llevarla para acompañarla a la otra dimensión. Mientras tanto, tiene el rostro lleno de luz y sigue vistiendo un uniforme azul y azul.

Traducido y adaptado de un artículo de la edición italiana de Aleteia

Tags:
familiainfanciasuicidio
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
Histórias com Valor
Después del coma, un niño asustó a su madre al decirle que conoci...
2
LITTLE BRIDESMAID
Felipe Aquino
La niña china que murió por reparar una ofensa a la Eucaristía
3
Ramón Antonio Pérez
María de San José y su ayuno total: “Durante diez años solo consu...
4
SOS DESAPARECIDOS
Alvaro Real
Olivia, Anna y el mal: ¿Por qué? Nos queda llorar y rezar
5
Lucía Chamat
Una curiosa foto de «Jesús» que conmueve a Colombia
6
PILAR SUEVOS
Dolors Massot
La receta de una mujer de 102 años sobre el matrimonio
7
ARGENTINA
Esteban Pittaro
Un juez suspendió la ley del aborto en Argentina y aquí sus argum...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.