Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
lunes 14 junio |
San Eliseo
home iconEspiritualidad
line break icon

Cómo mi culpa y mi debilidad me llevan a Dios

Pictrider | Shutterstock

Carlos Padilla Esteban - publicado el 11/06/21

La infidelidad en mis proyectos me debilita, mis incoherencias me hacen daño, pero no tienen por qué hundirme, sino todo lo contrario

El pecado tiene que ver con hacer algo que está mal, con provocar un daño con mis palabras, acciones u omisiones. Me enreda en mi debilidad y no me deja hacer crecer el reino de Dios a mi alrededor.

El pecado me hace peor persona, me envenena el alma, me vuelve rígido y me empobrece.

Hoy parece que dejo de sentir el peso de la culpa. Hago cosas y no me siento responsable ni culpable.

Creo que no tenía más remedio o que la culpa es de los que me provocaron con sus palabras y acciones.

Y entonces mi pecado ya no es pecado, es casi un accidente. Y yo no soy pecador. No me hace falta la misericordia, porque no hay culpa.

Sin culpa no hay posibilidad de redención

Explica el Génesis:

«Cuando Adán comió del árbol, el Señor Dios lo llamó y le dijo: – ¿Dónde estás? Él contestó: – Oí tu ruido en el jardín, me dio miedo, porque estaba desnudo, y me escondí».

El pecado al comer del árbol prohibido lo hizo consciente de su desnudez. Adán perdió la inocencia y la pureza en la mirada. Y pensó que el estar desnudo no estaba bien. Vio el mal donde antes veía sólo bien.

¿Es mi mirada la que enturbia lo que veo o es lo turbio de la vida lo que ensucia mi corazón?

Comer alimentos impuros no me vuelve impuro. Quizás soy yo en mi interior el que con su impureza ensucia todo a mi alrededor. Y no me doy cuenta.

La importancia de reconocerse culpable

Ser consciente de mi pecado me hace mejor persona. Pensar que no tengo nada de lo que arrepentirme me vuelve orgulloso e insensible.

La culpa en un grado sano es necesaria. Si no me siento culpable de nada de lo que hago me vuelvo cruel y rígido.

Me creo en posesión de la verdad y pienso que no actúo mal cuando sí lo hago. Si alguien sufre por mi culpa no es mi responsabilidad.

O si hiero con mis palabras sólo estoy siendo sincero. Y si esperan más de mí y no les doy lo que esperan pienso que tengo derecho a dar lo que yo quiera, que tengo que cuidarme.

Nada es por mi culpa. Nada de lo que sucede hace que me sienta responsable. Siempre son los demás o la mala suerte.

¡Soy débil!

En el relato bíblico ninguno asume su parte de culpa:

«Adán respondió: – La mujer que me diste como compañera me ofreció del fruto y comí. El Señor Dios dijo a la mujer: – ¿Qué has hecho? La mujer respondió: – La serpiente me sedujo y comí».

Culpo a los demás y yo quedo libre de toda culpa y pecado. Pensar así me priva de algo importante.

No pedir perdón es una carencia de mi alma. Si no siento esa necesidad es que tengo el corazón endurecido y seco.

Cuando me siento culpable, sin caer en los escrúpulos que no son sanos, me vuelvo más niño.

Acepto que no lo puedo hacer todo bien. Es imposible esa perfección que me impongo. Soy pequeño y débil.

Y el pecado forma parte de mi condición. Peco cuando callo y cuando hablo. Cuando pienso mal y cuando actúo con rabia.

Peco cuando no hago nada pensando que mis omisiones no son tan importantes, pero lo son. Lo que se queda sin hacer es mi responsabilidad.

El bien que no sucede por mi apatía y pereza es parte de mi responsabilidad de instrumento.

Soy hijo de Dios, soy apóstol. Y todo lo que no hago es una ausencia de bien.

¿No hago mal a nadie?

COMPUTER

El pecado es la imperfección propia de mi vida. Habrá pecados que brotan de mi herida, de mi dolor, de mi angustia. Pecados que son un desahogo, una salida a mi soledad.

Puede haber pecados que no hacen daño a nadie. Pero pueden ser pecados que no me hacen bien a mí. No me construyen por dentro, no me hacen libre.

La infidelidad en mis proyectos y deseos me debilita. Mis incoherencias me hacen daño.

Hay todo tipo de pecados en mi vida. A veces son faltas provocadas por mi debilidad o por mi imprudencia.

Tal vez no las pude evitar y sucedieron. No causaron mal a otros, tal vez sólo a mí en mi orgullo, en mi amor propio.

¡Soy débil!

GIRL PRAYS,

Quisiera tener una mirada pura para ver con facilidad la suciedad en mis actos, pensamientos y omisiones.

Que mi culpa nunca me hunda pero que sí me lleve a pedirle perdón a Dios de rodillas.

Vivir la misericordia en mi corazón es lo que me salva y fortalece. Leía el otro día:

«Muy a menudo lo que impide la acción de la gracia divina en nuestra vida no son tanto nuestros pecados o errores como esa falta de aceptación de nuestra debilidad, todos esos rechazos más o menos conscientes de lo que somos o de nuestra situación concreta».

Jacques Philippe, La libertad interior

La no aceptación de mi debilidad, de mi fragilidad, es lo que me aleja de Dios.

Ser consciente de mi pobreza, de mi impureza, me lleva a sentirme menesteroso y necesitado del amor de Dios.

Aceptar mi debilidad me salva del peligro de creerme invencible y todopoderoso, me salva del orgullo exagerado y de la vanidad que me alejan de los hombres y de Dios.

Aceptarme frágil me permite mirar a mi hermano y ver que no puedo construir yo solo un mundo nuevo.

Sentir la necesidad de Dios

No quiero bloquear la acción de Dios en mi interior. No quiero poner barreras que impidan su actuar.

El amor de Dios penetra cuando me sé necesitado y me abro a su poder. Eso ocurre cuando veo la debilidad en mí por mi pecado o mis fracasos.

Y Dios se acerca y me pregunta: «¿Dónde estás?».

Quiere encontrarme desnudo cuando huyo, cuando me escondo. Entonces me salva de mi sentimiento de indignidad.

Claro que no soy digno y no tengo derecho a la gracia, a la misericordia. Todo es un don que recibo de rodillas.

Tags:
culpamalmisericordiamoral
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
Histórias com Valor
Después del coma, un niño asustó a su madre al decirle que conoci...
2
PASSION OF THE CHRIST
Cerith Gardiner
7 pruebas y tribulaciones que Jim Caviezel enfrentó al interpreta...
3
SOS DESAPARECIDOS
Alvaro Real
Olivia, Anna y el mal: ¿Por qué? Nos queda llorar y rezar
4
Ramón Antonio Pérez
María de San José y su ayuno total: “Durante diez años solo consu...
5
MIRACLE
Maria Paola Daud
Mateo se perdió en el mar… ¡y apareció en brazos de papá!
6
MOTHER AND LITTLE DAUGHTER,
Silvia Lucchetti
Él se suicida tras matar a sus hijas: ella vuelve a vivir gracias...
7
Lucía Chamat
Una curiosa foto de «Jesús» que conmueve a Colombia
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.