Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
sábado 12 junio |
Beata Mercedes María de Jesús Molina
home iconEspiritualidad
line break icon

La sensibilidad de Jesús, un Dios con Corazón de carne

Adam Jan Figel | Shutterstock

Ignasi de Bofarull - publicado el 09/06/21

"Hija Mía querida, acércate a Mí. Muy cerca. Háblame al oído con el lenguaje de los grandes secretos; que tu corazón se vuelque en el Mío..."

Jesús nos ama con un Corazón de carne. El Señor posee, tras su pecho traspasado, un Corazón humano-divino.

Y sus sentimientos de amor tienen ese tenor: nos ama con afectos humanos y divinos en una medida que solo es posible en Dios.

En este mes de junio, mes del Sagrado Corazón, recordemos que Jesús nos ama apasionadamente hasta dar la vida por nosotros y luego, tras la Institución de la Eucaristía, se queda con nosotros hasta el fin de los tiempos en la Eucaristía, en el Sagrario. 

Ese es el amor de Dios, inerme, paciente, entregado, expuesto a nuestra frialdad.

Cristo tiene sed de nuestro amor y nuestra reparación

sacredheart

¿Y cómo le amamos y le correspondemos muchos de nosotros?  ¿Lo amamos con el corazón, con un corazón puro? o

¿O más bien nuestro amor es metódico y calculado, incluso a veces incrédulo e indiferente?

Cuál es nuestra respuesta a ese amor desmesurado: “Hasta aquí sí. Desde aquí no. Esto es imposible, Señor, sería excederme”.  

Su amor no es así: está lleno no solo de la grandeza de Dios, sino que además está colmado de sencillez, de ternura, de humildad, de paciencia, e, insistamos, de perdón.

¡Y no lo sabemos apreciar!

A veces nos espera tras la puerta de casa, aterido de frío. Otras veces, es un amor mendicante, que busca la unión, nuestro abrazo, una mirada, un detalle, un consuelo, reparación para su Corazón herido por nuestras traiciones.

Y a menudo le respondemos con indiferencia.

La devoción al Sagrado Corazón de Jesús

SACRED HEART OF JESUS

Lo hemos leído a menudo, los oradores sagrados nos lo han explicado desde que Jesús se apareció a santa Margarita María Alacoque en Parayle-Monial, Francia.

En 1675, durante la octava del Corpus Christi, Jesús se le manifestó con el Corazón abierto, y señalando con la mano su Corazón, exclamó:

“He aquí el Corazón que ha amado tanto a los hombres, que no se ha ahorrado nada, hasta extinguirse y consumarse para demostrarles su amor. Y en reconocimiento no recibo de la mayoría sino ingratitud.” […] «Mi Divino Corazón, está tan apasionado de Amor a los hombres, en particular hacia ti, que, no pudiendo contener en él las llamas de su ardiente caridad, es menester que las derrame valiéndose de ti y se manifieste a ellos para enriquecerlos con los preciosos dones que te estoy descubriendo los cuales contienen las gracias santificantes y saludables necesarias para separarles del abismo de perdición».

Una respuesta demasiado fría a un amor tan ardiente

Dios nos pide que le amemos por encima de todo, con todas nuestras fuerzas, con todo nuestro corazón, con toda nuestra mente.

¡Es el primer y mayor mandamiento del Decálogo!

Y no de un modo mesurado y contenido sino con un corazón de carne como leemos en Ezequiel, 36,26:

“Os daré corazón nuevo, y pondré espíritu nuevo dentro de vosotros; y quitaré de vuestra carne el corazón de piedra, y os daré un corazón de carne”.

Sin embargo, no acabamos de entrar en las verdades de este amor infinito de nuestro Dios y consecuentemente no acabamos de creérnoslo.

Incluso diría que hay muy buenos cristianos que cuando se entra en este capítulo no suelen entender casi nada y al oír hablar de este amor encendido, sufriente, lleno de fuego que Cristo nos dirige se encogen de hombros.

Consideran que estas expansiones amorosas son una forma poética de expresarse.

“Yo amo a Jesús y Él me ama. Pero dejémonos de metáforas y misticismos. Eso es cosa de santos y de artistas, de literatos y exaltados que nada tienen que ver conmigo. Él me salva y yo cumplo mi deber. Yo me comporto. Respeto los mandamientos. Pero que no me hablen de los sufrimientos del Señor (bastante tengo con los míos), ni de esa necesidad que tiene Jesús de nuestro amor y consuelo. Sí, es verdad, a veces dicen que tiene sed de nuestro amor, pero ese no es mi lenguaje”.

Y acaban diciendo algo que, si se queda ahí, puede ser un paso hacia una piedad muy limitada: “Es que yo soy muy racional”.

“Así suspira por Ti, oh Dios, el alma mía”

Es bueno ser racional y amar inteligentemente. Y reflexionar y ser prudente y formarse y tener una teología muy afinada para ser un buen apóstol.

Pero también es preciso, paralelamente, sin abandonar la racionalidad, caminar tras los pasos del Amado, contemplativamente, hasta lograr enamorarse del Señor. Y acabar cantando con el Salmo 41 (42):

“Como el ciervo anhela las corrientes de agua, Así suspira por Ti, oh Dios, el alma mía”.

Sin hacer cosas raras, pero siempre buscando la unión cada vez más esencial con Jesús porque sencillamente queremos complacer al Amado.

Sí, como una esposa que le ofrece toda la belleza de que es capaz a su Esposo para encandilarlo, tal como leemos en el Cantar de los Cantares, uno de los libros del Antiguo Testamento.

Algunos responderán que lo prioritario es contar con una ordenada vida ascética. Pero la vida ascética no es incompatible con la vida mística. Una vida mística que anda en silencio, pero encendida, en quietud, pero ardiente.

Es más, la vida ascética será la condición de posibilidad para que, sin dejarnos atrapar por el mundo, también sin perder el mundo de vista, logremos saltar hasta los brazos del Señor, en la Cruz, para ofrecerle nuestros dolores y compartir con Él, sin tonterías, la misma Cruz.

Entonces mi dolor cobra sentido cuando es un dolor ofrecido a Aquel al que amo con locura.

“¿Locura? Yo soy muy cuerdo”. Sí claro, pero el lenguaje del amor habla de la locura en la cordura.

Gabriela Bossis (1874-1950), una de las grandes místicas del siglo pasado

No fue una monja, ni vivió una vida retirada, opciones de vida por otra parte muy recomendables para quienes tienen esa vocación.

Es más, fue enfermera y escribió obras de teatro edificantes y algunas de ellas contaron con ella como actriz.

Y de esta forma viajó, con su arte, por Europa y América, llevando una existencia tranquila y a la vez llena de aventura.

En 1936 comenzó a transcribir sus diálogos directos con el Señor en unas revelaciones privadas que, a mi modo de ver, nos explican con gran delicadeza cómo es el amor del Jesús por nosotros.  

Una experiencia mística que vivió durante años hasta su muerte. Una muerte a la que llegó tras muchos dolores, todos ellos ofrecidos al Señor.

El Señor se le acercó y entabló una relación muy estrecha con ella, en coloquios directos, íntimos, que se convirtieron, con los años, en un libro llamado Él y yo.

Pero la pregunta es: ¿cómo le habla el Señor a Gabriela Bossis? Pues con la sencillez y la hondura que nace en su Sagrado Corazón:

“Mi Corazón es una Hoguera de celo y de Amor por vuestras entregas; pero, ¡qué pocos son los que se dirigen a Él!”.

Dejemos que el mismo Señor se exprese describiendo cómo debe ser nuestro amor y cómo es su Amor delicado:

“Pero no Me abandones un instante; aun en el reposo, descansa sobre Mi Corazón. ¡Si pudieras comprender la importancia que Le doy a la Unión! Debes entender que vuestra adhesión es lo que Me honra y glorifica, cuando por vosotros mismos y sin presión alguna venís a Mí. Es algo parecido a una petición de mano; ¿te acuerdas de cuando te pidieron? Estabas emocionada y orgullosa. Yo Soy también así y mucho más todavía, porque Yo Soy el más sensible y el más amante«.

San Juan Evangelista, punto de partida de la devoción del Sagrado Corazón

Juan es el discípulo amado, el que ausculta directamente el Sagrado Corazón apoyado en el pecho del Señor en la Santa Cena.

Juan es quien testifica cómo la lanza del soldado Longinos atraviesa el costado de Jesús crucificado para herir su Corazón. A él se refiere el Señor en este último texto del libro de Gabriela Bossis: Él y yo.

Y el contenido de este mensaje es muy claro: el Señor nos da amor a raudales y también nos pide incesantemente nuestro amor rendido.  

Nos pide que le consolemos, que le acompañemos, que reparemos por los dolores que padece su Corazón con la máxima ternura:

«Hija Mía querida, acércate a Mí. Muy cerca. Háblame al oído con el lenguaje de los grandes secretos; que tu corazón se vuelque en el Mío. Nunca Me has dicho demasiadas cosas. No eres suficientemente confiada. Dímelo todo, dámelo todo, con profunda humildad. Como Juan, a quien Yo tanto amaba, y que escogía siempre el último lugar. Tú Me darás gozo y consolación, como Juan. No creas que abunden los que tienen la idea de consolarme y estén dispuestos a tomarse una molestia para darme una prueba de amor. Y sin embargo, aun a vosotros, os da gusto cuando recibís una prueba de afecto: ¿Qué decir de Mí, el más tierno, el más afectuoso, el más sensible?”.

Tags:
afectividadamorjesusSagrado Corazón
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
Histórias com Valor
Después del coma, un niño asustó a su madre al decirle que conoci...
2
LITTLE BRIDESMAID
Felipe Aquino
La niña china que murió por reparar una ofensa a la Eucaristía
3
Ramón Antonio Pérez
María de San José y su ayuno total: “Durante diez años solo consu...
4
SOS DESAPARECIDOS
Alvaro Real
Olivia, Anna y el mal: ¿Por qué? Nos queda llorar y rezar
5
Lucía Chamat
Una curiosa foto de «Jesús» que conmueve a Colombia
6
PILAR SUEVOS
Dolors Massot
La receta de una mujer de 102 años sobre el matrimonio
7
ARGENTINA
Esteban Pittaro
Un juez suspendió la ley del aborto en Argentina y aquí sus argum...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.