Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
domingo 19 septiembre |
San Jenaro
home iconEspiritualidad
line break icon

Lo que realmente te hace amar la vida

TimeImage Production | Shutterstock

Carlos Padilla Esteban - publicado el 10/05/21

La principal causa de infelicidad nace en mis relaciones, la vida merece la pena si soy capaz de amar y de recibir amor

Jesús me invita a permanecer alegre y confiado. Lo único que me pide Jesús es que me deje amar y que ame. Me pide que me entregue por mis amigos y que si así lo hago me llenaré de alegría y esa alegría llegará a ser plena.

El amor da alegría. Amar a los que me aman. Amar y ser amado.

El éxito en la vida se mide no por los logros en el trabajo. Eso trae una felicidad pasajera. Pero a la larga lo que permanece es el amor recibido y entregado. Lo demás pasa y se olvida.

Quisiera ser feliz en los amores de mi vida. A menudo no es así y la principal causa de infelicidad nace en mis relaciones familiares o de amistad.

Me complico amando. No me doy con libertad. Exijo más de la cuenta. Y no me siento amado cuando sí me están amando.

Amar como los niños

NATURE

Tal vez me falta tener un corazón de niño. Alegre y confiado. Es la única forma de crecer en esta vida. Decía el padre José Kentenich:

«Y ese amor filial no es una mera etapa de nuestra vida. Es la fuente siempre creciente de todas las otras formas de auténtico amor».

King, Herbert. King Nº 2 El Poder del Amor

Amar como los niños es un don. Amar como ese niño pequeño que no tiene nada que exigir porque todo lo recibe con alegría.

La alegría viene del amor

FRERES ET SOEURS

Quiero amar sin rencores. Es tan fácil sentirme herido cuando tengo expectativas imposibles de cumplir…

Es tan fácil guardar dolor en el alma cuando no olvido y no perdono. Entonces no logro amar con libertad.

Es tan difícil vivir con alegría cuando no hay amor en mi vida…

Podré tener éxito en todo lo demás, pero si me siento solo y despreciado, si no recibo amor de aquellos a los que amo, la felicidad es imposible.

Conozco a tantas personas que viven tristes y amargadas. Tantos corazones rotos y heridos que ya no parecen aptos para un amor verdadero que les dé felicidad.

El amor sano es fecundo, libera y enaltece. El amor sano me hace sentir amado.

Ansío un amor inmerecido, incondicional. No hay nada tan gratuito como ese amor que llevo dentro.

Sé que cuanto más ame más feliz seré. Cuanto más se ensanche mi corazón más paz tendré.

Amigos de verdad

GIRLS, HUG, NATURE

Quiero tener un corazón pleno y alegre. Quiero amar y ser amado por mis amigos.

¿Quiénes son mis amigos de verdad en este mundo que me vende amistades superficiales que se quedan a la altura de la piel?

Busco amistades en Cristo, hondas y verdaderas. Amistades que nadie pueda quitarme nunca.

Llevan el sello de la eternidad. Y todo porque Jesús es mi amigo y me muestra el valor de la amistad.

Sed de infinito

Jesús Adrián Romero escribe hablando de la sed de infinito de mi alma:

«Esta añoranza es tan fuerte que a veces me hace pensar que ya viví en ese lugar, pero no está en mi memoria, es como si el recuerdo estuviera escondido en mi subconsciente. Este concepto de hogar es un suspiro que no acaba. Se esconde en mis poemas y en mis canciones. Se escapa en mis suspiros y mis oraciones. No podría ser más afortunado con la heredad que me ha tocado. Mi esposa y mis hijos son una fuente de satisfacción inagotable. Tengo amigos con los que puedo reír hasta el llanto, y muchas razones para sentirme contento, pero esta añoranza me persigue como sombra. A veces me siento como un exiliado tratando de regresar a un país que no conozco. Un lugar donde se habla un idioma que se me ha olvidado».

La añoranza de un hogar en el corazón de Dios me habla de mi sed de cielo, de plenitud, de un amor infinito que aquí en la tierra acaricio torpemente en los amores humanos.

Anhelo algo que aún no poseo. Como los niños que sueñan con el abrazo de su madre antes de conciliar el sueño.

Quiero vivir así cada día. Cobijado en el corazón de Dios. Y saber que la vida merece la pena si soy capaz de amar y de recibir amor.

Esa amistad humana me salva y levanta cada mañana. No me quedo en las insatisfacciones provocadas por el pecado que me limita.

Sueño con fuerza y confío en lo que Dios puede hacer conmigo. Él me enseña a amar y salva mi alma.

Tags:
amistadamoreternidadsed

Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
Gelsomino del Guercio
Los asombrosos diálogos entre el diablo y un exorcista del Vatica...
2
HERALDOS
I.Media
La Santa Sede intenta cerrar las escuelas de los Heraldos del Eva...
3
PAURA FOBIA
Cecilia Pigg
La oración corta que puede cambiar un día estresante
4
VACCINE
Jaime Septién
¿Covid-19: vacunarse o no vacunarse?
5
SINDONE 3D
Lucandrea Massaro
El Hombre de la Sindone, reconstruido en 3D: ¡Son verdad los Evan...
6
BEATRIZ
Pablo Cesio
¿Dónde está Beatriz? El extraño caso de la mujer que desapareció ...
7
I.Media
Benedicto XVI: El hombre ya no es un «regalo» sino un «producto»
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.