Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
viernes 24 septiembre |
Virgen de la Merced
home iconMúsica
line break icon

Para detenerse… “Delante de la Cruz”

DELANTE DE LA CRUZ

Canto Catolico

Martín Susnik - publicado el 03/04/21

Estreno de Canto Católico para meditar en Viernes Santo

Escribe Romano Guardini en su Via Crucis al meditar sobre la undécima estación (Jesús es clavado en la cruz): “Lo que sucede ahora es tan horrible que quisiera uno huir para no tener que presenciarlo.

Y ver cómo lo crucifican y levantan la cruz… ¡Oh, mi Señor y Salvador…! Pero yo no tengo derecho a escapar; debo quedarme aquí, pues Él padece por mí. Hasta ahora, Jesús ha podido al menos recorrer el camino, moverse, esforzarse. En este momento, todo eso cesa. Ya no puede hacer más que estar suspendido en silencio y resistir.”

Y agrega más adelante: “¡Oh Señor, perdona a este pecador! Pues soy culpable de tu desgracia. Y haz que Tu pasión no quede sin fruto en mi vida. Haz que yo experimente en mí tu paciencia y tu energía divina.”

Estos son días muy especiales para meditar sobre el misterio de la crucifixión. A tono con ello, la Fundación Canto Católico presentó en las redes su último estreno: “Delante de la Cruz”.

Se trata de la musicalización de un profundo soneto, adaptación de Rafael Sanchez al texto de la Liturgia de las Horas. En sus cuartetos reflexiona sobre nuestros ojos y nuestros labios, simbolizando nuestras facultades operativas, con las que en reiteradas ocasiones ofendemos a Dios, pero que pueden ser también redimidas si se centran en Cristo, quien nos ha salvado mediante su sacrificio.

Si nosotros nos “clavamos” a Cristo crucificado, hemos de participar también de su vida, como se expresa en los tercetos finales.

Delante de la cruz los ojos míos
se me queden, Señor, así mirando,
y sin ellos quererlo estén llorando,
porque pecaron mucho y están fríos.

Y estos labios que dicen mis desvíos,
se me queden, Señor, así cantando,
y sin ellos quererlo estén rezando,
porque pecaron mucho y son impíos.

Y así con la mirada en vos prendida,
y así con la palabra prisionera,
como a la carne a vuestra cruz asida

se me quede, Señor, el alma entera;
y así clavada en vuestra cruz mi vida,
Señor, así cuando queráis me muera.

En cuanto a la composición, se trata de una pieza de Jorge Álvarez en la que, como era de esperarse por la temática, predominan los tonos menores. Los arreglos son simples, pero destacables.

El piano, marcando las negras, lleva adelante un andante que simboliza la caminata de Jesús hasta el Calvario, y mediante algunas corcheas casi stacatto refuerza el momento de los clavos en el verso correspondiente. Acompañan al piano dos cellos que, como explica el arreglista, “se unen respetuosamente en esta peregrinación tras las huellas del Crucificado.

Cada uno de ellos suena de manera intercalada, como si fuesen dos piernas agotadas que caminan alternadamente. El fino contrapunto de ambos cellos simboliza también la persecución de muerte queriendo llevar consigo a la vida. Ésta última es interpretada por el cello II, el cual transita por notas de reposo, mientras que la muerte es ejecutada por el cello I, el cual transita casi exclusivamente por disonancias.

Esta tensión angustiosa sólo se resuelve al final del canto, cuando ambos cellos se unen en la misma nota, dando a entender que por fin muerte y vida se han encontrado en la muerte de Jesús, anunciada en el ofrecimiento del verso final: Señor, así, cuando queráis me muera.” El último acorde es en tono mayor, insinuando y anticipando el Domingo de Resurrección.

La producción audiovisual es igual de sobria que la letra y la música, pero también completa de profundo contenido. Con poca iluminación y ubicados entre ruinas de algún templo, vemos a los dos cellistas contemplando la Cruz, acompañada ésta apenas por la luz de dos velas. Las imágenes son profundamente sugestivas e invitan, al igual que la canción, a una actitud orante, contemplativa y suplicante.

En la duodécima estación del Via Crucis, ante la muerte de Jesús en la Cruz, dice Guardini: “Señor, Tú me has salvado; te lo agradezco de todo corazón. Me has mostrado también cómo puedo sobrellevar mi dolor y cómo puedo superarlo por mí mismo: mediante el amor.

Sólo podré sobrellevarlo si lo recibo, como Tú de la mano del Padre. Si confío en que sólo podré superar el dolor si lo convierto en una bendición para otros, como Tú hiciste. Si lo sobrellevo y lo ofrezco al Padre por los que amo, por todos a los que quiero ayudar.

Entonces, mi dolor participará en la omnipotencia de tu pasión; atraerá la gracia del Padre y prestará ayuda donde nada ni nadie puede hacerlo. Y entonces también me ayudará a mí, al saber que no sufro en vano, sino que mi sufrimiento supone una bendición para otros.”

Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
PADRE PIO
Philip Kosloski
Cuando Padre Pío rezaba por alguien, decía esta poderosa oración
2
Ary Waldir Ramos Díaz
Papa Francisco: Puede que yo merezca insultos, pero la Iglesia no
3
Ary Waldir Ramos Díaz
El Papa Francisco afirma que la ideología de género es «diabólica...
4
JIM CAVIEZEL
J.P. Mauro
El impactante tributo de Jim Caviezel a la Virgen María
5
crisis man
Marzena Wilkanowicz-Devoud
Los poderosos consejos de 3 monjes para vencer la desgana
6
Maria Paola Daud
Cuando la Virgen María detuvo la lava del volcán Etna
7
ANMOL RODRIGUEZ
Domitille Farret d'Astiès
Atacada con ácido cuando era bebé, Anmol Rodriguez supera e inspi...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.