Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
martes 21 septiembre |
San Mateo
home iconEspiritualidad
line break icon

A las mujeres que me han hecho ser quien soy: ¡Gracias!

Victoria Chudinova | Shutterstock

Carlos Padilla Esteban - publicado el 25/03/21

Cualquiera podría hacer propias las emocionantes palabras de este hombre que se siente engrandecido y completado por la feminidad

Hoy me detengo a pensar en la mujer. Hoy pienso en tantas mujeres a las que admiro y quiero, en todas esas mujeres que me han marcado en mi camino de vida y han formado con su entrega mi corazón de hijo, de padre, de hermano, de amigo.

Uno es a imagen de las personas que ha amado y le han amado.

Madre, hermana, amiga, profesora, hija…

BABY
Kenkuza - Shutterstock

Al pensar en la mujer pienso en mi madre, la primera. Ella supo calmar mis miedos y me hizo creer en la belleza que había en mí y que en muchos momentos sólo ella veía.

Ella fue una mujer fuerte y sensible, valiente y muy capaz, trabajadora, luchadora y muy consciente de su valía. Me enseñó a luchar por lo que yo quería sin negociar nunca el esfuerzo.

Pienso en mi hermana, la mayor, mi única hermana que con su alegría y entusiasmo, con su vitalidad y amor por la vida me dio fuerzas siempre para luchar y vivir.

También en mis amigas, esas que han jalonado mi historia, me han hecho como soy, más hondo y más de Dios.

Pienso en mis profesoras, que me cuidaron sacando el valor de mi corazón.

Y en mis hijas, esas que me han abierto su alma en este camino de la vida. Me han enseñado la hondura de su corazón con confianza y me han hecho sentirme pequeño a su lado, pecador y superficial en mi entrega. Me han enseñado a ser padre y me han dado alas para crecer.

Pienso en tantas mujeres consagradas que con su pertenencia a Dios por entero en su vida me han hecho querer ser más de Dios, más dócil y valiente en mi entrega sacerdotal.

Pienso en tantas mujeres que me han enseñado el valor de la vida con su maternidad y me han dado herramientas para aprender a amar yo como aman ellas.

Generosidad, belleza, emoción, amor…

Me arrodillo ante el alma de tantas mujeres que son un ejemplo en mi vida. Por su generosidad, por su transparencia, por su belleza interior, por su honestidad, por su emoción, por su amor abnegado, por su entrega sacrificada, por su saber renunciar sin exigir nada.

Di aerophoto|Shutterstock

Pienso en la necesidad que tengo de mirar con pureza el corazón de la mujer y admirarme de esa belleza que me completa y engrandece.

Pienso en todos esos valores que veo en el corazón femenino que yo mismo quisiera hacer míos, para la vida.

Me conmueve siempre su sensibilidad para compadecerse ante el que sufre, para amar hasta el extremo llevando cargas imposibles, para hacer de la vida un sacrificio santo por aquellos a los que aman.

Me emociona esa pureza recia y firme en medio de tiempos convulsos en los que lo fácil es lo que todos buscan, vivir yo bien sin preocuparme de los otros.

Admiro esa mirada pura de la mujer que sabe descubrir lo que está escondido y sorprenderse con la vida que se le regala.

María

STATUE MEDJUGORJE
Adam Jan Figel I Shutterstock

Miro también a la Virgen María en su entrega audaz, fiel y silenciosa. Ella es mi Madre y educadora. La que me enseñó a pasear por el jardín de Dios, de su mano.

Pienso en Ella que fue la mujer firme y fiel, alegre, y confiada al pie de la cruz más dolorosa. Abrazada en silencio al cuerpo muerto de su hijo.

¡Gracias!

Pienso en tantas mujeres que no son comprendidas en su dolor. Pienso en el sufrimiento de muchas mujeres que se sienten abusadas, oprimidas, abandonadas, no valoradas ni tomadas en cuenta. Mujeres no escuchadas, no admiradas, en medio de tantos silencios que no enaltecen ni elevan el corazón.

Y al mismo tiempo pienso en tantas mujeres que pueden expresar su voz, hacer valer su talento, su belleza interior. Ellas han encontrado su lugar en el mundo, no callan, no se someten y dicen la verdad con la entrega de su vida.

Creo que tendría que entonar cada día un canto de gratitud por todas aquellas mujeres que forman parte de mi camino.

CARD
FTiare | Shutterstock

Pienso en las mujeres que acompañaron a Jesús en este tiempo difícil antes de su muerte. Fieles cuando muchos de sus amigos huyeron por miedo a los judíos.

Doy gracias por esas mujeres no reconocidas, no valoradas, no tomadas en cuenta. Ojalá mi corazón de hombre supiera siempre agradecer su presencia en mi vida, en mi historia.

Tantas mujeres santas que han sabido escuchar a Dios en su corazón y han logrado enseñar el valor de la entrega a sus hijos, o han permanecido fieles en la soledad con el corazón elevado a lo alto.

Doy gracias por esa sensibilidad y capacidad para respetar la originalidad de la vida a ellas confiada. La maternidad espiritual que da a luz vida para este mundo.

Admiración

Shutterstock / Roman Samborskyi

Me conmueve su entrega silenciosa, su cuidado constante y su inteligencia para enfrentar los conflictos y contratiempos que trae la vida.

Su madurez para dar valor a lo importante y quitárselo a lo más superficial.

Admiro a esas mujeres fuertes y valientes que no se dejan llevar por el juicio de ningún hombre y siguen adelante luchando por aquello en lo que creen. No se sienten menos que nadie. Y luchan con fe por todo aquello que aman.

Me gusta percibir la inocencia en la mirada de unos ojos de mujer. Y la pureza de un alma grande que está atenta siempre para cuidar la vida.

Infinito respeto

ELDERLY WOMAN
TierneyMJ I Shutterstock

Hoy me acerco con cuidado al alma de aquellas mujeres que me abren su vida. Con manos temblorosas no quiero herir con palabras, ni con silencios.

Valoro el mundo escondido en el alma de toda mujer que me enseña el valor de la generosidad sin medida.

Hoy le pido a María, mi Madre, que me enseñe Ella a cuidar con respeto a toda mujer y valorar y cuidar al mismo tiempo lo femenino que Dios ha sembrado en mi interior. A valorar mi sensibilidad y mi emoción como un don que me acerca a Dios y a los hombres.

Hoy doy gracias por la mujer y rezo por todas las mujeres que llevo grabadas en mi alma para siempre.   




Te puede interesar:
Oración por la mujer

Tags:
agradecimientoamorhombre y mujermujer
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
JIM CAVIEZEL
J.P. Mauro
El impactante tributo de Jim Caviezel a la Virgen María
2
Gelsomino del Guercio
Los asombrosos diálogos entre el diablo y un exorcista del Vatica...
3
HERALDOS
I.Media
La Santa Sede intenta cerrar las escuelas de los Heraldos del Eva...
4
PAURA FOBIA
Cecilia Pigg
La oración corta que puede cambiar un día estresante
5
DEVIL,THUMBS UP
Marcello Stanzione
Así avanza la propaganda satanista en internet
6
SINDONE 3D
Lucandrea Massaro
El Hombre de la Sindone, reconstruido en 3D: ¡Son verdad los Evan...
7
EUCHARIST
Philip Kosloski
Esta hostia eucarística fue filmada sangrando y latiendo como un ...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.