Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
domingo 11 abril |
San Miguel de los Santos
home iconEstilo de vida
line break icon

¿Por qué los padres nunca dejan de sufrir por los hijos?

CARING

vrymmnt | Shutterstock

Orfa Astorga - publicado el 24/03/21

Honrar a los padres no es tanto no herirles en su dignidad, como no defraudar sus expectativas de corresponder a su amor

En las celebraciones importantes de familia, mi padre tomaba la palabra antes de bendecir la mesa. Siempre aconsejaba que debíamos permanecer unidos en el amor aportando a la sociedad nuestros valores, con los que jamás debíamos transigir.

Seriamos una inyección intravenosa en la sociedad.

Y modestia aparte, lo hemos cumplido por haber sido beneficiarios del amor que unió a mis padres en una dimensión, en la que siendo solo uno, vivieron la alegría y el amor al darnos la vida y educarnos. Para ellos fue como las dos caras de una misma moneda, pues el amor, aun cuando es un bien en sí mismo, tiene forma de cruz.

Y fue así que nuestra historia familiar se fue acrisolando en lecciones que ahora forman parte de nuestra propia experiencia, acerca de que nadie puede amar si no se sabe y siente amado.

Aquí algunas de ellas:

Sobre las inevitables contingencias de la vida y mientras aprendíamos a ser generosos y responsables, mis hermanos y yo, también les provocamos dolores morales, poniendo a prueba su fortaleza más intima al sobrellevarnos con ilusión y paciencia.

Es así, porque los actos morales buenos o malos de los hijos siempre serán fuente de gozo o dolor en los padres, y la medida de su felicidad.

Amor correspondido

Los hijos solemos no comprender que, para honrar a nuestros padres, más que evitar ofenderlos en su dignidad debemos evitar el herirlos en sus expectativas de amor.

Los padres en su amor desean verse correspondidos y siempre esperan una frase de cariño o una caricia, guardando silencio y disimulando su tristeza ante el desamor de sus hijos.

Sufriendo ante su debilidad o altivez.

Los padres experimentan vívidamente las emociones de sus hijos.

Es así, pues acompañan a cada uno de sus hijos mientras crecen identificándose con sus alegrías, su inagotable capacidad de asombro, sus pequeñas o grandes contrariedades, descubriendo y aceptando su ser con un amor entrañable.

Dios les premia volviendo a vivir en cada hijo.

Sufrir con el hijo

Por orgullo o una insana rebeldía, los hijos tomamos decisiones sinconsultarlos o dejarnos ayudar en nuestros errores.

A los padres nada desanima más que la imposibilidad de ayudar a un hijo, resultándoles muy arduo amar, a quién no se deja querer.

Mas no desisten en sembrar amor para cosechar amor.

Los padres sufren el dolor más grande por las penas de un hijo.

Ante la pena de un hijo, los padres no solo la sufren con la cabeza o con el corazón, sino que la sienten en sus mismas entrañas.

Y en silencio ofrecen sus vidas ante la más dura prueba en algún hijo.

Nos educan como un servicio, y en ocasiones el corregir, les cuesta sus propias lágrimas.

Es así cuando después del conflicto esperan ansiosos el regreso de las sonrisas, la paz y la armonía, pues son siempre indigentes en el amor de sus hijos.

Los padres no aspiran a la sola buena voluntad de los hijos, sino a saberse en su corazón.

Es ahí donde quieren tener su morada mientras vivan y cuando hayan partido.

Nunca dejamos de ser hijos

Los hijos aun adultos gozan de la presencia de los padres y gustan de atraer su atención para obtener una sonrisa, disfrutar de una caricia o una mirada de complicidad, como cuando eran niños.

Es así, porque los padres siempre profesan un amor incondicional, y el hijo, al saberse amado incondicionalmente, no se avergüenza de manifestar ciertos rasgos de su infancia en plena madurez, en un descanso de su alma.

Quien no ha alimentado dentro de sí los lazos familiares, tampoco conseguirá más tarde que se despierte el amor hacia la sociedad. Por el contrario, quien en la escuela del gozo y el dolor ha aprendido a amar a sus padres y hermanos, puede también más tarde amar a una colectividad: sólo él será capaz de ver hermanos en los hombres pues la comunidad humana se basa en el amor y la confianza, y estos dos sentimientos sólo se desarrollan pasando por la familia. Alfonso Osorio de Rebellon Yohn. Psicopedagogía de las relaciones intergeneracionales, Universidad de Navarra.

Consúltanos escribiendo a: consultorio@aleteia.org

Tags:
afectividadancianosfamiliapadres-hijos
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
QUEEN ELIZABETH WEDDING
Adriana Bello
Las bodas de titanio de la reina Isabel II y el príncipe Felipe
2
EVALUNA MONTANER
Angeles Conde Mir
Evaluna Montaner trata “de explicar lo inexplicable” en su última...
3
Portaluz
Cuando la Virgen anunció un genocidio
4
SZCZEPIONKA NA KORONAWIRUSA
Kathleen M. Berchelmann
Lo que los católicos necesitan saber sobre las vacunas
5
Attentat Indonésie
Agnès Pinard Legry
Este héroe evitó una masacre en la catedral esta Semana Santa
6
Archbishop Georg Gänswein
I.Media
Gänswein: Benedicto XVI esperaba vivir solo unos meses después de...
7
SAINT JOSEPH
Philip Kosloski
Esta antigua oración a san José es “conocida por no fallar nunca”
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.