Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
sábado 23 octubre |
San Juan Pablo II
Aleteia logo
home iconEstilo de vida
line break icon

¿Puede la fatiga pandémica apagar la alegría cristiana?

PORTRAIT

Shutterstock | dissx

Benito Rodríguez - publicado el 19/01/21

Claves para mantener la alegría cristiana pese a la fatiga pandémica

Me noto saturada. Estoy agotada. Muchos días estoy triste. La situación me tiene bloqueada”.

Quizás se sienta usted identificado con esta frase. Es real. De una mujer cristiana, madre de familia trabajadora que siempre ha destacado por su sonrisa y sensibilidad. Ese sentir está muy extendido. Es lo que los expertos denominan “fatiga pandémica”, el cansancio o hartazgo asociado a una pandemia.

En este ejemplo, las alertas saltaron cuando su propia hija, menor de edad, pidió a su madre que “por favor estuviera más alegre”.  ¿Cómo mantener o recuperar la alegría

ante una situación tan complicada como la que está generando el coronavirus?

Encontramos cinco claves de la mano de los tres últimos Papas.

La alegría cristiana puede convivir con el sufrimiento

Según un estudio de la Universidad de Comillas, una de cada tres personas en países golpeados por la pandemia sufren esta fatiga. Las expectativas no son muy optimistas. Para Antonio Cano, presidente de la Sociedad Española para el Estudio de la Ansiedad “el hecho de que el 2021 vaya a ser un año de pandemia, de mascarillas y de guardar la distancia social, va a producirnos fatiga”. Pero, como dijo San Juan Pablo II, “una característica inconfundible de la alegría cristiana es que puede convivir con el sufrimiento”.

La alegría: un mandato y una actitud

La alegría para el cristiano es un imperativo:

“Alegraos siempre en el Señor; os lo repito, alegraos… El Señor está cerca” (Flp 4,4-5).

Es una exhortación de Pablo a los cristianos de Filipo que se hace extensible hasta nuestros días. Una llamada a buscar esa alegría que no está sujeta a una vida fácil sin dificultades, ni a los cambios de ánimo, sino a una profunda actitud que nace de la fe y de sentirse salvados por Cristo.

Juan Pablo II daba además una clave:

“Dios no está lejos, sino cercano; que no es indiferente, sino compasivo; que no es ajeno, sino un Padre misericordioso que nos sigue con cariño en el respeto de nuestra libertad: este es motivo de una alegría profunda que las cambiantes vicisitudes cotidianas no pueden arañar”.

Durante la homilía del 28 de mayo en Santa Marta, Francisco definió la alegría cristiana como “la respiración del cristiano, el modo de expresarse del cristiano”. Y añade “no es algo que se compra o yo la hago con el esfuerzo: no, es un fruto del Espíritu Santo”.

En la exhortación “La Alegría del Amor”, Francisco habla de buscar esa alegría en la familia cristiana, “un proyecto fascinante que implica no sólo sacrificio y entrega, sino también recibir de los otros. Y esto es fuente de alegría, la alegría de saber amar y saberse amado. Un ideal que la familia cristiana realiza de modo pleno”.

Al igual que es bueno educar a los hijos en un clima de respeto y amor en casa, también en la alegría. Una casa alegre es contagiosa, es atractiva, es evangelizadora. 

Cinco claves para encontrar la alegría cristiana

A la luz del magisterio de los tres últimos Papas, se pueden enumerar las siguientes claves para alcanzar la alegría cristiana.

Pedirla al Espíritu Santo

Tanto Francisco como Juan Pablo II inciden en esto.  No se trata de un don, pero sí -como dice Benedicto XVI“una aspiración grabada en lo más íntimo del ser humano”. Es, por tanto, un fruto del Espíritu, que es quien nos permite sabernos hijos de Dios.

Identificar a la tristeza como el gran enemigo.

Benedicto XVI, en su mensaje por la JMJ de 2012, que “en un mundo marcado a menudo por la tristeza y la inquietud, la alegría es un testimonio importante de la belleza y fiabilidad de la fe cristiana”.

Santo Tomás decía que la tristeza tiene “su origen en el amor desordenado de sí mismo”.

Entusiasmo por hacer el bien.

Benedicto XVI nos pide “ser útiles para el prójimo”.

Francisco nos insta a salir del egoísmo:

“Cuando la vida interior se clausura en los propios intereses, ya no hay espacio para los demás, ya no entran los pobres, ya no se escucha la voz de Dios, ya no se goza la dulce alegría de su amor”.

Decía Teresa de Calcuta recordando las palabras de Jesús: «Hay más dicha en dar que en recibir» (Hch 20,35), decía: «La alegría es una red de amor para capturar las almas. Dios ama al que da con alegría. Y quien da con alegría da más».

Buscar y valorar las “alegrías sencillas” que cada día nos brinda el Señor.

Benedicto XVI enumera algunas:

“La alegría de vivir, la alegría ante la belleza de la naturaleza, la alegría de un trabajo bien hecho, la alegría del servicio, la alegría del amor sincero y puro. Y si miramos con atención, existen tantos motivos para la alegría: los hermosos momentos de la vida familiar, la amistad compartida, el descubrimiento de las propias capacidades personales y la consecución de buenos resultados, el aprecio que otros nos tienen, la posibilidad de expresarse y sentirse comprendidos…”

La regla de oro: el encuentro personal con Cristo.

Los tres Papas coinciden en que el alma del cristiano goza en el encuentro con el Señor. Es fuente de alegría. Dios es amor eterno, alegría infinita.

Benedicto XVI relata cómo el Padre quiere regalarnos esa alegría:

“En la hora de la Pasión de Jesús, este amor se manifiesta con toda su fuerza. Él, en los últimos momentos de su vida terrena, en la cena con sus amigos, dice: «Como el Padre me ha amado, así os he amado yo; permaneced en mi amor… Os he hablado de esto para que mi alegría esté en vosotros, y vuestra alegría llegue a plenitud» (Jn 15,9.11). Jesús quiere introducir a sus discípulos y a cada uno de nosotros en la alegría plena, la que Él comparte con el Padre.»

Los pontífices recuerdan además cómo el Evangelio está lleno de ejemplos: María Magdalena y otras mujeres reconocieron a Jesús Resucitado cuando fueron al sepulcro. Estaban «llenas de miedo y de alegría», y corrieron a anunciar la feliz noticia a los discípulos. Jesús salió a su encuentro y dijo: «Alegraos» (Mt 28,8-9).

Juan el Bautista saltó de gozo en el seno de santa Isabel al sentir la presencia del Verbo Encarnado (cfr. Lc 1, 45); a los pastores acudieron al Portal tras serles anunciado «una gran alegría, que lo será para todo el pueblo: hoy os ha nacido en la ciudad de David, el Salvador, que es el Cristo, el Señor» (Lc 2, 11); los Magos «se llenaron de inmensa alegría» (Mt 2, 10) al volver a ver la estrella que les conducía a Belén; y podríamos seguir con la alegría de paralíticos, ciegos, leprosos y enfermos curados por Jesús. 

Incluso junto a la Cruz, la alegría del Buen Ladrón al saber que ese mismo día estaría con Jesús en su Reino (cfr. Lc 23, 42-43).

Buscar el encuentro personal con Cristo en la oración, en la familia, en el prójimo, en la Palabra, será siempre fuente de alegría cristiana. La que no se apaga.


JOSEMARIA

Te puede interesar:
Diez frases de san Josemaría para recuperar la alegría

Estas palabras de San Josemaría también te animarán a recuperar la alegría.

Tags:
alegriacristianismopandemia
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
Aleteia Brasil
¡Cuidado con las oraciones de sanación y liberación!
2
Francisco Vêneto
Los pasajeros aplauden a los pilotos después de un vuelo de 36 ho...
3
Ary Waldir Ramos Díaz
Un niño le da una lección al Papa Francisco en plena audiencia ge...
4
VENEZUELA
Ramón Antonio Pérez
Cuando la vida surge del atroz abuso a joven discapacitada
5
newborn
Mathilde De Robien
15 nombres de niña cuyo significado conecta con Dios
6
PAPIEŻ BENEDYKT XVI
I.Media
Emocionante carta de Benedicto XVI ante la muerte de su mejor ami...
7
FALSO
Ary Waldir Ramos Díaz
¿La cruz pectoral del papa Francisco es masónica? 
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.