Aleteia logoAleteia logoAleteia
martes 30 noviembre |
San Andrés
Aleteia logo
Estilo de vida
separateurCreated with Sketch.

Vivir las cosas pequeñas en casa en tiempos de pandemia

CAT

Shutterstock | Alena Ozerova

Dolors Massot - publicado el 29/11/20

Hay mil posibilidades de convertir nuestra vivienda en un lugar confortable, y no solo por lo material. Transforma tu casa en hogar

Los datos económicos revelan que en multitud de países la pandemia ha originado un mayor gasto en aspectos materiales relacionados con la casa. La razón más obvia es que antes pasábamos poco tiempo entre las paredes de nuestra vivienda, y de golpe nos hemos confinado y encerrado entre las cuatro paredes.

Esto ha supuesto volver a poner los ojos en posibles arreglos que habíamos ido demorando: una mano de pintura, ese cambio del sofá que ya pedía a gritos la jubilación… Hay quien ha vuelto a abrir la caja de herramientas para liquidar asuntos pendientes y hay quien ha recordado que no se le daba mal el bricolaje y ahí se ha enfrascado en montar un armario nuevo.

Con el confinamiento también es posible que nos haya sido necesario modificar los usos de la casa: crear un espacio de trabajo o para las clases virtuales de los hijos

Más allá de lo material

El caso es que la pandemia nos ha orientado la mirada hacia algo más profundo: la familia a la que tal vez le dedicábamos poco tiempo antes, sin querer, pero porque las prisas y una urgencia casi constante nos «expulsaba» a vivir fuera lo más posible.

La oportunidad de mejorar

Con la covid-19 han llegado muchos problemas pero también grandes oportunidades, y una de ellas es cuidar el hogar y la familia. No estamos hablando solo de renovar las sábanas sino de poner cariño en lo más importante: los nuestros.

Decía santa Teresa de Calcuta, la querida Madre Teresa: «Si no se vive para los demás, la vida carece de sentido».

Las cosas pequeñas

¿Cómo puedo cuidar a los de mi casa a partir de ahora? Comencemos por algo muy sencillo y que está al alcance de la mano: las cosas pequeñas.

No hace falta dinero

No estamos hablando de algo que cueste dinero: cuidar las cosas pequeñas es gratis y puede lograr cambios maravillosos en nuestro entorno doméstico.

Da los buenos días.

Ten este detalle cada mañana al levantarte, puede cambiar la perspectiva.

Piensa antes de hablar.

Evitarás los prontos y las malas contestaciones.

Yuganov Konstantin | SHUTTERSOTCK
La unión en el hogar se consigue con una convivencia llena de detalles de amor.

Que nunca les falte tu sonrisa.

Aunque no tengas ganas, es un gran sacrificio que hace la vida muy agradable a los de alrededor. Con este gesto de empatía, animarás al resto a luchar (aun en tiempos de incertidumbre como los que estamos viviendo) y se sentirán queridos (que es el mayor motor para que todo funcione en una familia).

Recuerda la frase de san Josemaría: «Un pequeño acto, hecho por Amor, ¡cuánto vale!» (Camino, n. 814).

Da gracias.

No cedas al acostumbramiento de creer que «no hace falta porque hay confianza». A todos nos gusta y nos ayuda un gesto de agradecimiento. El mismo papa Francisco anima a que los matrimonios vivan estas tres palabras: «permiso, perdón y gracias».

Detalles que hacen amable la vida ordinaria.

Deja preparado algo que necesite la otra persona: su café, su desayuno, las pastillas y un vaso de agua…

exclamation mark
Dragana Jokmanovic | Shutterstock
Un mensajito en la nevera, en la mesa del recibidor o en el bolsillo de la chaqueta pueden alegrar la jornada.

Haz pequeños órdenes.

Recoge lo que otros han desordenado sin quejarte y sin pedir aplausos. La chaqueta tirada, el cuarto de baño, los vasos usados y sin lavar en la cocina, los zapatos o zapatillas, pon la ropa sucia en el cubo… No se trata de hacer una maratón del orden al estilo Marie Kondo, sino sencillamente contribuir a mantener la casa de forma que esté confortable para todos.

Pon una imagen de la Virgen.

Tenerla cerca nos ayudará a vivir una vida más espiritual en medio de las ocupaciones diarias. Nos recuerda que Dios nos acompaña siempre y nos ama. Y nos ayudará a mejorar el carácter, a pedir perdón, a saber hacer de nuestro día un ofrecimiento al Señor.

Muchos de esos detalles no los ve nadie y es posible que ni los aprecien (aparentemente), pero:

1.Los ve Dios. A fin de cuentas es por quien hacemos las cosas y Él sí valora nuestro esfuerzo de amor.

2. Nos hace crecer en fortaleza y en espíritu de sacrificio, así que estamos mejor preparados para sacrificios mayores que tal vez nos tocará hacer.

3. Haces más agradable la vida de tu familia. No importa si tenéis un apartamento de alquiler, un adosado o un castillo: lo que sí estarás construyendo es un hogar.

«Está bien, servidor bueno y fiel, le dijo su señor, ya que respondiste fielmente en lo poco, te encargaré de mucho más: entra a participar del gozo de tu señor» (Mt 25, 21)

Tags:
hogar
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.