Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
viernes 04 diciembre |
San Juan Damasceno
home iconEspiritualidad
line break icon

¿Es necesario estar en el poder para influir?

BUSINESS WOMAN

Shutterstock

Carlos Padilla Esteban - publicado el 22/11/20

Bueno, depende del concepto que tengas del poder...

Si quieres cambiar el mundo, ¿una posición de poder es lo más eficaz? Veamos cómo lo hizo Jesús, y qué tipo de poder ejerció.

Hoy se celebra la fiesta en la que el Reino de Dios es el centro. Jesús reina sobre mí, sobre la tierra, en el cielo:

Cristo tiene que reinar hasta que Dios haga de sus enemigos estrado de sus pies. El último enemigo aniquilado será la muerte. Y así Dios lo será todo para todos.

Un Reino al final del camino en el que Dios será todo en todos. ¿Es eso posible? Para Dios nada hay imposible.

¿Quién manda?

Me pongo en manos de Dios para que reine en mí. ¡Cuánto me cuesta! No quiero que reine Dios, porque quiero reinar yo.

El poder, el bendito poder. La posibilidad de mandar, que otros hagan lo que yo quiero, se adapten a mis planes y me sirvan.

Así es cómo me han inculcado el valor de la palabra reinar. El que reina manda, decide, gobierna, tiene influencia, es respetado, admirado, seguido.

Es así el concepto de poder que me han transmitido por años. Ese reinado es el que imagino cuando pienso en un rey.

© leolintang / Shutterstock

Pero Jesús no es así.

El poder cristiano

Su forma de reinar me desconcierta en esta fiesta. Su trono es la cruz, su corona es de espinas, su ejército son ángeles, su poder es el amor.

No celebro hoy el poder de Jesús, sino su impotencia manifestada a lo largo de su vida terrena. Leía el otro día:

«Jesús viene de Dios, no con poder y gloria, sino como un cordero indefenso e inerme. Nunca se impondrá por la fuerza, a nadie forzará a creer en Él. Un día será sacrificado en una cruz. Los que quieran seguirle lo habrán de acoger libremente».

Su poder se convierte en servicio. La omnipotencia pasa a ser una triste impotencia. Su gobierno es una entrega de esclavo, un servicio que le lleva a la muerte y a ser el último de todos.

WASHING, FEET
Kittibowornphatnon | Shutterstock

Un poder centrado en el amor, el que más ama es el que más sirve, el que más reina. Todo tan lejos de mis imágenes guardadas en el alma. Esas imágenes de reyes poderosos.

Me he quedado en ese juego de tronos en el que gana el más fuerte que somete a todos. El rey más poderoso, el que tiene más influencia.

Joueur d'echec
Joyseulay - Shutterstock

Hoy se habla mucho del abuso de poder. El poder que me han dado, el poder que han puesto en mis manos. Siempre recuerdo una frase que escuché hace mucho:

Dale poder a un hombre y sabrás cómo es.

Cierto. Cuando tengo poder, cuando puedo mandar, sale lo mejor y lo peor de mi alma.

Servirse o servir

Podré hacer de mi poder un servicio a las personas que se me confían o podré servirme de mi posición, de mi rango, de mi estatus para oprimir al débil, para aprovecharme del vulnerable.

Es decir, saldrá lo mejor o lo peor de mí, depende de cómo lo haya entendido.

Hay personas que viven amargadas porque nunca tienen tanto poder como el que querrían. Hay otras que odian tener poder y prefieren ocupar cargos inferiores y no asumir la responsabilidad del poder.

Aprender a mandar es un arte, una responsabilidad. Aprender a servir es un camino de santidad.

Usar bien mi poder cuando me pongo a servir es la forma. No esperar que me escuchen, que me obedezcan, que me tomen en cuenta, que hagan lo que yo deseo, que obedezcan mis órdenes.




Te puede interesar:
Para ser buen jefe, ¿hay que ser un «tiburón»?

Es tan básico el corazón humano, tan simple… Necesito que me escuchen y me sigan. El poder de la influencia. Cuando no me valoran, cuando no me buscan, cuando no me respetan, siento que mi vida no vale.

La mayor fuerza

Se me olvida que el verdadero poder es el que tiene mi amor. En mi amor está una fuerza oculta que lo supera todo. El verdadero reinado es el del amor. Y lo olvido.

Un amor que sirve, que enaltece al amado. Que lo busca y lo coloca en el centro de todo. Cuando busco la felicidad de aquel al que sirvo, todo cambia. No me busco a mí, no estoy yo en el centro.

2 MEN HUGGING
Marco Giumelli | CC BY 2.0

Los poderosos de la tierra parecen ser los que mandan. Los que tienen dinero y posición respetable.

Desde pequeño me han dicho que tengo que buscar esos lugares para influir, para cambiar este mundo. Sólo desde esos lugares importantes parece que podré hacer algo.

Pero en realidad todo es vanidad, todo pasa, de poco sirve.

Un reino distinto

El poder de Jesús, su reino, se jugó en esa hora de dolor, en esa noche oscura en el calabozo, en esos gritos que condenaban a quien los había amado. Y ellos respondieron con odio al amante.

GoneWithTheWind | Shutterstock

La verdad sólo será conocida en el cielo. Mientras tanto yo sólo tengo que ponerme a servir. No pretender que acepten todo lo que hago y digo. Que respeten mis cargos de poder. Que valoren mi servicio generoso. Eso no está en mi mano.

Lo que sí puedo hacer es servir desde mi posición. Desde el respeto que otros me tienen, inicio un camino de servicio a los hombres.

No quiero aprovecharme de mi poder ni pretendo beneficiar a los míos. Que mi opinión siempre sea respetada y seguida no es lo que busco.

El Reino de Jesús es el de la pobreza, el de la humildad, el de la pequeñez y el abandono. El poder de Jesús se manifiesta en su muerte en la cruz. En ese amor solitario que se entrega en manos de su Padre. Así es el verdadero reino al que me llama.

[1] José Antonio Pagola, Arturo Asensio Moruno, El camino abierto por Jesús. Juan

Tags:
autoridadpoderServicio
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia hoy se publica diariamente en ocho idiomas: francés, inglés, árabe, italiano, español, portugués, polaco y esloveno.
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
FATHER JOHN FIELDS
John Burger
Muere el sacerdote voluntario para el ensayo ...
HUG
Dolors Massot
El médico que abrazó al enfermo de coronaviru...
MARIA DEL MAR
Rodrigo Houdin
Fue abandonada en un basural, pero buscó a su...
HOMELESS
Javier González García
La historia de Marina: De vivir en la calle a...
PADRE CEPEDA
Cecilia Zinicola
El beso de Jesús, la historia de un párroco b...
EMANUELLE CUETO RAMOS
Jesús V. Picón
Sacerdote con cáncer terminal: Pierde los ojo...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.