Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
domingo 29 noviembre |
Santa Catalina Labouré
home iconActualidad
line break icon

El ‘milagro de la ola’ que ocurrió en Colombia y documentó Carlo Acutis

Iglesia milagro de la ola en Tumaco

tumaco-narino.gov.co

Lucía Chamat - Aleteia Colombia - publicado el 05/11/20

En el Día Mundial de Concienciación sobre los Tsunamis recordamos un milagro eucarístico en Colombia que salvó a la población de Tumaco de la amenaza de una enorme ola, en 1906

Don Antonio Araújo escuchó de su abuelo cómo una gigantesca ola marina estuvo a punto de borrar del mapa la pequeña población de Tumaco y cómo la misericordia de Dios se manifestó cuando el sacerdote salió con la custodia y se calmaron las aguas.

Conocido como «el milagro de la ola», es uno de los milagros eucarísticos registrados en su página de internet por el beato Carlo Acutis, del que el abuelo de don Antonio fue testigo, lo mismo que su papá, quien era aún un niño en ese mes de enero de 1906.

“Mi abuelo decía que habían estado en misa, en el templo donde después se levantó la Catedral, y de la iglesia para afuera todo era mar. En ese tiempo había dos sacerdotes en el pueblo y cuando los feligreses se dan cuenta de lo que estaba sucediendo, regresan donde el párroco, cargan las imágenes en las andas y salen con ellas en el hombro”, relata don Antonio.

Fray Gerardo Larrondo, agustino recoleto y párroco de Tumaco, consumió todas las hostias, reservó la hostia grande que expuso en la custodia y salió con el pueblo hacia la playa de esta población colombiana, a orillas del océano Pacífico.

El relato del padre Pedro

Así lo cuenta el padre Pedro Corro en su libro Agustinos amantes de la Sagrada Eucaristía:

“Como electrizados a la presencia de Jesús, y ante la imponente actitud de su ministro, marcharon todos llorando y clamando a su Divina Majestad tuviera misericordia de ellos. El cuadro debió ser ciertamente de lo más tierno y conmovedor que puede pensarse, por ser Tumaco una población de muchos miles de habitantes, todos los cuales se hallaban allí, con todo el terror de una muerte trágica grabado ya de antemano en sus facciones”.

El abuelo de don Antonio le decía que era una enorme ola negra y que el padre Gerardo lanzó la hostia al aire –aunque otros dicen que la mantuvo en la mano– mientras el padre Julián, su colaborador, se dio cuenta de que el mar se detuvo y empezaron a gritar “milagro, milagro, milagro”.

Las aguas llegaron hasta la cintura del párroco pero no tocaron a Jesús Sacramentado y empezaron a retroceder:

“Como impelida por invisible poder superior a todo poder de la naturaleza, aquella ola se había contenido instantáneamente, y la enorme montaña de agua, que amenazaba borrar de la faz de la tierra el pueblo de Tumaco, iniciaba su movimiento de retroceso para desaparecer, mar adentro, volviendo a recobrar su ordinario nivel y natural equilibrio”, agrega el padre Corro.

¿El único milagro?

Don Antonio, quien siempre escuchó este relato que marcó su fe, ha participado durante 37 años de las 40 horas de Adoración con las que cada mes de enero dan gracias a Dios por este milagro. Durante más de tres décadas ha servido en la Catedral de San Andrés de Tumaco como sacristán.

“Mi Señor Jesús me dijo que ahí sería su servidor, así lo he hecho incansablemente y he visto todos los días la gloria de Dios”, dice.

Él asegura que no es el único milagro que se ha obrado en la región y menciona la aparición de una imagen de Jesús de Nazaret en el vecino pueblo de Roberto Payán y otra amenaza de tsunami una noche de hace más de diez años, de la que gracias a la fuerte oración el Señor los libró.

Vio la obra de Dios en su familia, más recientemente, cuando fueron sanados él, su esposa y su hijo del coronavirus.

“Estuvimos varios días sin abrir la puerta de la casa ni probar bocado y al día siete cuando me puse a rezar el Rosario, vi un rayo de sol frente a mi casa, la imagen de la Santísima Virgen con el niño en brazos y del Señor de la Misericordia. Por la gracia de Dios quedamos sanados de este virus que nos dio para matarnos”, asegura este hombre de inquebrantable fe y un gran amor por Jesús y la Virgen.

Un pueblo bendecido 

Lo mismo opina doña Nelly Castillo, una tumaqueña que considera que a pesar de las penalidades, son un pueblo bendecido por Dios:

“Estamos alejados de la capital del país, nos marginan por ser afrodescendientes, no hay suficientes fuentes de trabajo, hemos vivido violencia asociada a cultivos ilícitos, pero aun así somos bendecidos por Dios con sacerdotes que han cultivado la fe y con milagros como el del 31 de enero de 1906”.

Ella, quien vive orgullosa de la fe y las tradiciones culturales del pacífico colombiano, también ha participado desde niña de los tres días de Adoración al Santísimo que reúnen a fieles, colegios, autoridades públicas, empresas, congregaciones religiosas y terminan con una procesión por el pueblo, pasando incluso por el lugar en la playa donde ocurrió el milagro.

Por su parte, Jaime Córdoba, seminarista con experiencia en la diócesis de Tumaco, asegura que es necesario pasar del milagro a la vivencia y enseñar a las nuevas generaciones valoren la Eucaristía como elemento fundamental:

“Los mayores hacen hasta lo imposible porque el milagro sea reconocido y recordado y cuando ellos no estén, no se puede quedar sin nadie que lo promueva”.

En ese mismo sentido, seguirá la Iglesia católica, los tumaqueños y quienes allí habitan, alabando a Dios y recordando el milagro, que gracias a la reciente beatificación del joven italiano Carlo Acutis, quien lo incluyó en su página de internet, ha sido aún más conocido, inclusive entre los mismos colombianos.




Te puede interesar:
Impactantes imágenes de milagros eucarísticos




Te puede interesar:
El tsunami que retrocedió ante la bendición con el Santísimo

Tags:
colombia
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia hoy se publica diariamente en ocho idiomas: francés, inglés, árabe, italiano, español, portugués, polaco y esloveno.
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
READING
Gelsomino del Guercio
Las tres reglas fundamentales para los lector...
EMANUELLE CUETO RAMOS
Jesús V. Picón
Sacerdote con cáncer terminal: Pierde los ojo...
COVID
Rodrigo Houdin
COVID-19: Murió aferrado a su rosario y con u...
APOKALIPSA
Vatican Media
El Papa: Está acabando una civilización que s...
Orfa Astorga
¿Hasta qué edad es sano vivir en casa de los ...
TRINIDAD Y TOBAGO
Ramón Antonio Pérez
¿Por qué Trinidad y Tobago “echa al mar” a 16...
Philip Kosloski
Cuando sientas que todos conspiran contra ti,...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.