Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
martes 24 noviembre |
San Clemente I
home iconEspiritualidad
line break icon

"San Martín de Porres ha hecho un milagro conmigo"

ST MARTIN DE PORRES

Providence College

Redacción de Aleteia - publicado el 03/11/20

Una monja dominica le pidió ayuda tras sufrir un accidente y vivió una experiencia extraordinaria

«Era media mañana de la fiesta de San Martín de Porres. Yo salí a la huerta a coger algunas verduras y vi cómo entraban palomas en el palomar, lo cual me llamó mucho la atención y pensé: ¿Habrá pichones?».

La curiosidad llevó a una monja dominica del convento de Lerma, en España, a una experiencia el 3 de noviembre de 1994 que quiso compartir:

Me fui al palomar, subí la escalera y empecé a dar la vuelta para mirar los nidos. Al llegar a un tramo, me apoyé sobre la barandilla y se partió el palo por la mitad.

Yo al ver que me caía me agarré a una escalera de mano que estaba apoyada en la pared, pero se me venía encima, la solté, y entonces perdí el equilibrio y me quedé colgando hacia abajo todo el cuerpo, con un pie enganchado en un agujero de las tablas.

En esos momentos pensé que no tenía salvación, pues nadie en la comunidad sospechaba que estuviera en el palomar, por tanto, no podían venir en mi ayuda.

Al verme así, empecé a gritar a Dios, a la Virgen, y de repente me acordé que era el día de la fiesta de San Martín de Porres, comencé a gritarle: ¡¡San Martín, amigo mío, por favor “échame la escoba”, ayúdame!!




Te puede interesar:
Oración para pedir un favor a san Martín de Porres

¿Creéis en los milagros?…Pues escuchad. De repente sentí algo en mi mano, una cosa  como inmaterial, ¿la escoba de San Martín?… alguien que sin ningún esfuerzo me incorporó hacia arriba, una fuerza suave e invisible, que aún me dan escalofríos al escribirlo.

Sentí una presencia muy viva en la estancia. ¿Qué había pasado? estaba de pie sin saber cómo, ante mi sorpresa, caí de rodillas, dando gracias a Dios, a la Virgen y a San Martín, bajé la escalera como si no me pesara el cuerpo, me sentía envuelta como en una protección divina.

Allí abajo, otra vez me puse de rodillas, sólo podía repetir: gracias, gracias. No recuerdo el tiempo que estuve allí en acción de gracias.

Cuando salí del palomar me fui al Sagrario a contárselo al Señor, dador de todo bien, Padre bueno y misericordioso. ¡Dios mío, qué emocionada estaba!

Al irse enfriando el pie, no podía andar, pues lo tenía todo morado, al salir de la capilla me encontré a la M. Priora. Debía de tener una cara especial, pues, al verme, me preguntó si me pasaba algo.

Le dije: “Acabo de nacer”, san Martín de Porres ha hecho un milagro conmigo, y le conté todo lo que estaba viviendo.

Me auxilió, curándome el pie, que estaba bastante dañado y se puso muy morado.

Cuando llegué al recreo se lo conté a las monjas, casi no me creían, pues tengo buen humor y gasto muchas bromas, con lo cual me costó que dieran crédito a lo que les contaba (aunque lo hacían para probarme).

Me tomaban el pelo, diciendo que si se me quitaba lo morado del pie me creerían. Yo se lo pedí al santo, pues ya que había hecho lo mucho podía hacer también lo poco.

Para que no dudemos de la eficacia del santo, al día siguiente me levanté con el pie normal, como si nada hubiera pasado.

Y es que san Martín es muy fino y delicado para hacer las cosas, viene siempre como de puntillas, como que no hace nada, sin ruido, en silencio.

© Cicero Moraes / Wikimedia

Como ya sabemos en todos los milagros que hacía, él sabía que eran cosas de Dios, y nada se atribuía a sí mismo, así son los santos, de los cuales tenemos que aprender, a dar siempre gracias a Dios, que nos da gratuitamente todo.

Seamos  recipientes vacíos para que el Señor las llene del vino bueno de su misericordia.

Bueno, pues a los ocho meses de este suceso, el pie no quería andar, y fui a la consulta del  traumatólogo.

Al preguntarme que qué me había pasado, yo le conté la historia del “milagro de san Martín”, cómo me había salvado la vida, se emocionó de tal manera que me lo hizo repetir.

Este médico nos ha tomado mucho cariño a toda la comunidad, y por supuesto a mí me quiere un montón, me llama “la monja de San Martín”.

Yo me siento muy orgullosa de mi hermano dominico mulato, que es mi gran amigo y compañero, a quien invoco todos los días.

Le llamo, le hablo, le cuento, y cada día me regala los “pequeños” “grandes” milagros de la vida cotidiana, pues cada acontecer del día a día son los pequeños milagros que van tejiendo la trama de nuestra historia, personal y comunitaria.

No sé si habré trasmitido algo de esta vivencia tan fuerte y profunda que yo experimenté aquel día, sólo puedo deciros que hubo un cambio en mi vida interior, un antes y un después…

He vivido y palpado a lo largo de los días cómo se han solucionado cosas difíciles, por intercesión de san Martín, mi buen amigo, y por ello os invito a que probéis fortuna, pues él nunca falla.




Te puede interesar:
San Martín de Porres: Rostro revela la humildad y caridad de santo mulato

Testimonio publicado originalmente por las Dominicas de Lerma

Tags:
dominicosmilagrotestimonio
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia hoy se publica diariamente en ocho idiomas: francés, inglés, árabe, italiano, español, portugués, polaco y esloveno.
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
IOTA
Lucía Chamat
La Virgen que se mantuvo en pie tras el impac...
Aleteia Team
Fotografiaron el martirio de este sacerdote p...
SAINT JOSEPH
Philip Kosloski
Esta antigua oración a san José es “conocida ...
Sempre Família
6 hábitos destructores de matrimonios y cómo ...
HANDSOME,MAN,DRIVING
Philip Kosloski
10 pequeñas oraciones para cuando pasas frent...
LaFamilia.info
Los 7 hábitos de las parejas que funcionan bi...
VIRGIN OF MERCY
Philip Kosloski
Ponte bajo el manto de la Virgen María con es...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.