Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
lunes 30 noviembre |
San Andrés Apóstol
home iconViajes
line break icon

Descubre el hospital donde trabajaron 33 médicos santos

INCURABILI

Fiore Silvestro Barbato-(CC BY-SA 2.0)

Maria Paola Daud - publicado el 03/11/20

Una joya de la arquitectura renacentista: el Hospital de los Incurables de Nápoles

El Hospital de los Incurables es uno de los muchos tesoros escondidos en Nápoles. Una joya artística antigua, que fue construida para dar alivio y esperanza a los enfermos con casos extremos y difíciles.

Se encuentra en el punto más alto de la ciudad antigua, donde los antiguos griegos construyeron las murallas defensivas de Neapolis y donde cuenta la leyenda que descansan los restos de la sirena Parténope.

Es en este mismo lugar donde nace este complejo médico que durante unos quinientos años ha representado un punto de referencia indiscutible para la medicina en todo el sur de Italia e incluso en Europa.

Fue fundado por la noble catalana Maria Lorenza Longo, que se dedicó por tantos años a las obras de caridad, especialmente con los enfermos incurables y las prostitutas arrepentidas. Esta mujer es hoy beata, hoy gracias a milagros reconocidos por su intercesión.

El complejo de estilo renacentista incluye: la iglesia de Santa Maria del Pueblo, el oratorio de la Compagnia dei Bianchi della Giustizia (de cuya labor dan testimonio los restos de doce “sacerdotes del buen morir”, que acompañaban espiritualmente a los moribundos en los últimos momentos de la vida), el histórico hospital de Santa Maria del Pueblo de los incurables, el convento de Santa Maria de la Consolación, la iglesia de Santa Maria de Jerusalén y el claustro de las “Treinta tres”.

Una gran escalera en la parte sur del patio del hospital, conduce a un edificio que forma parte del cuerpo arquitectónico original del siglo XVI, sede del monasterio de las “Convertidas” o “Arrepentidas”, prostitutas liberadas por María Lorenza Longo.

Con motivo del aniversario de la fundación del hospital, el 23 de marzo de 2010 se decidió construir el primer museo dentro del complejo arquitectónico.

Instrumentos quirúrgicos antiguos e instrumentos médicos, impresiones y libros reunidos en un lugar particular para salvar la memoria de la escuela de medicina napolitana y la historia de la salud en el sur italiano.

Sin duda, la joya artística insuperable del complejo, obra maestra del barroco del siglo XVIII, es su famosa farmacia. Domenico Antonio Vaccaro diseñó la elegante escalera doble que conduce desde el patio a los portales de mármol. Estos están coronados por máscaras diabólicas que simbolizan la naturaleza dual de la droga: por un lado cura, por otro, puede convertirse en veneno.

El interior fue proyectado por Bartolomeo Vecchione, quien utilizó los mejores artesanos napolitanos de la carpintería, el mármol y la mayólica. Espléndidas puertas corredizas junto con el suelo de mayólica adornan el lugar junto a 400 maravillosos vasos que aún conservan los residuos de productos farmacéuticos de finales del siglo XVIII.

Sin embargo, lo que domina la cámara es la representación del útero virginal, una alegoría que simboliza el milagro del nacimiento, recordando una ley del reino borbónico que reconocía la vida del feto ya dentro del vientre de la madre.

El complejo hospitalario es el único en el mundo que sigue en funcionamiento después de 500 años y también es el único hospital donde han trabajado 33 médicos que luego fueron canonizados. Por eso es también conocido como el Hospital de los Santos.

En sus salas han trabajado incansablemente  ayudando al alivio tanto físico como espiritual de tantos enfermos: San Luis Gonzaga, San Cayetano de Thiene, San Alfonso de Ligorio , San Andrea Avellino, Santa Juana Antida Thouret, San Camilo de Lellis, San Francisco Caracciolo, el beato Bartolo Longo y, más recientemente, San José Moscati.

Allí Moscati tuvo grandes encargos de responsabilidad: atención de enfermos, dirección de las investigaciones, docencia.

Y a sus jóvenes médicos enseñaba: «No dejarás de cultivar y revisar tus conocimientos todos los días. El progreso reside en una crítica continua de lo que aprendemos».

Fuente: museoartisanitarie.it, cappuccine33.it

Tags:
hospitalitaliasantos
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia hoy se publica diariamente en ocho idiomas: francés, inglés, árabe, italiano, español, portugués, polaco y esloveno.
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
COVID
Rodrigo Houdin
COVID-19: Murió aferrado a su rosario y con u...
READING
Gelsomino del Guercio
Las tres reglas fundamentales para los lector...
APOKALIPSA
Vatican Media
El Papa: Está acabando una civilización que s...
EMANUELLE CUETO RAMOS
Jesús V. Picón
Sacerdote con cáncer terminal: Pierde los ojo...
Philip Kosloski
Cuando sientas que todos conspiran contra ti,...
OLD WOMAN, WRITING
Cerith Gardiner
Carta de una mujer de 107 años para luchar co...
WEB2-IRAN-CAPTURE
Zoe Romanovsky
Cineasta de 20 años gana premio por la podero...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.