Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
domingo 29 noviembre |
San Saturnino
home iconActualidad
line break icon

Billy Moore y cómo le cambiaron 17 años bajo pena de muerte

BILLY MOORE

Capture Youtube Yale courses

Alvaro Real - publicado el 21/10/20

Incluso quien es culpable puede salir rehabilitado del corredor de la muerte

Billy Moore tenía 22 años. Era técnico del ejército y vivía una situación familiar compleja, muy compleja. Su mujer le había echado de casa y debía cuidar de su hijo de cuatro años. Un buen día recibió la visita de un amigo y le contó que un anciano Fred Stapleton guardaba 30.000 dólares. Él y su amigo lo vieron claro…consiguieron una pistola y fueron a atracarle. Intentaron entrar en su casa, pero no pudieron. Billy volvió de nuevo y esta vez sí que consiguió entrar.

El lugar estaba oscuro y de repente oyó una puerta. Sintió que una pistola le apuntaba. Oyó un disparo…lo esquivó como pudo e instintivamente disparó. Stapleton cayó muerto por ese disparo. Billy iba sólo a robar pero el robo se le fue de las manos.

Tras tres horas de audiencia, Billy Moore confesó y con un único juez y sin jurado fue recluido en el corredor de la muerte. Sólo debía esperar a que le llevaran a la silla eléctrica.

Esperando su destino descubrió los nombres y las direcciones de los familiares de la víctima. Les escribió para pedirles perdón. Eran cristianos… y le perdonaron. Comenzó una conversación epistolar en la que le pidieron que cambiara y orientara su vida hacia el Bien.

Billy lo hizo. Estudió Derecho y Teología. Pasó 17 años en el Corredor de la Muerte. Durante ese tiempo 14 compañeros suyos fueron ejecutados. Llegó a tener fecha, incluso hora exacta. 7 horas antes se retrasó su ejecución. Muchos personajes de la época mediaron para salvarle. Jesse Jackson, la Madre Teresa o el Padre Jesuita John Dear. Finalmente consiguió salir del corredor de la muerte. Ya no era la misma persona. Ya no era ese joven desdichado y alocado de 22 años. Había cambiando.

Ofrece su testimonio

En testimonios que Billy está ofreciendo por todo el mundo lo recuerda: “Todo lo de allí dentro recuerda a la muerte: en la ropa está grabado corredor de la muerte, los guardias no llaman por el nombre, sino que emplean la expresión death row inmate (preso del corredor de la muerte). Sólo se puede intentar sobrevivir. Gracias a Dios que durante mi detención en la cárcel normal alguien me había hablado de Jesús y esto cambió por completo la perspectiva de mi vida”.

Su experiencia y el saber la fecha exacta de su muerte impresiona: “El 21 de mayo de 1984 fue llevado a la oficina del capitán y le entregaron la orden de ejecución con la fecha del 24 de mayo, a media noche. El capitán me invitó a leer el documento, me preguntó si lo había entendido y me dijo que firmara. Posteriormente añadió: ¿Qué quieres que hagamos con tu cuerpo? Se lo podemos entregar a tu familia o bien te podemos enterrar en el cementerio de la cárcel”.

El caso de Billy Moore hace pensar. Desde la Comunidad de Sant Egidio quieren mostrar su testimonio y ofrecer una perspectiva diferente: “incluso quien es culpable, como reo confeso al igual que él, puede salir del corredor de la muerte tras un itinerario adecuado de rehabilitación”.

Así lo explican en su página web: “Billy, cuando salió del corredor de la muerte, ya no era el hombre desesperado de 22 años de antes, sino que era otra persona, un apreciado predicador de la Iglesia Pentecostal que desempeñaba su apostolado entre los presos y los condenados a muerte. Hoy Billy Moore recorre el mundo hablando de paz y tratando de convencer a los líderes políticos para que inviertan más en las zonas urbanas deprimidas, donde el crimen seduce principalmente a los jóvenes, como era él. Rehizo su vida, se volvió a casar, tiene tres hijas y mucha esperanza en el futuro para continuar su trabajo, ayudar a los demás y salvar a los jóvenes de una vida violenta”.

La de Billy es una experiencia única y el sentimiento de culpa por lo que hizo no le abandona: “No olvido nunca lo que he hecho, dice, lo llevo siempre conmigo, pero precisamente por esto lucho contra la pena de muerte y muestro a los jóvenes la importancia de tomar decisiones justas. Tengo el deber de devolver lo que he tenido y lo hago ayudándoles a ser mejores”.

Con información de la Comunidad de Sant Egidio

Tags:
estados unidosjusticiapena de muerterehabilitación
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia hoy se publica diariamente en ocho idiomas: francés, inglés, árabe, italiano, español, portugués, polaco y esloveno.
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
READING
Gelsomino del Guercio
Las tres reglas fundamentales para los lector...
EMANUELLE CUETO RAMOS
Jesús V. Picón
Sacerdote con cáncer terminal: Pierde los ojo...
COVID
Rodrigo Houdin
COVID-19: Murió aferrado a su rosario y con u...
APOKALIPSA
Vatican Media
El Papa: Está acabando una civilización que s...
Orfa Astorga
¿Hasta qué edad es sano vivir en casa de los ...
TRINIDAD Y TOBAGO
Ramón Antonio Pérez
¿Por qué Trinidad y Tobago “echa al mar” a 16...
Philip Kosloski
Cuando sientas que todos conspiran contra ti,...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.