Aleteia

Esta fue la primera basílica dedicada a San Miguel

CASTEL
Shutterstock-Only Fabrizio
Comparte

Se encuentra a las afueras de Roma y tiene una historia poco conocida

El “Micheleion” así se llamaba la primera basílica dedicada a San Miguel arcángel, la hizo construir el emperador Constantino y estaba ubicada en una colina a las afueras de Roma en la famosa Vía Salaria (la ruta de la sal), en la séptima milla, en la actual zona de Castel Giubileo.

Esta primera basílica dedicada al arcángel, que si aunque no tuvo la fama del Santuario de Gargano, según el documento más antiguo que acredita un culto a San Miguel, el “Martirologio Geronimiano” del siglo V, atestigua la existencia de esta basílica y a la cual el papa fijó la dedicación para el día 29 de septiembre.

¿Por qué el emperador hizo construir la basílica en esta colina alejada de la ciudad? En realidad se desconoce su motivación, quizás sea que la usó como meta de peregrinación para aquellos que recorrían la Vía Salaria.

Con el tiempo, las guerras, los saqueos y las catástrofes naturales, la basílica se perdió casi por completo permaneciendo enterrada como muchas estructuras arquitectónicas de la época romana.

Fue en el 1996 durante la restructuración de un edificio de propiedad de las clarisas que se encontraba justo en la zona, que vino a la luz esta joya arquitectónica y de fe muy importante para la Iglesia.

Y gracias a la información de las siguientes fuentes históricas, nos revela la antigüedad del culto y la devoción por el arcángel “guerrero de Dios”: a parte del “Martirologio Geronimiano” como ya mencionamos antes,  también podemos encontrar información en la “Liber Pontificalis”, donde menciona que papa Símaco (498-514) “amplió la basílica del Arcángel Miguel, construyó un tramo de escaleras y la suministró de agua”.

En el siglo VII, el itinerario “De Locis Sanctis Martyrum”, hace una referencia a la Vía Salaria, y da fe que la “Iglesia de San Miguel” se encuentra a la séptima milla de este camino y la inserta en la lista de las iglesias más visitadas por los peregrinos.

Otra mención de la basílica de la Salaria se encuentra en el “Sacramentum Leoniano”, que se remonta a mediados del siglo VI.

Lamentablemente no podemos mostrar imágenes de una basílica como las actuales o antiguas que todavía se sostiene a través del tiempo, aquí simplemente lo importante es la atestiguación de la gran devoción y culto al arcángel san Miguel, ya desde tiempos muy tempranos del cristianismo.

Aunque si el ángel aquí no se apareció como en el Gargano o cerca del Vaticano en Roma, para mencionar solo algunas apariciones en Italia el testimonio tanto histórico, como arqueológico sin duda algunas acrecienta nuestra fe en el “príncipe de la milicia celestial”.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.