Aleteia

Papa a la ONU: Instituciones internacionales promueven el aborto

POPE FRANCIS
Comparte

El Pontífice recordó que la dignidad de los niños y de las mujeres está en juego hoy más que nunca en medio de la pandemia 

“Desafortunadamente, los países y las instituciones internacionales también están promoviendo el aborto como uno de los denominados “servicios esenciales” en la respuesta humanitaria”, expresó el papa Francisco en su esperado mensaje de video enviado a los participantes de la 75º Asamblea General de las Naciones Unidas, que se celebra en Nueva York del 21 al 29 de septiembre de 2020.

“Es triste ver cuán simple y conveniente se ha vuelto, para algunos, negar la existencia de vida como solución a problemas que pueden y deben ser resueltos tanto para la madre como para el niño no nacido”, afirmó el líder espiritual de más de mil millones de católicos en el mundo este vienes 25 de septiembre de 2020.

Francisco imploró a las autoridades de más de 190 naciones “que presten especial atención a los niños a quienes se les niegan sus derechos y dignidad fundamentales, en particular, su derecho a la vida y a la educación».

«No puedo evitar recordar el apelo de la joven valiente Malala Yousafzai, quien hace cinco años en la Asamblea General nos recordó que ‘un niño, un maestro, un libro y un bolígrafo pueden cambiar el mundo’”, indicó.

En el ámbito de la Semana de Alto Nivel, muchos líderes participaron en la asamblea de la ONU a distancia por vídeo debido a los riesgos de contagio por la pandemia de covid-19.

Infancia

El Papa se dirigió al secretario general de las Naciones Unidas, Antonio Guterres, para destacar “las devastadoras consecuencias de la crisis del Covid-19 en los niños, comprendiendo los menores migrantes y refugiados no acompañados”.

“La violencia contra los niños, incluido el horrible flagelo del abuso infantil y de la pornografía, también ha aumentado dramáticamente”.

Además, señaló, “millones de niños no pueden regresar a la escuela. En muchas partes del mundo esta situación amenaza un aumento del trabajo infantil, la explotación, el maltratado y la desnutrición!”.

Asimismo, hizo un llamamiento a los gobiernos para que respeten su petición de un alto el fuego mundial para este 2020, hecha en marzo pasado.

“Los primeros educadores del niño son su mamá y su papá, la familia que la Declaración Universal de los Derechos Humanos describe como «el elemento natural y fundamental de la sociedad»”.

Francisco denunció también que “con demasiada frecuencia, la familia es víctima de colonialismos ideológicos que la hacen vulnerable y terminan por provocar en muchos de sus miembros, especialmente en los más indefensos – niños y ancianos – un sentido de desarraigo y orfandad”.

Mujer

“La desintegración de la familia se hace eco en la fragmentación social que impide el compromiso para enfrentar enemigos comunes. Es hora de reevaluar y volver a comprometernos con nuestros objetivos”, declaró.

El Papa abogó también por la promoción de la mujer, al recordar que este año se cumple el vigésimo quinto aniversario de la Conferencia de Beijing sobre la Mujer.

“En todos los niveles de la sociedad las mujeres están jugando un papel importante, con su contribución única, tomando las riendas con gran coraje en servicio del bien común. Sin embargo, muchas mujeres quedan rezagadas: víctimas de la esclavitud, la trata, la violencia, la explotación y los tratos degradantes”.

Multilateralismo

El Papa aseguró que la pandemia nos ha mostrado que no podemos vivir sin el otro, o peor aún, uno contra el otro. Así, insistió en repensar el futuro de nuestra casa común y proyecto común. Promover el diálogo, a fin de mejorar el multilateralismo y la cooperación entre los Estados.

“Esta crisis subraya aún más los límites de nuestra autosuficiencia y común fragilidad y nos plantea explicitarnos claramente cómo queremos salir: mejores o peores. Porque repito, de una crisis no se sale igual: o salimos mejores o salimos peores”.

Salud pública

“La pandemia ha puesto de relieve la urgente necesidad de promover la salud pública y de realizar el derecho de toda persona a la atención médica básica. Por tanto, renuevo el llamado a los responsables políticos y al sector privado a que tomen las medidas adecuadas para garantizar el acceso a las vacunas contra el COVID-19 y a las tecnologías esenciales necesarias para atender a los enfermos”.

Ecológica integral

El Papa invitó a buscar “un modelo económico que promueva la subsidiariedad”: La comunidad internacional “tiene que esforzarse para terminar con las injusticias económicas”. Se refirió también a la peligrosa situación en la Amazonía y sus poblaciones indígenas en medio de la crisis ambiental “ligada a una crisis social”, de pobreza y exclusión. Aplaudió que aumente en el mundo la “sensibilidad ecológica integral”.

Trabajo digno

En la crisis de la pandemia, Francisco recordó los efectos sobre el trabajo, sector desestabilizado por un mercado laboral cada vez más impulsado por la incertidumbre y la “robotización” generalizada.

“Es particularmente necesario encontrar nuevas formas de trabajo que sean realmente capaces de satisfacer el potencial humano y que afirmen a la vez nuestra dignidad. Para garantizar un trabajo digno”.

Los papas en la ONU

Francisco es el cuarto pontífice que interviene en la Asamblea de las Naciones Unidas. El primero fue papa Pablo VI, quien visitó la sede de la ONU en octubre de 1965 para pedir que “el edificio de la civilización moderna” se levantara sobre principios espirituales. Juan Pablo II ha dado un discurso en 1979 y otro en 1995 cuando exhortó por la libertad y la verdad moral, además del respeto por las diferencias.

Benedicto XVI en 1995 pidió fomentar la esperanza de la humanidad a favor de la paz, el desarrollo, la cooperación y la garantía de los derechos de las generaciones futuras. En 2015, en el marco de su viaje a EEUU, Francisco intervino durante la 70 Asamblea de la ONU.

 

 

 

 

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.