Aleteia

Bolivia-Alemania: Una bella historia de amistad que cumple 60 años

BOLIVIA
Comparte

Una hermandad forjada por la oración, el respeto, el amor, alegría y testimonio

Con una misa de acción de gracias. Así se celebró la historia de hermandad entre la Iglesia de Bolivia y diócesis de Alemania como Tréveris. Sucedió en el país sudamericano, en las últimas horas, y da cuenta de 60 años de amistad forjados por pilares como la oración, el respeto y la alegría, entre otros.

El encargado de recordar esto fue el propio arzobispo de La Paz, monseñor Percy Galván.

 “En medio de egoísmo e individualismo es todavía posible vivir una verdadera amistad, sincera, transparente, alejada de hipocresías y de intereses individuales y egoístas, entregarnos y disfrutando el servicio y entrega sin esperar nada a cambio. Simplemente complacer a Dios que quiere ver a sus hijos reunidos, complacer a María que lo único que desea es la unidad y familiaridad”, dijo durante la homilía.

 “Alegría y testimonio de amistad, amando a los amigos y dejándonos amar por ellos”, agregó.

¿De dónde viene esta amistad?

Es la gran pregunta que surge tras esta celebración, habida cuenta de las distancias geográficas, sociales y culturales, entre otras, de ambas iglesias.

Detrás de esta bella historia de amistad aparecen las figuras del cardenal Clemente Maurer (1900-1990), misionero redentorista y arzobispo de Sucre, y de monseñor Matthías Wehr (1892-1966), obispo de Tréveris.

Según recuerda el portal Iglesia Viva, ambos se pusieron en contacto en 1955, iniciando un proceso de acercamiento entre ambas iglesias. Fue así que desde el año 1960 se empezaron a realizar acciones importes desde Tréveris con el fin de recaudar fondos a favor de la Arquidiócesis de Sucre con colectas, recolección de ropa, entre otras.

BOLIVIA
bolivienpartnerschaft.bistum-tri

 

El intercambio fue in creciendo con el correr de los años y fue más allá de la Arquidiócesis de Sucre (por ejemplo, ya siendo la Pastoral Juvenil Vocacional a nivel nacional la beneficiaria), por lo cual de padrinazgo se avanzó hacia la hermandad.

El alcance de este vínculo se hizo más efectivo ya desde inicios del año 2000 a través de campañas vinculadas a condonaciones de deuda, pero también fortalecimiento de “viajes de amistad, encuentro interpersonal, interculturalidad, prosigue la web boliviana.

Es ahí donde aparece la campaña con el sello de buscar la protección de temas con interés común (comercio justo, tierra, agua, cultura de paz, medio ambiente).

He aquí un vínculo particular que llena de ánimo e ilusión de cara al futuro a dos iglesias separadas por el un gran océano (y más), pero gran ejemplo de fraternidad universal.

 

 

 

 

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.