Aleteia

Oración contra la Covid-19 ante la Cruz del Padre Pío

Creative Commons
Comparte

Reza con la confianza del santo de Pietrelcina que recibió los estigmas

Haga click aquí para abrir el carrusel fotográfico

El 20 de septiembre de 1918, Padre Pío después de la celebración de la misa, se dirigió a rezar solo y en silencio delante de la cruz que se encontraba en el coro de la iglesia cuando fue sorprendido por una gran relajación, como un dulce sueño.

En la paz y el silencio Padre Pío meditó la pasión de Jesús frente al crucifijo de madera, tanto hasta sufrir desde ese día el martirio de Cristo.

Lo que sucedió ese santo día, lo relata en una carta escrita a su padre espiritual:

“Yo estaba en el coro haciendo la oración de acción de gracias de la Misa y sentí poco a poco que me elevaba a una oración cada vez más suave. De pronto una gran luz me deslumbró y se me apareció Cristo que sangraba por todas partes. De su cuerpo llagado salían rayos de luz que más bien parecían flechas que me herían los pies, las manos y el costado. Cuando volví en mí, me encontré en el suelo y llagado. Las manos, los pies y el costado me sangraban y me dolían hasta hacerme perder todas las fuerzas para levantarme. Me sentía morir, y hubiera muerto si el Señor no hubiera venido a sostenerme el corazón que sentía palpitar fuertemente en mi pecho. A gatas me arrastré hasta la celda. Me recosté y recé, miré otra vez mis llagas y lloré, elevando himnos de agradecimiento a Dios”.

Hoy ante a esa misma Cruz de los estigmas de Padre Pío pedimos contra el flagelo de la Covid-19:

Mi Dios y mi todo:

Hoy a los pies de la cruz

me redescubro necesitándote.

Y de este gesto extremo

que tú cumpliste para mí,

en mi voz, en mis palabras,

recojo el grito de los que confían en ti.

En esta hora de prueba terrible,

nuestras fuerzas podrían caer,

nuestros pies ralentizar el paso,

nuestro corazón caer en la angustia y la desolación.

El miedo podría atacarnos.

Te ruego, Señor, no nos abandones,

no dejes que esto suceda.

Mira nuestras debilidades y sálvanos

de esta tremenda pandemia,

danos fuerza y esperanza,

Tú puedes hacerlo, Tú sí que puedes hacerlo.

En tu corazón traspasado,

oculto a todos los que se están haciendo cargo de la humanidad

para que Tú los guardes y los protejas

en Tú amor y sabiduría,

bendice e ilumina a todos los médicos,

los investigadores, las enfermeras,

y a todo el personal sanitario

expuesto en primera línea

para erradicar este mal.

Asiste con Tu gracia a nuestros gobernantes

cargados de tan gran responsabilidad

para el bien de la colectividad.

Apoya a las fuerzas del orden público

y a aquellos que están haciendo constante y correcta información

-periodistas, operadores de radio y televisión…-.

Sostiene a todos los voluntarios de la Protección Civil

y a todos los que continúan con su trabajo

para que nada nos falte para sobrevivir.

Aún más, mi Dios:

Guarda y protege en tus llagas,

donde encuentran refugio, consuelo y alivio tus predilectos,

a todos los contagiados

que están enfrentando el calvario de la enfermedad,

en particular a los que agonizan.

Protégenos también a nosotros,

que tenemos tanta necesidad de sentirnos aliviados

en el alma y en el cuerpo.

Pero sobretodo, acoge en Tú misericordia divina

a quién no lo logró

y tuvo hasta que renunciar al último abrazo

de sus seres queridos.

Consuela a todos aquellos que en este momento

lloran la pérdida de un familiar o amigo

y enjuga sus lágrimas.

Esta es mi súplica Señor

la súplica de quien sabe que es pobre,

de quien confía y espera en Ti

Escucha esta súplica, Tú puedes,

mi dios y mi todo.

Amén.

Fuente: PadrePiotv

 

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.