Aleteia

Mateo se perdió en el mar… ¡y apareció en brazos de papá!

MIRACLE
@piero.iafrate
Comparte

Piero está convencido de que la Virgen María le concedió un milagro el pasado mes de agosto

Esta historia es muy reciente y nos llega desde Italia. Exactamente ocurrió el pasado 15 de agosto, el día de la Asunción de María.

Un día de fiesta para todos los italianos que aprovechan el día para pasar con su familia al aire libre, saboreando gustosos churrascos en montaña o en el mar, como Piero Lafrate y su familia.

Pero aquel día Piero no se imaginó nunca que su vida podía cambiar para mal en milésimas de segundos, y está convencido de que no ocurrió gracias a la intervención milagrosa de la Virgen María.

MIRACLE
@piero.iafrate

Piero así cuenta lo sucedido al semanario católico Maria con te:

“Con mi hijo fuimos al agua, mientras mi hija estaba con sus amigas. Era alrededor de las 11.30, improvisamente llega un viento fuerte, una tempestad y la subida del nivel del mar. Nosotros nos encontrábamos más o menos a 50 0 60 metros de la orilla del mar. Nada aparentemente peligroso. A parte, mi hijo Mateo está acostumbrado a nadar, pero en esas condiciones era imposible. Por eso le pedí que permaneciera en el bote. A un cierto punto veo que algunas pequeñas embarcaciones comienzan a moverse a causa de las grandísimas olas y dos mujeres caen al agua. Caigo al agua yo también, a causa de estas grandes olas de al menos 3 metros de altura. Cuando miro, Mateo ya no estaba, una ola había dado la vuelta el bote. Me sumergí para buscarlo pero no podía ver nada, el agua era realmente turbia. Trataba de permanecer sumergido moviendo las piernas lo más que podía, estirando los brazos para dar con él, sin ningún resultado. Al emerger de nuevo lo primero que hice fue suplicar a María Santísima Asunta: “Ayúdame tú”. Las olas me golpeaban violentamente de un lado al otro. Cuando creí haber perdido toda esperanza de volver a ver a mi hijo, me encontré de repente con Mateo en mis brazos”.

MIRACLE
@piero.iafrate

Este era el primer año en que Piero, por motivos de trabajo, no pasaba el 15 de agosto  en su ciudad natal, Arpino, donde todo el pueblo festeja activamente con celebraciones y misas a la “Mamma Celeste”. Y él es un gran devoto.

Es por eso que le conmueve pensar que en el momento del peligro la Virgen María lo vino a visitar, entregando a Mateo en sus manos.

¿Un milagro? Claro que sí, Piero no duda de ello. Y expresó su agradecimiento a todos aquellos que se preocuparon por ellos, pero sobre todo a Ella, con un post en Facebook.

Y termina el mensaje con un mensaje a sus hijos:

“Es cierto, nunca hay una razón por la que un amor deba terminar y ustedes son lo más hermoso que he tenido en la vida, la mejor elección que pude haber hecho. ¡Ustedes son hijos maravillosos a los que debo proteger y defender siempre y con todas mis fuerzas!”.

 

Fuente: «Maria con te», n. 37, 13 septiembre 2020, Año III

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.