Aleteia

Venezuela: «¿Indulto o ‘liberación de rehenes’?», el debate ante decreto de Maduro

GILBER CARO
Cortesia NTN24 Venezuela
Comparte

El cardenal Porras aspira que “los sufrimientos vividos no dejen heridas sino la voluntad de trabajar por la paz y el bienestar de todos los venezolanos”, escribió después del decreto de Maduro en el que otorga “indulto” a 110 opositores en Venezuela

“Los persiguen, los secuestran, los meten a la cárcel, los torturan, otros tienen que exiliarse, y ahora ¿indultados? No, por favor, a eso se le llama ‘liberación de rehenes’”.

Así se expresó monseñor Ulises Gutiérrez, arzobispo de Ciudad Bolívar (Venezuela), ante los anuncios del gobierno de Nicolás Maduro Moros, que este lunes 31 de agosto, dio a conocer un “decreto presidencial de indulto” favoreciendo a 110 líderes políticos opositores presos o exiliados, a diputados con inmunidad allanada, además de periodistas y otros luchadores sociales detenidos o acusados de cometer presuntos delitos.

El anuncio llegó después de las 12 del mediodía, cuando Jorge Rodríguez, ministro de comunicaciones, leyó el decreto que, según dijo, tiene por objetivo “promover la convivencia pacífica, la resolución de las controversias por vías constitucionales, electorales y pacíficas, las más amplias libertades que consagran las prácticas democráticas, la reconciliación nacional y la búsqueda incesante de la paz ciudadana”.

Los asuntos de Venezuela los resolvemos los venezolanos y que se resuelvan por las vías pacíficas, electorales y democráticas”, indicó Rodríguez a los periodistas al finalizar la lectura del decreto. “Todo evento electoral es un intercambio, un diálogo entre los potenciales elegidos. Somos los venezolanos quienes decidimos a quienes elegimos o no elegimos”, dijo acerca de las elecciones parlamentarias del venidero 6 de diciembre.

Ni Maduro es presidente, ni yo soy delincuente

La medida, sin embargo, aunque conlleva la libertad de los presos políticos mencionados en el decreto y la posibilidad de que puedan participar en las elecciones parlamentarias, encontró posturas a favor y en contra, entre los propios “beneficiarios”. Con el argumento de que Maduro no es presidente legítimo, y por tanto carece de la potestad de conceder indultos, expresaron el rechazo a la medida en las redes sociales y otros medios.

Ni Maduro es presidente, ni yo soy delincuente”, publicó en su cuenta de Twitter Américo De Grazia, diputado de la Asamblea Nacional, quien salió desterrado hacia Italia el 1 de diciembre de 2019 junto a la diputada Mariela Magallanes (mencionada en la lista de indultos), acusados de estar involucrados en el alzamiento militar del 30 de abril de 2019. “Si usted quiere contribuir a la paz de Venezuela indulte al país de la usurpación del poder, renuncie a la ocupación fáctica de la tragedia que ha sometido a nuestro pueblo y quizás así tengamos algo que agradecerle”, agregó De Grazia.

Otro que recibió el indulto es el diputado Richard Blanco. Desde el exilio en Argentina, consideró: “Se indulta a quien es culpable. Yo no he cometido delito alguno”, publicó en Twitter. “Mi vida la he entregado siempre al servicio y trabajo por el bien de Venezuela. Lo único que deseo es la libertad plena de mi patria. Eso se logra con el cese de la usurpación”, tuiteó Blanco, encontrando apoyo de los usuarios de la red social.

Igualmente, entre los críticos de la medida, están los que cuestionan la legalidad de la misma, como la abogada Tamara Suju, directora de Casla Institute, quien rechazó el “show ilegal”, porque se estaría “indultando a quienes no tienen sentencia”. Tamara dijo: “Maduro es un usurpador del cargo, no es presidente constitucional, por lo tanto, no puede indultar a nadie”, tras considerar la medida como una “trampa caza bobos”.

Para la activista de los derechos humanos que lleva varios procesos judiciales en contra del gobierno de Maduro ante la Corte Penal Internacional, este decreto busca una fiesta electoral para “ver quién se la compra”. Sostiene que no se puede condonar una deuda a quienes no han sido juzgados y el indulto es ilegal. “Esto no existe en el Derecho Penal. ¿Los perdona? ¿Cuáles delitos cometieron, Nicolás? Si son perseguidos políticos”, dijo.

RENZO PRIETO
Cortesia NTN24 Venezuela

La libertad es un derecho inalienable

Otras voces ven la medida como una oportunidad no solo de tener a buena parte de los presos políticos liberados y en la calle, sino también para que muchos dirigentes políticos puedan regresar al país. Un aspecto que no deja de estar presente en los análisis es la posibilidad de hallar en esta medida una franja para encontrar la reconciliación entre los venezolanos, confrontados desde la llegada al poder del socialismo del Siglo XXI.

El cardenal Baltazar Enrique Porras Cardozo, en esta fecha del indulto promulgado por Maduro, dejó ver una vez más, su pensamiento en las redes sociales. “La libertad es un derecho inalienable. Que los sufrimientos vividos no dejen heridas sino la voluntad de trabajar por La Paz y el bienestar de todos los venezolanos. José Gregorio los bendiga.”, publicó Porras en su cuenta personal en la red del pajarito “Larry”.

Cabe recordar que Nicolás Maduro Moros fue “reelecto” para el cargo de presidente en las cuestionadas elecciones del 20 de mayo 2018. Entre quienes consideraron “ilegitimo” el proceso eleccionario se encuentran la Conferencia Episcopal Venezolana, la Asamblea Nacional y varios organismos multilaterales, al provenir la convocatoria desde la Asamblea Nacional Constituyente, un organismo nombrado por Maduro en el año 2017.

Agradecen al Santo Cristo de La Grita. Al cierre de esta nota (11:00 PM – Hora de Venezuela), no se había concretado la libertad de los presos políticos a quienes alcanza la medida presidencial, según informó el abogado Alfredo Romero, director ejecutivo del Foro Penal desde las afueras de la cárcel de Ramos Verde. Así mismo, de acuerdo con NTN24 Venezuela, entre los primeros liberados estuvieron los diputados Renzo Prieto y Gilber Caro. Prieto agradeció al Santo Cristo de La Grita por su liberación.

 

 

 

 

 

 

 

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.