Aleteia

7 formas inspiradas en Montessori de enseñar la fe en casa

SPANIE Z DZIECKIEM
Olena Yakobchuk | Shutterstock
Comparte

Padres, ustedes tienen lo que se necesita para criar a sus pequeños en la fe, estas estrategias pueden guiarlos en el camino

Muchas familias católicas se benefician de una educación religiosa enriquecedora y reflexiva en las escuelas y parroquias para ayudar a transmitir la enseñanza de la Iglesia a sus hijos. Pero, ¿qué sucede cuando estos recursos no están disponibles debido al cierre de una pandemia?

Los padres que miran hacia el próximo año escolar pueden estar preguntándose sobre las mejores formas de enseñar la fe en el hogar, especialmente fomentando la amorosa amistad de sus hijos con Cristo.

Aleteia habló con Christine Gomez, una madre de seis hijos que educa en casa haciendo homeschooling y es catequista capacitada en el programa de educación religiosa Montessori de Catequesis del Buen Pastor (CGS), que incide en ayudar a los niños a conocer y amar a Cristo como su Buen Pastor.

Le preguntamos sobre las estrategias clave para transmitir los tesoros de la fe católica dentro del hogar familiar. Aquí hay 7 pasos  para dar a sus hijos una formación religiosa significativa.

1.
Da ejemplo de amor a Dios

Los niños aprenden más observando e imitando las acciones de sus padres que con cualquier consejo que puedas darles. “Los niños aprenden a amar a Dios y desarrollan una relación sólida con el Padre a través de sus relaciones con su propia madre y su padre”, dice Gómez. “Muéstreles cómo se ve amar a Cristo a través de sus palabras y acciones”.

2.
Sigue el ritmo del año litúrgico

FAMILY
Shutterstock | gpointstudio

Las familias pueden seguir “ritmos orgánicos naturales en nuestros días, meses y años para transmitir la fe”, explica Gómez. La belleza de seguir el año litúrgico es que los padres no tienen que reinventar la rueda, sino que pueden enseñar la fe a través de costumbres sencillas que se han transmitido durante generaciones. “Vivimos en una época en la que mucho de eso se ha perdido y ya no forma parte de nuestra tradición, pero estas cosas que las familias hacían en sus hogares eran realmente hermosas, y los niños aprenden a esperarlas después de muchos años de hacerlo».

Gómez sugiere algunas de estas formas de «llevar las tradiciones de toda la Iglesia a la iglesia doméstica»:

Durante el Adviento, canta “Oh ven, ven Emmanuel” mientras enciendes las velas de la corona de Adviento.
Durante la Cuaresma, cada vez que los niños hacen un sacrificio, pueden poner una legumbre en un frasco; el domingo de Pascua, el frasco está lleno de gominolas, lo que representa cómo se pueden redimir esos sacrificios.
En noviembre, el mes de los difuntos, miren los recordatorios de sus seres queridos fallecidos y oren por ellos de una manera especial.
Celebre el día del bautismo o la fiesta del santo de su hijo. Gómez dijo que su familia celebra los aniversarios bautismales con un postre especial, encendiendo la vela bautismal y cantando un himno.
Ore en familia por la mañana, por la noche y antes de las comidas.

Cada una de estas tradiciones forma el alma de sus hijos incluso en la edad adulta, se convierte en parte de sus identidades y les brinda recuerdos preciados para toda la vida. También le ayudan a usted y a su cónyuge a convertirse en los padres que desean ser, afirma Gomez.

“Sus hijos recordarán esas cosas. Cultiven esos recuerdos -en sus corazones y en sus mentes- de su relación con Dios y sus padres, para que crezcan y tengan naturalmente esa fuerte relación con Nuestro Señor. Pequeñas cosas como esa a lo largo del año, que se convierten en parte de la cultura familiar, son tan poderosas porque quedan atrapadas en el corazón de los niños e influyen en cómo es su familia y también en usted como padre o madre».

 

3.
Leer el Evangelio juntos los domingos y ponerlo en escena

LITURGIA DOMOWA
Vadim Zakharishchev | Shutterstock

Todos los domingos, las familias pueden hacer algo especial para honrar el Día del Señor, ya sea una comida especial o una cena familiar, un postre favorito como «helados de domingos», un picnic u otra forma de diferenciar el día.

En la tradición familiar del brunch dominical de Gómez, su esposo lee en voz alta el Evangelio dominical, animando a sus hijos a escuchar atentamente cómo Dios les está hablando a través de Su Palabra en las Sagradas Escrituras:

Cuando termina, en lugar de decirles: «Esto es lo que dijo Jesús», pregunta: «¿Qué oyeron?». Ese es un enfoque para preguntar cosas como «¿Qué escuchaste? ¿Qué crees que Dios te está diciendo? Esta no es una lección de doctrina, sino una oración, y guía a los niños a escuchar a Dios en oración. No los corregimos; Dios nos habla a través del Evangelio de diferentes maneras. Su hijo puede decir algo en lo que nunca pensó antes, pero lo dijo porque Dios realmente le está hablando. El Evangelio te llega sin importar si tienes 1 año o 99 años. Nos habla a todos.

Otro enfoque, dijo Gómez, es alentar a los niños a pensar en cómo habría sido estar allí con Jesús, cerrar los ojos e imaginarse a sí mismos en la escena del Evangelio, haciendo preguntas como “¿Cómo estuvo el clima? ¿Cómo se veía? ¿Cómo sonó?

“Hay algo tan especial en leer el Evangelio y hablar de él en familia”, dijo. “Y luego, en la Misa, todos han escuchado ya el Evangelio y han orado y hablado sobre él, de manera que pueden sacarle más provecho. He visto muchos frutos a lo largo de los años haciendo eso en nuestra familia».

4.
Reserva tiempo y espacio a la oración

Corinne SIMON/CIRIC

Una vieja costumbre maravillosa que mencionó Gómez es reservar un espacio en el hogar para la oración. “Tenemos un rincón de oración al que pueden ir los niños”, explica Gómez, “y en el hogar, ese ‘pequeño oratorio’ se convierte en un ancla”.

Puede cambiar artículos en el lugar de oración estacionalmente, poner recordatorios de la misa de funeral o viejas fotos familiares en noviembre, imágenes de la Natividad durante la Navidad, imágenes de Nuestra Señora en el «mes de María» de mayo, o imágenes del Via Crucis en la Cuaresma.

Además de crear un espacio físico para orar, los padres pueden hacer de los momentos de oración una parte natural de la vida diaria.

“Ore durante el día y señale las cosas buenas que Dios nos ha dado. En la noche antes de acostarse, hable sobre el día y los dones, gracias y bendiciones que Dios ha dado hoy”, dijo. «Cuando haces estas cosas simples cuando son pequeños, se arraiga en sus corazones y en quiénes son como personas».

5.
Leer juntos la Biblia, historias de santos y clásicos cuentos infantiles

FAMILY JOURNAL
Shutterstock

Las vidas de los santos inspiran a los niños a imitar sus ejemplos, y las historias de la Biblia ayudan a los niños a conocer a Jesús y las historias del Pueblo de Dios. La literatura infantil clásica también juega un papel importante, ya que muchos buenos libros celebran la virtud y dan ejemplos de acciones heroicas para imitar. Todas estas cosas forman la imaginación moral de un niño, la comprensión del bien y del mal. «La mayoría de la literatura infantil clásica les hablará mucho a sus hijos de una manera mucho más poderosa que cualquier conferencia», dijo Gómez.

6.
Memorizar versículos de las Escrituras

READING BIBLE
Shutterstock

Gómez sugirió decir un versículo de la Biblia inmediatamente después de la oración antes de las comidas todos los días durante una semana o dos, hasta que sus hijos se lo sepan de memoria. “Lo tendrán en el corazón y lo llevarán consigo durante la niñez y la edad adulta. Esas palabras de Nuestro Señor volverán a ellos en tiempos difíciles y felices”, dijo. Los padres pueden comenzar con el Salmo 23: «El Señor es mi pastor …».

7.
Ayúdalos a hacer amigos celestiales

CHILDREN,VIRGIN MARY,PROCESSION
Chip Somodevilla | GettyImages North America | AFP

Llamar la atención de los niños hacia la presencia permanente de Dios, los santos y los ángeles es una parte importante de la formación de la fe. Los padres pueden ayudar a un niño a fortalecer su amistad con un santo en particular y su ángel de la guarda. “Hablamos de nuestro ‘equipo’ en el Cielo: Dios, Nuestra Señora y nuestros santos patronos. «Siempre están contigo», les digo a mis hijos todo el tiempo», explica.

Y sugiere esta práctica diaria durante las oraciones antes de acostarse:

“Cuando repase las cosas por las que está agradecido ese día, pídale al Espíritu Santo que recuerde un momento de su día, luego cierre los ojos y recuerde que Dios estuvo con usted. Tu equipo estaba contigo. Ya fuera un momento de frustración o felicidad, Dios estaba allí en ese momento. Sus brazos nos rodean todo el tiempo protegiéndonos y cuidándonos «.

Poco a poco, cada uno de estos pequeños actos de amor y oración se suman a una cultura familiar y una iglesia doméstica próspera y gozosa, formando suavemente a los niños en los santos que Dios los ha llamado a ser.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.