Aleteia

Todo comienza en el hogar

A BEAUTIFUL DAY IN THE NEIGHBORHOOD
Sony Pictures Releasing
Comparte

Tom Hanks brilla de nuevo en ‘Un amigo extraordinario’, inspirada en un personaje real

Antes de dirigir A Beautiful Day in the Neighborhood, título original de Un amigo extraordinario, Marielle Heller rodó un par de películas interesantes que, en gran parte, analizaban las complejidades de la identidad: The Diary of a Teenage Girl y ¿Podrás perdonarme algún día? eran retratos sobre las confusiones de la adolescencia y sobre cuánto hay de artista en una falsificadora, respectivamente.

En su nuevo filme, por el que Tom Hanks estuvo nominado al Oscar por un personaje secundario pero central en la trama, también encontramos estas exploraciones sobre la identidad: al periodista Lloyd Vogel (Matthew Rhys), acostumbrado a volcar su ira en sus crónicas, le encargan en Esquire el perfil de un héroe de nuestros días, Fred Rogers (Hanks, de nuevo ofreciéndonos una interpretación impecable), y durante sus encuentros, entrevistas y conversaciones telefónicas con él, a Vogel le costará discernir cuánto hay de real y de ficticio en ese hombre.

Como sucedía en El silencio de los corderos, aquí también habrá un quid pro quo entre entrevistador y entrevistado: un intercambio de información y de papeles.

Para el lector español, poco familiarizado con esta celebridad estadounidense, aclararemos que Rogers, fallecido en 2003, fue un adorado marionetista y presentador de televisión, con programas enfocados a la educación de los niños. Un hombre galardonado con frecuencia por su labor pedagógica y, como podemos leer en Wikipedia, “una persona de firmes convicciones religiosas”. Incluso el periodista llega a calificarlo en una escena de “santo viviente”.

A Vogel le desagrada, en principio, el encargo. Él, como se define en un momento esencial de la película, pertenece a ese grupo que se podría denominar “de gente rota”. Su madre enfermó y murió cuando él y su hermana eran jóvenes y el padre les abandonó antes del deceso. Vogel mantiene una enemistad de años con ese padre, Jerry (Chris Cooper). Todas esas heridas emocionales son las que Fred Rogers acabará descubriendo y tratando de reparar durante sus encuentros con el reportero. Porque Rogers fue un individuo amable, agradable, entrañable, la clase de tipo al que todo el mundo querría abrazar: y le gustaba ayudar a esas personas rotas.

Marielle Heller mantiene el equilibrio entre comedia y drama y estructura el filme como si se tratara de uno de los programas infantiles de Mister Rogers, en los que al comienzo el presentador nos habla de su amigo Lloyd Vogel, una persona a la que han hecho daño y a la que le cuesta acceder al perdón. Rogers dice que perdonar es una decisión que tomamos, para liberar a una persona de los sentimientos de ira que tenemos hacia ella.

En cada encuentro, por breve que sea, Fred Rogers iluminará con sus enseñanzas al áspero Lloyd Vogel, aun cuando éste sea reacio a abrirse a los demás o pensar siquiera en el perdón.

Le enseña, por ejemplo, que no hay una vida normal que esté libre del dolor, y que todo depende de cómo lo gestionemos, de cómo lo canalicemos. Se puede lidiar con esos sentimientos, le dice, sin lastimarse a sí mismo o a otras personas: se puede golpear arcilla, nadar con intensidad o tocar el piano.

También incide en las enseñanzas hacia los niños, como en la escena en la que, en el plató de televisión, no logra montar por sí mismo una tienda de campaña. Los productores del programa quieren que alguien le ayude, pero Rogers les comenta que no es necesario: Los niños necesitan saber que incluso cuando los adultos hacen planes, a veces éstos no resultan como esperábamos.

Si la semana pasada hablábamos aquí de la redención del protagonista de The Way Back, un hombre torturado que aprendía a lidiar con el dolor, aquí encontramos algunos paralelismos entre ésta y aquella película porque, desde el momento en que conoce las lesiones interiores de Vogel, el espectador intuye que aprenderá a recuperarse. Si en aquella el eje de la misma era la interpretación de Ben Affleck, aquí el pilar es sin duda Tom Hanks: brilla en cada uno de sus gestos pausados, de sus frases pronunciadas con lentitud, de sus miradas plenas de misericordia y humanidad, de sus silencios plagados de incógnitas. Su personaje sabe que la educación de los niños es lo primordial: Todo comienza en el hogar. Nunca podemos subestimar lo importante que es eso.

FICHA:

Título original: A Beautiful Day in the Neighborhood

País: Estados Unidos

Director: Marielle Heller

Guión: Noah Harpster & Micah Fitzerman-Blue (basado en el artículo de Tom Junod)

Música: Nate Heller

Género: Biografía / Drama / Familia

Duración: 109 min.

Reparto: Tom Hanks, Matthew Rhys, Chris Cooper, Susan Kelechi Watson, Noah Harpster, Christine Lahti, Tammy Blanchard, Wendy Makkena, Enrico Colantoni

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.