Aleteia

Las escuelas franciscanas aseguran la presencia cristiana en Tierra Santa

FRIAR BASKETBALL
Thomas COEX I AFP
Un fraile franciscano juega a baloncesto con niños palestinos de la Terra Sancta School en la Ciudad Vieja de Jerusalén.
Comparte

Vectores del renacimiento cultural árabe, constituyen el mayor aliciente para que las familias cristianas no abandonen la tierra de Jesús. Hoy necesitan ayuda.

Haga click aquí para abrir el carrusel fotográfico

La paz y el renacimiento cultural en Tierra Santa dependen, en buena parte, de las escuelas de los franciscanos, que hoy corren peligro a causa de la grave situación económica generada por la Covid-19.

Diferentes estudios colocan a las escuelas de la Custodia de Tierra Santa entre las mejores instituciones educativas del territorio, gracias a su empeño en ayudar a los estudiantes de las clases sociales más débiles.

Uno de los objetivos de los franciscanos de Tierra Santa se concentra en el desarrollo del nivel educativo de la comunidad local. Los religiosos promueven esta labor a través de los quince colegios de la Custodia, repartidos en un territorio muy amplio.

Estudian en ellos más de 11 mil estudiantes con 1.100 profesores de las diferentes religiones.

El nacimiento de las escuelas franciscanas en Tierra Santa se remonta al siglo XVI. La Terra Sancta School de Belén es la más antigua de todo Oriente Medio: se fundó en 1598.

“Como escuelas franciscanas nos esforzamos en ayudar a los pobres. Nuestras escuelas son consideradas ‘populares’”, explica el fraile franciscano Abdel Nasih Fahim, secretario general de las escuelas cristianas.

Fray Ibrahim Faltas, director de los Colegios de Tierra Santa, añade: “A menudo tenemos estudiantes que entran con tres años y los seguimos hasta que acaban sus estudios universitarios. Ofrecemos además muchas becas”.

Los diplomados en las escuelas de Tierra Santa pueden ser considerados pioneros en el renacimiento cultural árabe en Tierra Santa, y sobresalen en todos los sectores del mundo laboral a los que acceden.

El Ministerio de Educación considera a estas escuelas, equipadas con los más modernos equipos tecnológicos, entre las mejores del país por su excelencia a nivel educativo.

Los frailes franciscanos participan también en la educación musical a través del Instituto Magnificat.

Fray Ibrahim Faltas reconoce que la educación que los franciscanos garantizamos a la comunidad local es el principal incentivo para que los cristianos se queden en Tierra Santa”.

Los cristianos, han sido de hecho, los más afectados por las tensiones sociales, económicas y políticas del último siglo. En 1948 eran el 25% de la población, hoy han quedado reducidos al 2%.

La colecta a favor de Tierra Santa, que el Papa Francisco ha convocado en todas las iglesias para el domingo 13 de septiembre, servirá también para ayudar económicamente a las escuelas franciscanas, evitando que la crisis de la Covid-19 y la ausencia de peregrinos acaben con la esperanza para los cristianos que viven en la tierra de Jesús.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.