Aleteia

El fuego arrasaba todo, pero no tocó la capillita con una cruz y la Virgen

ARGENTINA
Imágen Viral
Comparte

Un suceso en Argentina que ha captado la atención de los medios de comunicación y hasta conmovió a personas que no se consideran creyentes

Si creemos en Dios, sabemos que nada es imposible para él. Sería extraordinario aún entre los milagros reconocidos que Dios haya querido expresarse ante el mundo de esta manera. Pero al menos los bomberos de Armstrong, provincia de Santa Fe, no encuentran explicación alguna para entender porque el fuego que avanzaba sobre el campo de pasto seco se detuvo a dos metros de la diminuta ermita blanca.

 

 

Las manchas negras de los pastizales quemados dan cuenta de cómo el fuego rodeó el diminuto altar con una cruz y una imagen de la Virgen colocado hace más de 20 años por los padres de Natalia, una joven fallecida en un accidente de tránsito a los 13 años. Pese al correr de los años, los padres visitan el altar para mantenerlo prolijo y cuidado y ellos mismos fueron testigos incrédulos de lo que ocurrió estos días.

“La verdad es que es algo inexplicable porque el pasto acá abajo está seco, como en todo el lugar. Alrededor de la capilla hay pasto más alto. Es algo increíble”, consideraron atónitos ante el canal Telefé Santa Fe desde el cuerpo de bomberos que apagó el incendio. Por ese motivo, tras apagar el fuego que alcanzaba la ruta, y al advertir este misterio lo grabaron y subieron a redes sociales.

“El fuego estuvo muy cerca, pero el altar pese a ser blanco ni siquiera resultó ahumado ni afectado por las cenizas; totalmente intacto”, dijo a la agencia Télam el oficial principal de los Bomberos de Armstrong, Germán Cechi. “Más allá de si uno es religioso, cree o no, esto no tiene explicación para nosotros”, aseguró.

El misterio cobró relevancia nacional cuando el periodista Alejandro Fantino presentó conmovido la noticia:

“Un incendio arrasa con todos los campos y todos los pastizales, hasta que comienza a entrar en las casas. Uno de los puesteros llamó a los bomberos de Armstrong, en Santa Fe, porque había un metro y medio de fuego y se les iba para donde estaban. Se quema todo. Pero todo. Menos una cosa. Y lo que les voy a mostrar no es que solamente no se quemó, no se manchó con el humo. Ni se quemó alrededor, hay una lengua de pasto verde, amarillo”.

 

 

“Realmente a mí me cuesta un poco todo esto. Ya tienen todo armado. Díganme qué creen que pasó ahí, por qué no se quemó, y por qué no hay hollín. Saquen conclusiones”, consideró Fantino, y completó:

“Ustedes saben que hay un camino intermedio entre ser una persona religiosa y no creer en absolutamente nada. Yo ando caminando por el medio, pero estoy cercano a la religión. Me abrazo a la Virgencita del Valle, a San Expedito, aunque no soy una persona que va a misa. Yo ando por la vida preparado para que cuando aparezca algo así, tomarlo con sumo respeto”.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.