Aleteia

Conoce a Frédéric Janssoone, el vendedor ambulante de Dios

BLESSED FREDERIC JANSSOONE
Public Domain
Comparte

El beato Janssoone pudo difundir el Evangelio a través de las habilidades aprendidas como vendedor exitoso

Haga click aquí para abrir el carrusel fotográfico

Los vendedores ambulantes, nos gusten o no, tienen éxito en lo que hacen. Aprenden cómo encontrar personas de diferentes orígenes, ganar su confianza y luego venderles un producto que no sabían que necesitaban.

Frédéric Janssoone fue uno de estos vendedores, pero después de responder a un llamado de Dios, utilizó las habilidades que aprendió para la mayor gloria de Dios. Se convirtió en «vendedor ambulante de Dios».

Janssoone nació en 1838 en Ghyvelde, Francia, y se vio obligado a una edad temprana a mantener a su familia. Su padre murió cuando Janssoone tenía 9 años, y el niño dejó sus estudios para buscar trabajo.

Según una biografía canadiense, “encontró trabajo con unos comerciantes textiles. Al principio se le pagó poco, pero pronto, gracias a su perspicacia comercial y su talento para vender, se convirtió en un próspero vendedor ambulante.

Su genio para los negocios siempre sería uno de sus dones.

Después de que la madre de Janssoone muriera en 1861, dejó su carrera de vendedor para perseguir el sacerdocio y finalmente se unió a los franciscanos en 1864 a los 26 años.

Ordenado en 1870, Janssoone fue inicialmente capellán militar y luego superior en Burdeos antes de recibir permiso para viajar a Palestina.

En 1878 fue designado para cuidar los diversos sitios sagrados en Tierra Santa e hizo grandes avances allí. Según la Agencia Católica de Noticias, «reinstaló las Estaciones de la Cruz en las calles de Jerusalén, construyó una iglesia en Belén y negoció un acuerdo entre las Iglesias cristianas romanas, griegas y armenias sobre los santuarios de Belén».

Los resultados de su trabajo todavía se pueden sentir hoy en estos lugares.

Janssoone fue invitado a Canadá, y allí su predicación tuvo tanto éxito que después de regresar a Jerusalén, los católicos en Quebec solicitaron a los franciscanos que lo asignaran a su región.

La solicitud fue finalmente concedida y durante 28 años Janssoone trabajó en Canadá, donde «ayudó a desarrollar el popular santuario de Nuestra Señora del Cabo, Quebec.

Escribió biografías de los santos, artículos periodísticos y vendió libros religiosos de puerta en puerta. Con todos sus esfuerzos, creó conciencia y fondos para Tierra Santa, instituyendo una colecta anual el Viernes Santo.

Era un hombre alegre, con un gran corazón con las personas confiadas a su cuidado. Janssoone siguió adelante con sus deberes:

“Con un miserable abrigo marrón escaso, ayunando y durmiendo en el suelo, el Padre Frédéric fue de parroquia en parroquia y de casa en casa, desafiando el mal tiempo, los malos caminos y los perros de granja, predicando en las iglesias , consolando a los enfermos y afligidos, y vendiendo sus libros en beneficio de las causas que se le confían, mientras mantiene una pequeña comisión para Tierra Santa «.

La gente lo veía como «otro San Francisco de Asís» y lo recibía donde quiera que fuera.

Janssoone murió en Montreal en 1916 a la edad de 77 años y fue beatificado en 1988. Su tumba en la Capilla de San Antonio en Trois-Rivières es un lugar de peregrinación para muchos.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.