Aleteia

Pío XII a joven judía deportada a Auschwitz: «Yo soy el que debería estar arrodillado ante ti”

Comparte

Nuevos documentos confirman que papa Pacelli ayudó a judíos durante el nazismo 

Haga click aquí para abrir el carrusel fotográfico

El Vaticano ha abierto el Archivo Apostolico y otros archivos de la Santa Sede con los documentos completos del pontificado de Pío XII (1939-1958), en ellos hay evidencias de que ayudó a los judíos durante el nazismo, y, recientemente, ha salido a la luz cómo la senadora vitalicia italiana Liliana Segre y su padre Alberto fueron objeto de atenciones humanitarias por parte de la Santa Sede. 

La senadora Segre (89 años), nombrada senadora vitalicia el 19 de enero de 2018, nació en una familia judía en 1930. Ella fue expulsada de su escuela en su juventud tras la promulgación de las Leyes Raciales italianas en 1938. Liliana tenía 14 años cuando fue deportada junto con su padre a Auschwitz. La familia en Italia desesperada tocó las puertas de la diplomacia vaticana.  

Según cuenta, este 28 de julio, el historiador Andrea Riccardi, en el periódico Il Corriere della Sera, el Vaticano intervino para salvar la vida de la joven Segre y de su padre, como prueba cita documentos que involucran a Pío XII, a la nunciatura en Berlín, instada por la de Berna, y que tienen también como protagonista al futuro Pablo VI, el joven prelado Giovanni Battista Montini (1897-1978). 

Un telegrama del 23 de agosto de 1944, firmado por el sustituto de la Secretaría de Estado, monseñor Montini, que en ese momento estaba a cargo de la comisión de socorro para salvar deportados y perseguidos, fue enviado al nuncio en Berlín. Montini ruega al nuncio que se haga cargo de la joven Liliana Segre “que parece estar en el campo de concentración de Greifswald en Pomerania”. Pero, en realidad, ya la habían trasladado. 

El trámite de la familia fue el tío de Liliana, Darío Foligno, quien pidió ayuda a la Santa Sede cuando se sintió amenazado en octubre de 1943. “Darío, en 1937, se había convertido al catolicismo leyendo a San Agustín, había recurrido ya a Montini para ocultarse y había sido ayudado.

Riccardi comentó que Pío XII debió conocer la historia de Liliana Segre, porque después del final de la guerra, cuando la recibió en audiencia, presentada por su tío Darío, al verla de rodillas según el protocolo, le dijo: «¡Levántate! Yo soy el que debería estar arrodillado ante ti”.

A partir del 2 de marzo de 2020, exactamente 81 años después de la elección al Solio de Pedro de Pacelli, el Vaticano ha abierto los archivos de Pío XII. La emergencia del Covid-19 llevó entonces al cierre del archivo. Ahora se pueden volver a consultar respetando una serie de medias para evitar riesgos de contagio. 

Otros documentos encontrados en los Archivos Vaticanos muestran como otros judíos deportados por los nazis, fueron objeto de intervenciones humanitarias por parte de la Santa Sede.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.