Aleteia

La sentida y emocionante despedida del Papa Benedicto XVI y Georg

BENEDICT XVI
SVEN HOPPE | dpa Picture-Alliance via AFP
Comparte

Benedicto XVI no es frío intelectual, ni rígido príncipe de la Iglesia 

Haga click aquí para abrir el carrusel fotográfico

El papa emérito Benedicto XVI, 93 años, que viajó a Ratisbona, Alemania, del 18 y al 22 de junio de 2020, para visitar a su hermano enfermo Georg Ratzinger, 96 años, mostró su verdadero rostro, dijo su biógrafo Peter Seewald.

Ratzinger no es el frío intelectual ni siquiera un rígido príncipe de la iglesia, sino una persona emocional y cálida«, afirmó el periodista alemán que ha escrito varios texto sobre Ratzinger, incluido el libro-entrevista: Luz del mundo.

Esta es una fe vivida y profundamente humana. Y por eso es tan conmovedora”. Seewald declaró que el afecto demostrado por los hermanos Ratzinger fue un ejemplo en tiempos de coronavirus, cuando mucha gente murió  sola. (23.06.2020 katholisch.de

La visita privada y por sorpresa del papa emérito a Baviera fue un evento mediático. Benedicto no viajaba fuera de Italia desde que renunció al papado en febrero de 2013 y desde entonces se encontraba viviendo en el monasterio Mater Ecclesiae, ubicado dentro de los Jardines del Vaticano.

Seewald remarcó que el viaje de Benedicto a Alemania – quien se despidió del papa Francisco cuando viajó – demuestra simplemente que no hay alguna contraposición entre ellos. «El Papa es el Papa” y no existe ni sombra de un “antipapa”. 

El obispo Rudolf Voderholzer de Ratisbona habló de una «visita muy emotiva», que fue bastante difícil debido a la planificación a corto plazo. Al mismo tiempo, se sintió aliviado de que se pudiera cumplir el deseo de corazón de los dos hermanos Ratzinger de encontrarse nuevamente. Fue un «viaje de humanidad”. 

En los cinco días de la visita «hemos visto a este gran hombre de espíritu en su fragilidad, en su vejez y en su finitud», dijo monseñor Voderholzer.

Así fue la visita (Galería)

El papa emérito habló «en voz baja, casi susurrante», la articulación fue difícil para él. Sus pensamientos son completamente claros, la memoria y la combinación son fenomenales.

Para la vida cotidiana, sin embargo, depende de la ayuda de los demás. Se necesita mucho coraje, pero también humildad para ponerse en manos de otros y mostrarlo en público”. 

La iglesia local le ofreció alojamiento en el seminario de Ratisbona a poca distancia de la casa de su hermano. 

También Benedicto XVI visitó en esa ocasión el cementerio de Ziegetsdorf para rezar ante la tumba de sus padres y donde descansa su hermana María, y con quien compartió su casa en la localidad de Pentling.

Su hermana Maria (nacida en 1921), quien nunca se casó, administró la casa del cardenal Ratzinger hasta su muerte en 1991.

Hoy la casa es de propiedad del Instituto Benedicto XVI. Ratzinger había vivido allí en sus años de profesor de Teología hasta 1977 en la Universidad de Ratisbona. 

Muy unidos como siempre, los dos hermanos Ratzinger, separados por tres años de edad, fueron ordenados sacerdotes el mismo día, 29 de junio de 1951 en la Catedral de Freising.

Dos días más tarde, el 1 de julio Georg y Josef se separaban. Georg Ratzinger ya está en la casa del Padre. 

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.