Aleteia

Argentina: Una frase de Jesús revoluciona la solidaridad durante la pandemia

SEAMOSUNO
seamosuno.com.ar
Comparte

#SeamosUno, por logros, pero también por espíritu, está dejando una huella en tiempos de COVID-19

No es cierto que las Iglesias en el área metropolitana de Buenos Aires estén cerradas. Tampoco que en ellas no se parta el pan. Y que haya empresas consideradas “no escenciales” que no trabajen.

No hay trasgresión ninguna en los enunciados: gracias a la colaboración de las Cáritas parroquiales, junto con iglesias evangélicas, la comunidad judía desde la AMIA, empresas, y varias organizaciones de la sociedad civil desde el inicio de la Pandemia se han repartido más de 24 millones de raciones de comida entre 430 mil familias.

En apenas semanas, las cajas con el #SeamosUno empezaron a verse en cada punto cardinal de la ciudad y el Gran Buenos Aires. Y todo con un muy bajo perfil, que no quita transparencia al asunto. Se trata de una organización montada para hacer frente a una de las consecuencias más severas del coronavirus, la crisis suscitada en cada hogar por el impacto económico producido por las medidas de prevención.

 

SEAMOSUNO
seamosuno.com.ar

 

Empresarios que permanecen en el anonimato, junto con referentes del CIAS, Centro de Inspiración y Acción Social, espacio de inspiración jesuita que fomenta un nuevo tipo de liderazgo, en marzo fueron concibiendo y aunando esfuerzos para permitir el armado y distribución donde más sea requerido de cajas con lo necesario para cubrir las necesidades esenciales de una familia durante una semana.

En cada caja, los productos alimentarios cubren hasta 56 raciones de comida. Está integrada por 4 kilos de arroz/fideos secos, 2 kilos de harina, 2 unidades de puré de tomate, 2 unidades de latas de conservas, 1 kilo de lentejas secas o porotos, 3 litros de leche larga vida, 4 latas de picadillo de carne, 2 latas de frutas, 3 unidades de jabón de tocados y un detergente. Raciones concebidas por nutricionistas y expertos.

No hay partidismo político en la actividad. Mostró su apoyo el presidente de la Nación, pero también la acción es posible gracias a la colaboración con el Estado desde ámbitos gobernados por la oposición. Sí hay apoyo, y mucho.

Particularmente, se vio estos días de la comunidad artística y deportiva, al punto que algunos de los deportistas más importantes de la historia argentina como Emmanuel Ginóbili y Gabriela Sabatini impulsan y colaboran con #SeamosUno participando de encuentros virtuales por ZOOM sorteados entre quienes colaboran con más de mil pesos, monto aproximado con el que están armando y distribuyendo cada una de las cajas.

Para hacer posible semejante epopeya solidaria se recaudaron más de 600 millones de pesos, auditados por las 4 grandes compañías auditoras del mundo, competidoras entre sí, pero que en #SeamosUno trabajan unidas para garantizar la transparencia y que cada peso vaya a donde tiene que ir.

La entrega de la caja es una caricia solidaria: es nadie y es alguien. Nadie porque el anonimato se refugia en la unidad de todos los que la hicieron posible. ¿Es Cáritas? En el caso que vimos, la caja salió de la parroquia. Pero no es sólo Cáritas. Son muchos los que lo hicieron posible. Y es alguien, porque es un valiente que hace frente al virus, con las debidas medidas de prevención, para que en un hogar del barrio no falte el pan pese a que falta el trabajo.

 

#SeamosUno, por logros, pero también por espíritu, está dejando una huella en la Pandemia. El anhelo de Jesús por que sean uno, esperanza compartida por otras religiones y aquellos que no profesan ninguna Fe pero sí creen en la necesidad de la unidad, ya llegó a 400 mil hogares.

Más información y colaboraciones en https://www.seamosuno.com.ar/

 

 

 

 

 

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.