Aleteia

La innegable verdad y el guardián de mi hermano

I KNOW
HBO
Comparte

Mark Ruffalo interpreta a dos gemelos en la miniserie HBO ‘La innegable verdad’

La miniserie de HBO I Know This Much Is True (titulada en España La innegable verdad) comienza con Thomas Birdsey (Mark Ruffalo) acudiendo a una biblioteca pública para, en presencia de los usuarios, cortarse la mano derecha como sacrificio a Dios. Pronto avisan a su hermano gemelo, Dominick Birdsey (Mark Ruffalo), para que acuda al hospital y firme el consentimiento y así puedan coserle el miembro amputado.

Thomas se niega a permitirlo y pide a Dominick que no les deje operarle: es su voluntad y es su decisión, y piensa que, si se la reimplantan, su sacrificio no funcionará. Dominick, para complacerlo, se niega a firmar. Pronto sabremos que Thomas padece esquizofrenia paranoide y que su hermano ha tenido que tirar de él durante algo más de 40 años: es decir, desde que nacieron.

Como suele suceder cuando dos bebés nacen a la vez, uno suele ser más fuerte que el otro (pensemos en películas espléndidas que han tratado el tema, como Inseparables), y éste es el eje sobre el que gira la serie. 

La vida de estos hermanos se va derrumbando a medida que se suceden los episodios. Su familia parece estar marcada o maldita, y en los últimos años Dominick ha tenido que afrontar un exceso de dramas: un padre al que nunca conocieron, un padrastro autoritario, el cáncer de su madre, un hermano al que medican y que siempre da problemas, una pérdida esencial en su vida (que no vamos a desvelar aquí)…

El narrador de la historia es el propio Dominick, quien, al mismo tiempo que lidia con los desastres de su gemelo, trata de averiguar quién era su abuelo materno desde que salió de Italia y se estableció en Norteamérica para prosperar.

Al igual que en The Virtues, miniserie que recomendamos en esta misma sección el año pasado, La innegable verdad contiene un amontonamiento de dramas, de tragedias, de sucesos que van convirtiendo la vida de su protagonista en un calvario. Pero se agradece ver a un personaje que sufre y lucha y pierde y se desvive por cuidar a su hermano, incluso aunque su actitud a menudo le convierta en alguien borde u hostil a los ojos de los demás.

Durante seis horas veremos a Dominick recordando su pasado, afrontando las pérdidas, limando asperezas o granjeándose nuevas enemistades, hasta que cree que su familia está maldita porque las desgracias les persiguen sin tregua.

La innegable verdad está escrita y dirigida por Derek Cianfrance, responsable de una maravilla titulada Blue Valentine y de otras películas no tan extraordinarias pero que desde luego incorporan su sello y su estética indie y a la vez preciosista: Cruce de caminos y La luz entre los océanos (no hemos visto su primer filme, Brother Tied).

Se trata de un cineasta con gran sensibilidad para los dramas familiares, que entiende la tragedia como una cadena de errores y de malas decisiones, y en cuyas películas (como han señalado algunos críticos) los hombres también lloran.

El otro pilar de la miniserie es el actor y productor Mark Ruffalo: su doble papel lo confirma como un intérprete inmenso. Aquí es capaz de convertirse en dos personas muy distintas aunque los rasgos faciales sean los mismos: Dominick tiene cierto estilo, lleva perilla y es un hombre despierto, algo iracundo y a la defensiva. Thomas viste mal, tiene algo de sobrepeso, ropas propias de enfermo y a menudo parece desaseado aunque por lo general va afeitado y se muestra adorable.

Aquí es necesario mencionar un apunte: la serie, como descubrimos en los créditos finales del último episodio, está dedicada a la memoria de Megan Cianfrance (la hermana de Derek, muerta en 2019 a los 36 años de edad) y de Scott Ruffalo (el hermano de Mark, asesinado en 2008 a los 39).

La innegable verdad es una historia de orígenes, pero sobre todo de lealtad familiar y de amor fraternal; y en la sensibilidad de la serie se nota que el proyecto está en las manos de dos hombres que han perdido a sus respectivos hermanos y que, con esta historia, han tratado de reflejar su dolor y enfocarlo como un homenaje doble.

I Know This Much Is True es una gran miniserie, a la que sin embargo podemos reprochar un exceso de tragedias y una falta total de humor, algo que en algunos momentos puede llegar a agotar nuestra tolerancia al dolor ajeno.

Al final, Dominick Birdsey aprenderá mucho. Sobre todo las que él denomina «tres verdades»: Que el amor se intensifica con el perdón, que de la destrucción surge la renovación y que Dios existe y lo vemos cuando nos relacionamos con los demás.   

 

Ficha Técnica

Título original: I Know This Much Is True


País: Estados Unidos


Director: Derek Cianfrance


Guión: Derek Cianfrance & Anya Epstein


Música: Harold Budd


Género: Drama / Familia / Miniserie de tv


Duración: 6 episodios de 1 hora de duración cada uno


Reparto: Mark Ruffalo, Kathryn Hahn, Melissa Leo, Juliette Lewis, Rosie O’Donnell, Archie Panjabi, Imogen Poots, Michael Greyeyes, Tom Stratford, Philip Ettinger, John Procaccino

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.