Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
martes 01 diciembre |
San Nahún
home iconCultura e Historia
line break icon

Mark Twain y la sorprendente doncella de Orleans

JOAN OF ARC

Public domain

Manuel Ballester - publicado el 30/05/20

La narración poco conocida de una de las mujeres más sorprendentes de la historia: Juana de Arco

Con el seudónimo de Louis de Conte, Mark Twain (1835-1910) publica Recuerdos personales de Juana de Arco (Personal Recollections of Joan of Arc, 1896), una narración de estilo autobiográfico que relata la historia de una de las mujeres más sorprendentes y universales de Francia.

En el contexto de la Guerra de los cien años (1337-1453), Carlos VII, heredero del trono de Francia, disputa ese título con Enrique VI de Inglaterra quien, de hecho, domina militarmente gran parte de Francia (incluyendo París). El control inglés se va incrementando y coexiste con una situación de desorden, una “Francia postrada” y una “corte frívola y sin conciencia” que son, en definitiva, síntomas de haber aceptado la derrota como irremediable.

Inevitablemente se forman dos bandos: los partidarios de los ingleses y los patriotas franceses, entre los que se cuenta Juana, una aldeana que convence a Carlos de que Dios la ha elegido para expulsar a los ingleses y conducirlo a Reims para ser coronado. Cuando Carlos la nombra comandante en jefe de los ejércitos es una chica analfabeta de 17 años sin ninguna formación militar.

Los hechos pueden sintetizarse diciendo que “desde una aldea remota y perdida, llegó una ignorante campesina y se puso al frente de aquella guerra canallesca, con aquel incendio que todo lo consumía y asolaba el país desde hacía varias generaciones. Y tuvo lugar, entonces, la más breve y desconcertante de las campañas conocidas por la historia. Se terminó en siete semanas, quedando desmontada una guerra que contaba con noventa y un años de experiencia”.

Los hechos son asombrosos. A poco que pensemos, requieren una explicación.

Los franceses la consideraban una niña adorable, una doncella, la pucelle d’Orleans, una enviada de Dios, una santa. Los ingleses aseguran que es una bruja. Dos interpretaciones que coinciden en señalar que no es una persona corriente sino una “personalidad sublime, un espíritu sin par” que “no parecía hecha del mismo barro que los demás”.

Juana afirma de sí misma que Dios la ha elegido, que oye voces divinas que le dicen qué ha de hacer. Que el rey, tras la primera conversación, decida poner al frente de los ejércitos de Francia a esa campesina de 17 años podría explicarse si ella comunica al Carlos VII algo que sólo Dios y Carlos saben. Podría haber otras explicaciones, naturalmente. Pero esta es coherente.

Juana es singular. Asombran su inteligencia despierta, sus enfoques inauditos (no sólo militares), su don de gentes, su honestidad y, por no extendernos más, su humildad y sentido común; así, cuando consigue lo que todo el mundo consideró una locura, la coronación del rey en Reims, Carlos VII le dice:

“—Habéis salvado la corona. Pedidme, exigidme lo que deseéis, cualquiera que sea la gracia, os la concederé, aunque se haya de empobrecer el reino para satisfaceros.

Al oír tales palabras, Juana cayó nuevamente de rodillas y dijo:

—Entonces, ¡Oh noble y gentil Rey!, me permito solicitar de vos que mi aldea, pobre y duramente castigada por la guerra, vea reducidos sus impuestos.”

“—Ha conquistado un reino y ha coronado a su Rey, y todo lo que pide y acepta es un favor tan insignificante… que, además, no es para ella sino para los demás… Bueno. Así está bien. Lo que ella ha realizado responde a la persona que en su interior dispone de unas riquezas muy superiores a las que puede otorgar cualquier rey de este mundo, aunque le entregara todo su reino”.

Si Juana fuese una heroína guerrera, una mujer de acción empeñada en apoyar su patria frente al invasor inglés resultaría sorprendente. Lo que la sitúa en otro nivel y dificulta su comprensión es que eso que contribuye a la grandeur de la France (porque “Juana es Francia”) no es de este mundo: bruja o santa, pero sus fuerzas no son las meramente humanas.

Asumimos con facilidad que místicos como Francisco de Asís, Teresa de Jesús o Juan de la Cruz alcance una enorme intimidad con Dios y aglutinen en torno a su carisma a una enorme cantidad de gente que discurre por los caminos de santidad que el santo les muestra. De alguna manera, esas vías de la mística enriquecen la vida de la Iglesia. Tampoco encaja Juana en este perfil. Juana es original. Una santa única, una mística singular.

“Ella era profundamente religiosa, circunstancia que, a veces, se traduce en cierto aire concentrado inherente a la persona. Pero en este caso no ocurría tal cosa. Su piedad le proporcionaba paz y alegría interior”. Juana recibe su fuerza de la frecuencia de sacramentos, pero no permanece encerrada en la intimidad con Dios y apartada del resto del mundo; por el contrario, se sabe contemplada por los hombres pero, sobre todo, por Dios y por toda la corte celestial. Ese es su auditorio. Dios no titubea, su enviada tampoco: es firme, clara.

Quizá desconcierte un poco el hecho de que apoyase tan nítidamente uno de los bandos en conflicto. Pero bien pudiera ser que se esconda ahí una gran enseñanza, un mensaje, porque si nos atenemos a lo que dice S. Pablo (“ya comáis, ya bebáis, hacedlo todo por la gloria de Dios”), también defendiendo una facción se puede dar gloria a Dios. También defendiendo bandos meramente humanos se puede alcanzar la santidad. O la vileza.

Aquella jovencita de Donrémy liberó Orleans en 1429, la ciudad celebra todos los años una fiesta en honor de la doncella de Orleans. Pero Juana es más que Orleans. Juana es Francia. Y la república francesa ha establecido su fiesta el segundo domingo de mayo. Pero Juana es mucho más. Es más grande que eso. Mirando la cruz, pronunciando el nombre de Jesús, murió el 30 de mayo de 1431. La Iglesia ha establecido el 30 de mayo la fiesta de Santa Juana de Arco, patrona de Francia.

Tags:
historialiteraturasantidad
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia hoy se publica diariamente en ocho idiomas: francés, inglés, árabe, italiano, español, portugués, polaco y esloveno.
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
COVID
Rodrigo Houdin
COVID-19: Murió aferrado a su rosario y con u...
WEB2-IRAN-CAPTURE
Zoe Romanovsky
Cineasta de 20 años gana premio por la podero...
corazones.org
Reza hoy a la Virgen de la Medalla Milagrosa
EMANUELLE CUETO RAMOS
Jesús V. Picón
Sacerdote con cáncer terminal: Pierde los ojo...
Philip Kosloski
Cuando sientas que todos conspiran contra ti,...
READING
Gelsomino del Guercio
Las tres reglas fundamentales para los lector...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.