Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
sábado 28 noviembre |
Santa Catalina Labouré
home iconDesde Roma
line break icon

Papa Francisco: mira a los demás y no temas al amor

© Sabrina Fusco / ALETEIA

Ary Waldir Ramos Díaz - publicado el 25/05/20

Nuevo libro del Pontífice sobre las relaciones y la comunicación publicado en tiempos de COVID-19

El papa Francisco escribió un texto inédito para acompañar la publicación de un libro titulado: «Diversos y unidos. Comunico y, por lo tanto, soy«, en el cual se recopilan textos y discursos sobre las relaciones humanas.

«Con la mirada de Jesús”, es el titulo del texto inédito escrito por Francisco que se encuentra dentro del libro publicado por la Editora Librería Vaticana.

Jesús mira con amor a las personas que encuentra.

El Papa citó el Evangelio según Marcos que habla de un joven rico que se acercó a Jesús buscando la forma de conseguir la vida eterna… finalmente se fue triste porque amaba más sus riquezas que a Dios.«Jesús, fijando en él su mirada, le amó y le dijo: “Una cosa te falta: anda, cuanto tienes véndelo y dáselo a los pobres y tendrás un tesoro en el cielo; luego, ven y sígueme”.

Francisco subrayó un detalle que le perece muy importante: “Un detalle que dice mucho sobre el estilo de Jesús, sobre ese estilo que es «esencia», «sustancia» y nos muestra una forma de vivir como verdaderos hombres en el mundo. Ser hombre significa comunicarse, entrar en contacto con el mundo y con los demás y construir relaciones”.

En su reflexión subrayó el intercambio entre Jesús y el joven rico: “Jesús no sólo piensa en lo que quiere decir a su interlocutor, sino que piensa en él, en quien está delante de él, incluso antes de pensar, lo mira, lo mira fijamente, con amor”.

“Jesús mostró este estilo no sólo con el joven rico sino con toda la gente que conoció. Después de todo, el Evangelio es (también) el relato de los muchos encuentros de Jesús a lo largo de su viaje por las calles de Palestina. (…)

Mirar con amor al interlocutor

La comunicación como una mirada desde el amor: “Seguramente esa mirada es la misma con la que Jesús ofrece su mejilla a Judas llamándole «amigo», la misma con la que se vuelve hacia Pedro mientras el gallo canta”.

Es la misma mirada “con la que observa en silencio el desdichado espectáculo del rey Herodes, que espera algún gesto milagroso de él antes de devolverlo decepcionado por Pilato. Incluso en el diálogo con el procurador romano, Jesús lo habrá mirado con amor”, afirma el Papa.

La comunicación de Jesús

“La fe cristiana se basa en esta simple afirmación: Jesús es divino por naturaleza y Dios es amor. Este fundamento determina una serie de consecuencias y cambia toda la forma de estar en el mundo del cristiano”.

“Sin esa mirada de amor, de comunicación humana, el diálogo entre las personas puede fácilmente convertirse sólo en un duelo dialéctico, pero esa mirada revela que hay otra cuestión en juego, una vertiginosa, que no tiene en su centro el mérito de la discusión sino mucho más, el sentido mismo de la existencia, el mío y el de mi interlocutor”.

La comunicación es mirar a los ojos

El Papa afirma que es “Interesante” ver que el evangelista usa el termino: “fijando” su mirada, un “verbo que implica una actitud contemplativa que a su vez requiere una dilatación temporal, una detención del momento casi para saborear cada momento. Especialmente en las sociedades occidentales el verbo «fijar», la actitud contemplativa parece no tener ya ciudadanía”. Algo en vía de extinción: mirar a los ojos.

Francisco se lamenta pues “ya nadie se queda mirando a nadie más, de hecho si esto sucede automáticamente se desencadena una sensación de malestar y una reacción como si estuviera frente a un peligro. Así que algo se pierde, nadie se mira a los ojos, nadie «se pone» delante de los demás, deteniendo por un momento la frenética carrera del tiempo a la que estamos sometidos”.

Las relaciones desinteresadas

El Pontífice cita un discurso que hizo al regresar de su viaje a Asia en noviembre pasado: “Mi esperanza es que Occidente recupere de Oriente el sentido de la «poesía», es decir, por esta hermosa palabra precisamente el sentido de la contemplación, de detenerse y darse un momento de apertura hacia sí mismo y hacia los demás en el signo de la gratuidad, del puro desinterés”. “Sin ese «más» de la poesía, sin ese don, sin gratuidad, no puede nacer un verdadero encuentro, ni una comunicación propiamente humana”.

La comunicación no es información

Los hombres y mujeres «se ‘comunican’ no sólo porque intercambian información, sino porque tratan de construir una comunión. Por lo tanto, las palabras deben ser como puentes construidos para acercar las diferentes posiciones, para crear un terreno común, un lugar de encuentro, comparación y crecimiento”.

La comunicación es escuchar

“Este acercamiento tiene como condición de partida que estemos dispuestos a escuchar pacientemente las posiciones de cada uno porque mirar, mirar presupone aceptar de ser fijados (con la mirada), mirados: en la comunicación nos ofrecemos el uno al otro. (…).

Mi identidad es un punto de partida, pero sin la alteridad se desmorona, se marchita y corre el riesgo de morir. Sin el reconocimiento de la alteridad, no sólo el otro muere sino también yo mismo. Lo importante, sin embargo, es que este reconocimiento, para ser «pleno», debe abrirse al reconocimiento de la libertad del otro. Este punto es crucial. Aquí nos movemos una vez más en el corazón del cristianismo”.

La comunicación se da en la libertad

Sigue siendo iluminante, escribe el Pontífice, esa frase de tres palabras: «mirándolo fijamente, lo amó«. «Jesús no mira al otro como un ‘espectáculo’, sino como una persona, como un don, como un ser que Dios quiso crear libremente (por amor) y poner en su camino. En su mirada de amor ya está insertada la dimensión de la libertad. Se ama sólo en la libertad y sólo el amor verdadero hace y deja a los demás libres».

La libertad es para el Papa «el ‘condimento’ esencial para hacer plenamente humana la existencia de las personas en la tierra, y por lo tanto también todo acto comunicativo». Sin la libertad no hay verdad, toda relación se convierte en ficción, hipocresía, se desliza en la superficialidad o, peor aún, en la instrumentalización”.

La comunicación es asumir riesgos

Francisco ilustra que «amar quiere decir estar abierto al riesgo. Jesús, al mirar al joven que tiene delante de él, no lo ‘escruta’ para encontrar sus puntos débiles, sino que lo contempla como si acabara de salir de las manos creadoras de Dios Padre y es feliz con su existencia, lo ama y lo llama a superar todas las prisiones y las heridas pasadas para un futuro de plenitud, respondiendo así a su pregunta sobre la posibilidad de una vida eterna».

«Que la mirada de Dios pueda descansar siempre en nuestra vida y que nosotros, a su vez, al entrar en relación y comunicando con los otros hombres, tengamos la misma mirada de Jesús que nos mira fijo con los ojos del amor gratuito y generoso hasta la entrega total de sí mismo”.

Tags:
comunicacionpapa franciscoriesgos
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia hoy se publica diariamente en ocho idiomas: francés, inglés, árabe, italiano, español, portugués, polaco y esloveno.
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
EMANUELLE CUETO RAMOS
Jesús V. Picón
Sacerdote con cáncer terminal: Pierde los ojo...
READING
Gelsomino del Guercio
Las tres reglas fundamentales para los lector...
Orfa Astorga
¿Hasta qué edad es sano vivir en casa de los ...
COVID
Rodrigo Houdin
COVID-19: Murió aferrado a su rosario y con u...
APOKALIPSA
Vatican Media
El Papa: Está acabando una civilización que s...
TRINIDAD Y TOBAGO
Ramón Antonio Pérez
¿Por qué Trinidad y Tobago “echa al mar” a 16...
Philip Kosloski
Cuando sientas que todos conspiran contra ti,...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.