Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
viernes 04 diciembre |
San Juan Damasceno
home iconActualidad
line break icon

'Tigertail': trabajo, familia e inmigración

TIGERTAIL

Chen Hsiang Liu/Netflix

José Ángel Barrueco - publicado el 21/05/20

Netflix produce el debut cinematográfico de Alan Yang

Si uno busca en el catálogo de Netflix olvidándose de los títulos más sonados, más consumidos y más rebosantes de estrellas, puede encontrar otra clase de películas menos conocidas, quizá minoritarias, pero que se apartan de lo habitual y del mainstream. En su labor de búsqueda puede utilizar revistas de cine o, simplemente, servirse de la intuición: distintos caminos para alcanzar una misma meta.

Hoy vamos a recomendar Tigertail, un filme que, en principio, tal vez no llame la atención porque casi todo su reparto está integrado por actores chinos aquí desconocidos (salvo una colaboración mínima de la actriz Joan Chen, casi un cameo) y porque el cartel sólo muestra a un niño corriendo por el campo, de espaldas al espectador.

Pero, aunque no llame la atención, supone una grata sorpresa dentro del catálogo de la plataforma. Es una historia sobre la familia, el trabajo y la inmigración como ejes de las elecciones que marcan nuestras vidas. 

La dirige Alan Yang, un director estadounidense de padres inmigrantes y nacidos en Taiwán, especializado hasta ahora en escribir, producir y dirigir episodios de series de televisión. Indico su parentesco porque sospecho que Tigertail se sirve, en parte, de la memoria: no de la memoria de su autor, sino de la de sus padres.

En apenas 90 minutos de duración (menos, si descontamos los créditos) nos cuenta la historia de un hombre: desde su infancia en China hasta su vejez en Estados Unidos.

Desde que debe irse a vivir con sus abuelos porque su padre muere al poco de nacer él y su madre tiene que sostener la economía familiar con trabajos que no le dejan tiempo para criarlo hasta que logra reunirse de nuevo con ella. Desde que es un joven que se enamora por primera vez hasta que emigra a Estados Unidos, trabaja muy duro y acaba prosperando y formando una familia.

Su historia, sospechamos, es la de tantos inmigrantes: se fueron porque su sueño consistía en vivir en otras latitudes que tal vez les decepcionaron, o porque no encontraban un trabajo digno que no les acarreara esclavitud y condiciones precarias, o porque no se veían capaces de salir a flote en sus lugares de origen. Personas que hacen la maleta, se van y luego descubren que se ven obligadas a trabajar de forma aún más dura que en las ciudades o los pueblos de los que provenían.























A Alan Yang le basta con una hora y media, como hemos dicho, para relatarnos la historia: ese minimalismo cinematográfico que, a veces, se agradece. Y nos la cuenta sirviéndose de los flashbacks en los que el protagonista, Grover (Tzi Ma), ya adulto, rememora los puntos más importantes de su biografía, y apoyándose en una música bellísima de Michael Brook, responsable de magníficas bandas sonoras como las de Brooklyn, The Fighter o Hacia rutas salvajes.

En su retrato de una vida se percibe la fascinación por la cultura popular de Estados Unidos: su cine, sus cantantes, su estilo… Todo lo que nos acaba atrapando de aquel país. Que luego la realidad sea muy diferente es algo que el cineasta no oculta a través de sus personajes.

Denle una oportunidad a Tigertail porque es una película emotiva que nos habla de las consecuencias que determinadas elecciones tienen en nuestros futuros, de cómo ciertas experiencias nos marcan en la infancia, y de por qué algunas personas se convierten en adultos reservados y poco comunicativos.

Ficha Técnica

Título original: Tigertail

País: Estados Unidos

Director: Alan Yang

Guión: Alan Yang

Música: Michael Brook

Género: Drama / Familia

Reparto: Tzi Ma, Christine Ko, Fiona Fu, Margot Bingham, Joan Chen, James Saito, Yo-Hsing Fang, Hong-Chi Lee, Hayden Szeto

Tags:
cineinmigrantestaiwan
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia hoy se publica diariamente en ocho idiomas: francés, inglés, árabe, italiano, español, portugués, polaco y esloveno.
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
FATHER JOHN FIELDS
John Burger
Muere el sacerdote voluntario para el ensayo ...
HUG
Dolors Massot
El médico que abrazó al enfermo de coronaviru...
MARIA DEL MAR
Rodrigo Houdin
Fue abandonada en un basural, pero buscó a su...
HOMELESS
Javier González García
La historia de Marina: De vivir en la calle a...
PADRE CEPEDA
Cecilia Zinicola
El beso de Jesús, la historia de un párroco b...
EMANUELLE CUETO RAMOS
Jesús V. Picón
Sacerdote con cáncer terminal: Pierde los ojo...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.